Posts etiquetados ‘omraam mikhaël aïvanhov’

“Los niños llevan consigo los recuerdos de épocas lejanas en las que los
humanos consideraban a la naturaleza como un organismo vivo con el que
estaban en relación constante. Esta memoria subsiste en algunos de ellos,
pero se difumina a medida que crecen debido a la educación materialista que
reciben. Sin embargo, se trata de los vestigios de un pasado inscrito en su
alma, y es una lástima que acaben borrándose.

spring_memories_by_wnison-d5a94ve

Cuando los padres, los psicólogos y los pedagogos posean ciertos
conocimientos iniciáticos, serán capaces de estudiar verdaderamente la vida
psíquica de los niños pequeños. Leerán en el libro de su alma todo lo que se
refleja en ella en el transcurso de sus primeros años. Descubrirán lo que estos
niños saben en su subconsciente, hasta una profundidad insospechada. Quizá
algunas madres sientan confusamente que toda la vida del universo se revela
a ellas a través de su bebé. Y podemos decir, en este sentido, que ellas son las
alumnas de sus hijos. Las demás madres, que sólo asumen ser sus educadoras,
no aprenden gran cosa. Una madre llena de amor, de atención y de sabiduría,
recibe toda una iniciación en el transcurso de los primeros años de la vida de
su hijo.”
 
Omraam Mikhaël Aïvanhov
Anuncios
“Cuando el cielo está claro, por la noche, deteneos un momento para
contemplar las estrellas. Imaginaos que abandonáis la tierra, sus
luchas, sus tragedias, y que os volvéis un ciudadano del cielo. A medida
que ascendéis por el espacio, sentiréis que vuestra alma despliega unas
antenas muy sutiles que le permiten comunicar con las regiones más
alejadas, y que Aquél que ha creado tantos mundos, los ha
ciertamente poblado de criaturas más sabias, más bellas y más
poderosas que los humanos. Porque cuando vemos a los humanos
discutir, pelearse y matarse entre sí, ¿cómo podemos creer que el
Creador haya puesto solamente en la tierra -un grano de arena en la
inmensidad- a sus criaturas más perfectas?
 love-and-light-angel
Al pensar que todas estas estrellas que contempláis existen desde hace
miles de millones de años, que la Inteligencia que ha creado estos
mundos es eterna y que vosotros habéis sido creados a su imagen,
sentiréis que vuestro espíritu también es eterno.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

 

  • PlexoSolar
    EL plexo solar dirige todas las funciones del cuerpo físico; De él depende la
    respiración, la nutrición, la eliminación, la circulación, el crecimiento, el sistema
    nervioso… El plexo solar tiene una constitución mucho más antigua que el
    cerebro, y es él quien se ha encargado de formar el cerebro y nutrirlo. Si no se
    obstaculiza su funcionamiento, el plexo solar es infatigable y cuenta con todas las
    posibilidades para remediar los problemas del organismo, para curarlo y extirpar
    de él toda clase de plagas, etc. No obstante, el hombre ha recibido tantas
    nociones e ideas erróneas, que pone trabas en su vida conciente a los
    mecanismos subconcientes, con el resultado de que el plexo solar no puede
    manifestarse correctamente, y a menudo se encuentra bloqueado, impedido en
    su función de suministrar las energías indispensables al cerebro, el cual se va
    debilitando, se vuelve conflictivo y, finalmente, cae en el embrutecimiento.
    Es así como el tipo de vida que llevamos va a permitir o a impedir que el plexo
    solar cumpla con su función de restablecimiento total. Como ya os lo he dicho
    tantas veces, el aumento desmesurado de las enfermedades nerviosas en la
    época que vivimos, se debe a un exceso de trabajo intelectual, puesto que el
    cerebro no está preparado para recibir esta sobrecarga y es por ello que
    sucumbe. En cambio, cuando se sabe cómo hacer trabajar al plexo solar, el
    individuo llega a ser infatigable. Sí, hay muchas enfermedades nerviosas debidas
    a un exceso de trabajo cerebral y a que no se sabe nada sobre el plexo solar, ni
    tampoco sobre aquel centro situado un poco más abajo del ombligo, que los
    japoneses denominan HARA* (abordaremos el tema del HARA en otros capítulos)
    Estos tres centros pueden desempeñar funciones formidables, que la ciencia
    oficial no ha descubierto aún.
    Si estudiáis el plexo solar y el cerebro, veréis que están hechos de la misma
    materia, gris y blanca, pero invertidas. No se sabe porqué están invertidas, ya
    que en el cerebro la materia gris está en la superficie y la materia blanca en el
    interior, mientras que en el plexo solar ocurre lo contrario. La materia gris está
    vinculada con la comprensión, mientras que la materia blanca se asocia con el
    sentir. Por eso, al encontrarse ésta última en su parte más externa, el plexo solar
    puede sentir todo lo que ocurre en el ser humano, en sus órganos y en sus
    células, en todos sus procesos químicos, físicos, biológicos y mágicos.
    Es por esto que el plexo solar trabaja la mayor parte del tiempo en remediar
    aquello que no funciona correctamente. En cambio el cerebro no siente mayor
    cosa, excepto cuando algo va muy mal y está muy estropeado, pero tampoco
    sabe como remediarlo. Esto le ocurre, por ejemplo, cuando el corazón late
    demasiado rápido o demasiado lento, o cuando se padece un mal de estómago:
    El cerebro no puede hacer nada en estos casos, es algo que no depende de él.
    Por el contrario, el plexo solar puede restablecerlo todo, siempre y cuando se le
    brinden las condiciones apropiadas para su funcionamiento normal, puesto que
    cuenta con un laboratorio farmacéutico formidable. En este aspecto, está mucho
    más preparado que el cerebro. El cerebro aún no acaba de estar organizado del
    todo pero llegará el día en que lo estará, ya que su misión consiste en registrar
  • una enorme cantidad de conocimientos, que le llevarán a realizar cosas
    extraordinarias.
    Los Occidentales no lo saben, pero existen métodos conocidos por la ciencia
    iniciática, a través de los cuales es posible entrar en contacto con el plexo solar
    para darle órdenes y para pedirle que arregle tal o cual deficiencia. Cuando
    logramos comunicarnos con él, el plexo solar es capaz de hacer maravillas en
    este campo. He aquí toda una Ciencia que será objeto de estudio en el futuro.
    Por el momento, es difícil comunicarse con el plexo solar, puesto que no sabemos
    escucharle; El vive su vida independiente y el ser humano puede intervenir muy
    poco en ella, a no ser de una forma indirecta mientras llega el día en que pueda
    obrar más directamente. Ahora bien, ¿Cómo se puede actuar? (Os recordamos
    que el Plexo Solar está situado por encima del ombligo.)
    Cómo reforzar el plexo solar
    Lo que más perturba el plexo solar y, como consecuencia, a los órganos internos:
    el hígado, los riñones, el estómago, etc., son el miedo, la cólera, los temores, la
    duda, el amor desordenado, los pensamientos y sentimientos caóticos; y puesto
    que el plexo solar es un depósito de fuerzas, la consecuencia de este desorden
    es una desmagnetización total.
    Pero aunque el plexo solar se puede vaciar, también se puede llenar, y esto es lo
    que debe aprender el discípulo: cómo llenar su plexo solar.
    Os daré algunos métodos:
    1. Cada árbol es un depósito de fuerzas salidas del sol y de la tierra, y podemos
    extraer estas fuerzas. Escoged un gran árbol: un cedro, un roble, un haya o un
    abeto… os arrimáis a él colocando vuestra mano izquierda a vuestra espalda, con
    la palma apoyada en el tronco del árbol, y al mismo tiempo colocáis la palma de
    vuestra mano derecha sobre el plexo solar. Os concentráis en el árbol pidiéndole
    que os dé una parte de su fuerza; entonces se produce una especie de
    transfusión de energías que recibís a través de vuestra mano izquierda y que
    cedéis mediante la mano derecha al plexo solar. Luego, dais las gracias al árbol.
    2. También podéis reforzar vuestro plexo solar si miráis y escucháis fluir el agua
    de un manantial, de una cascada, de una fuente. En apariencia se trata de un
    método insignificante pero que da excelentes resultados. El agua que fluye afecta
    al plexo solar que se pone a trabajar expulsando los materiales nocivos. Un
    método extraordinario es estando en la playa o en un acantilado, observar como
    rompen las olas, la energía que fluye de este movimiento dirigirlo con la mente a
    vuestro plexo Solar.
    3. Cuando meditéis sobre temas elevados y divinos, podéis colocar vuestra mano
    sobre el plexo solar a fin de llenarlo de fuerzas y de energías que podéis utilizar
    más tarde. Cuando os sentís llenos de alegría o de fuerza, no los desperdiciéis
    inútilmente en gestos, palabras, pensamientos y sentimientos; utilizad este
    método: colocad vuestra mano derecha sobre el plexo solar meditando, y llenadlo
    silenciosamente con esta fuerza, con esta alegría. Nuestro plexo solar es el banco en el que podemos guardar el dinero que necesitaremos más tarde.
El plexo solar es un cerebro invertido: en el cerebro la materia gris está fuera y la
materia blanca dentro, mientras que en el plexo solar la materia gris está dentro y
la materia blanca fuera. El plexo solar ha creado el cerebro y lo alimenta, lo
mantiene, es decir, lo energiza, le da fuerza, y cuando deja de hacerlo, el hombre
se duerme, se embrutece, o le duele la cabeza y no puede reflexionar.
¿En realidad, el cerebro no está separado del plexo solar, pero es muy raro que
alguien sepa cómo hacer subir las energías desde el plexo solar hasta el cerebro.
El cerebro es dinámico, activo, pero se fatiga enseguida si no está sostenido por
las energías del plexo solar. Por ello, antes de hacer un esfuerzo intelectual,
antes de meditar, de concentraros, tenéis que actuar sobre vuestro plexo solar.
Dadle masaje, por ejemplo, en sentido contrario a las agujas de un reloj…
Después de algunos minutos sentiréis que vuestro pensamiento se libera, y que
os podéis poner a trabajar. Es necesario que la actividad se reparta
armónicamente entre el cerebro y el plexo solar.
Los pies y el plexo solar
En ciertas circunstancias de la vida corriente, habréis observado sin duda la
existencia de una relación entre los pies y el plexo solar.
Cuando tenéis los pies muy fríos, sentís una contracción en el plexo solar, y si
coméis en este momento, la digestión resulta difícil.
Mientras que si .introducís, por ejemplo, vuestros pies en agua caliente,
percibiréis una dilatación en el plexo solar, una sensación muy agradable que os
produce bienestar.
Por lo tanto, cuando os sintáis desmagnetizados, inquietos o contraídos, preparad
agua caliente, meted en ella vuestros pies y lavadlos atentamente: con ello
actuáis sobre el plexo solar dándole fuerzas, y vuestro estado de conciencia se
transformará inmediatamente. Si un día, en vuestra casa, no conseguís meditar,
tomad un baño de pies y veréis cómo os concentráis mucho más fácilmente.
Otro ejercicio que da excelentes resultados para el caso que no podáis daros
baños de agua caliente, es con un paño mojarlo bien con agua caliente y
empezando por el pie izquierdo con la mano derecha frotar la palma del pies tres
veces de delante hacia atrás, de la planta de los pies al tacón. Después lo mismo
con el pie derecho tomando el paño bien caliente otra vez con la mano izquierda.
Esto os relajará enormemente antes de ir a la cama.
“Si podéis, tratad de tener en vuestro apartamento una habitación, por
pequeña que sea, reservada para el silencio. Escoged para las paredes
bellos colores, claros y luminosos, poned algunos cuadros simbólicos o
místicos y consagradla al Padre celestial, a la Madre divina, al Espíritu
Santo, a los ángeles, a los arcángeles. No dejéis entrar a nadie, y sólo
entrad cuando os sintáis capaces de hacer el silencio en vosotros para oír
la voz del mundo divino.
A medida que preparáis esta habitación del silencio, esforzaos por 
prepararla también dentro de vosotros, en vuestra alma, en vuestro
corazón. De esta manera, un día, sea cual sea el sitio en el que os
encontréis, incluso en medio de los tumultos, podréis entrar en vuestra
habitación interior para encontrar en ella la paz y la luz. Vivimos al
mismo tiempo en los dos mundos: exterior e interior, visible e invisible,
material y espiritual, y por eso es deseable tener esta habitación del
silencio a la vez dentro de nosotros y fuera de nosotros, y mantenerla a
resguardo de todas las formas de ruido.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

auto control…

Publicado: 12 septiembre, 2017 en educación, filosofia, psicología, salud, tecnicas
Etiquetas:
“Observaos: hay momentos en los que estáis ocupados cocinando, trabajando en el jardín, haciendo bricolaje, conduciendo vuestro coche, y, aparentemente, estáis concentrados en lo que hacéis. Pero, en realidad, una parte de vosotros se pasea por otro lugar, y los pensamientos y los sentimientos que os agitan no tienen nada que ver con esta ocupación: tramáis algo contra alguien que os ha ofendido, contra otro que no ha cumplido su promesa, etc., y esto puede durar mucho tiempo sin que ni siquiera os deis cuenta. Es pues ahí que, especialmente, debéis aprender a estar vigilantes para que podáis ser capaces de intervenir en cualquier momento en el desarrollo de vuestra vida interior.
El primer paso hacia la libertad, el primer paso hacia el verdadero poder, es habituaros a
echar un vistazo, de vez en cuando, dentro de vosotros mismos para ver dónde estáis. Y si constatáis que estáis descendiendo a las regiones oscuras, caóticas de vuestra conciencia, reaccionad imponiendo otra orientación a vuestros pensamientos.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
“En todo lo que emprendemos, sea cual sea el dominio, material o espiritual, lo que
cuenta son nuestros esfuerzos. El Cielo nunca considera el éxito, sino solamente los
esfuerzos. Sólo él decide sobre los éxitos, porque todo lo que hacemos se inscribe
en un conjunto y debe servir, por tanto, a los planes del Creador, estar de acuerdo
con ellos; y quizá no esté previsto en absoluto que los proyectos en los que estamos
trabajando se realicen tal como nosotros deseamos. Únicamente los esfuerzos nos
pertenecen, no el éxito.
 Always-Work-Hard-in-Silent-and-let-Success-to-make-the-Noise
Dejad pues que los seres de arriba decidan sobre el momento en el que vuestros
esfuerzos se vean coronados por el éxito. Y si todavía no es el caso, decíos: «De
momento, es verdad, mi trabajo todavía no ha producido nada aparentemente,
pero en realidad sé que desde hoy mismo ya produce frutos.» Sí, porque los
resultados aparecen primero en vuestro corazón y vuestra alma, ¿acaso no lo
sentís? Nada de lo que hacemos se queda inerte o estancado.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
 “¡Cuántos daños se producen cada día por esta tendencia deplorable de
encontrar siempre algo negativo para divulgar sobre unos o sobre otros!
Y los periódicos, la radio, la televisión, no hacen mas que amplificar
esta tendencia. ¿Qué placer podemos sacar de fijar nuestra atención en
lo que es ridículo, estúpido o vicioso? ¿Qué interés tenemos en hurgar
en la vida íntima de la gente para descubrir detalles escabrosos y
exponerlos después para divertir a la gente? Porque aún sin tener
importancia esta tendencia que no cesa de amplificarse, acaba
minando una sociedad porque contagia al conjunto de la población.
Todos rivalizan por encontrar detalles que exagerarán y deformarán,
escogiendo para divulgarlos las palabras más crueles. En cada ser
humano podemos descubrir algo de reprensible, de ridículo, y esto no
tiene nada de original, pero ¿por qué insistir tanto sobre ello? La
sociedad no mejorá por ello.
El sabio trata de tener una actitud muy distinta. No es ciego, es incluso
muy lúcido, y también es capaz de criticar, de burlarse, pero considera
que lo más importante en los seres son sus cualidades y sus virtudes.
Así que, fija su atención sobre las cualidades y las virtudes, y gracias a
esta actitud, refuerza el bien en los seres y en sí mismo. Está haciendo
ahí un trabajo constructivo.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
 “Algunas personas muestran siempre la misma cara, petrificada, inexpresiva… ¿Cómo no
se dan cuenta de lo desagradable que es para los demás tener ante los ojos a alguien de
quien no se siente nunca nada nuevo, vivo, animado? ¡Qué aburrimiento! A menudo, es
incluso causa de separación en las parejas. A fuerza de ver en el otro las mismas mímicas, los mismos gestos, las mismas actitudes, y de oír las mismas palabras, las mismas reflexiones banales sobre los mismos temas, uno de los dos ya no lo soporta más y se va. El que no sabe renovarse no debe extrañarse si, al final, el otro, cansado de esta monotonía, se va a distraerse a otra parte. Y lo mismo sucede con los amigos: ¿qué placer podemos encontrar en frecuentar a gente sobre la que podemos prever de antemano la cara que van a poner y de lo que van a hablar?
tenor
Ya hay suficiente monotonía en la existencia cotidiana. Para hacerla más soportable, hay
que pensar en poner en ella un poco de novedad, de diversidad, de poesía. Así que,
¡cuidado!, si os presentáis siempre de la misma manera, contando las mismas cosas, los
demás se cansarán y se apartarán de vosotros.
Debéis saber renovaros y todos os amarán, porque emanará de vosotros algo expresivo, vivo, un brote que les beneficiará.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
“Existen personas dotadas de facultades mediúmnicas: captan en el invisible corrientes
de fuerzas, imágenes, mensajes. Muchos les envidian este don, sin sospechar los
riesgos que comporta si estas personas se contentan con transmitir lo que han recibido
sin preguntarse sobre el origen y la naturaleza de lo que han captado de esta manera.
¿Acaso son verídicas estas comunicaciones? ¿Vienen verdaderamente del mundo de la
luz? Éstas son preguntas que hay que plantearse.
Aquél que posee facultades mediúmnicas – y todos, más o menos, poseemos algunas
que podemos desarrollar – debe hacer un verdadero trabajo con el pensamiento: un
trabajo de lucidez y de purificación. Sólo así estas facultades, llamadas
extrasensoriales, serán útiles para él mismo y para los demás. Mientras tanto, no será
más que una especie de canal, de tubo que deja pasar indistintamente tanto el agua
limpia como el agua sucia. Pero el día en que se vuelva un médium consciente, será
como una rama de árbol que sabe transformar la savia que recibe para hacer aparecer
hojas, flores y frutos.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
“Habéis pasado un buen día. Pero he ahí que al final de la tarde se produce un
incidente que os inspira tristeza y desánimo. No os acostéis antes de haber hecho
un trabajo interior para liberaros de este estado. Si no, al día siguiente, cuando os
despertéis, constataréis que todo lo que habíais vivido de bueno el día anterior, se
ha borrado por el incidente que se produjo al final de la tarde, y es esta sensación la
que queda grabada en vosotros. Diréis: «Pero, ¿cómo es posible que ese momento
desagradable haya sido capaz de borrar toda una jornada pasada en armonía y
paz?» Pues sí, justamente, porque nada queda sin consecuencias, y cualquier
preocupación que hayáis experimentado al final de la jornada seguirá viva al día
siguiente si no hacéis nada para neutralizarla.
Cada noche, en el momento de acostaros, esforzaos por expulsar todo lo que pueda
oscurecer vuestra conciencia. Recurrid a los mejores pensamientos y a los mejores
sentimientos para que os acompañen en este viaje que vais a hacer al otro mundo.
Así empezaréis el día siguiente sintiéndoos libres y llenos de ánimo.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov