Posts etiquetados ‘MAGIA’

Día 28

RECUERDA LA MAGIA
“Es lo que sucede con la magia. Has de saber que siempre está aquí, a nuestro alrededor, si no te resulta invisible.”
CHARLES DE LINT (N. 1951) ESCRITOR E INTÉRPRETE DE MÚSICA FOLK CELTA

Cada día es único; no hay dos iguales. Las cosas buenas que suceden cada día siempre son diferentes y nunca dejan de cambiar. Por eso cuando Recuerdas la Magia enumerando las bendiciones de ayer, no importa cuántas veces lo hagas, cada vez será diferente. Ésta es sólo una de las razones por las que Recuerda la Magia es uno de los ejercicios regulares más poderosos para conservar la magia de la gratitud en tu vida. Sean los que sean tus deseos actuales, o los que tendrás en el futuro, este ejercicio mágico será toda la vida el más importante La forma más sencilla de recordar las bendiciones de ayer es empezar por recordar el comienzo del día desde que te despertarte, y revivir mentalmente toda la jornada, recordar los acontecimientos principales de la mañana, de la tarde y de la noche, hasta que te fuiste a dormir. Recordar las bendiciones de ayer no debe suponer un esfuerzo, simplemente estás explorando la superficie del día anterior, y mientras lo haces las bendiciones brotaran en la superficie de tu mente. Puedes empezar este ejercicio mágico planteándote la siguiente pregunta: ¿Qué cosas buenas me sucedieron ayer? Cuando te hagas esta pregunta, tu mente buscará de inmediato una respuesta. ¿Te dieron alguna buena noticia? ¿Recibiste o se hizo realidad mágicamente alguno de tus deseos? ¿Recibiste mágicamente dinero inesperado? ¿Te sentiste especialmente feliz? ¿Tuviste noticias de algún amigo del que hacía mucho que no sabías nada? ¿Te salió alguna cosa especialmente bien? ¿Recibiste una llamada o un correo electrónico genial? ¿Te hicieron algún cumplido o alguien te expresó su aprecio? ¿Te ayudó alguien a resolver un problema? ¿Ayudaste a alguien? ¿Terminaste un proyecto o empezaste algo que te entusiasma? ¿Comiste tu plato favorito o viste una película estupenda? ¿Recibiste un regalo, resolviste una situación, tuviste una reunión inspiradora, pasaste un buen rato con alguna persona, mantuviste una buena conversación o hiciste planes para algo que realmente desees hacer? Recuerda la Magia y haz una lista de las bendiciones de ayer en tu ordenador o escríbelas en tu diario. Explora la superficie de ayer hasta que te sientas satisfecho por haber recordado las bendiciones del día. Pueden ser cosas pequeñas o grandes, porque no se trata del tamaño de las bendiciones; sino de cuántas bendiciones descubres, y de cuánta gratitud sientes por cada una de ellas. Cada vez que recuerdes y anotes una, siente agradecimiento y di la palabra mágica: gracias. Cuando hagas este ejercicio mágico después de hoy, puedes combinarlo: unos días escribes las bendiciones, y otros las recuerdas y las dices de viva voz o mentalmente. Puedes hacer una lista rápida de bendiciones o una lista más detallada donde especifiques por qué estás agradecido por cada una de ellas. No hay un número fijo de bendiciones que debas recordar del día anterior, porque cada día es diferente. Pero puedo asegurarte que cada día de tu vida está lleno de bendiciones, y que cuando se te hayan abierto los ojos a esta verdad, habrás abierto tu corazón a la magia de la vida, y tu vida estará llena de abundancia y esplendor. “A quienquiera que tenga gratitud se le dará más, y tendrá en abundancia. A quienquiera que no tenga gratitud, incluso lo que tenga, le será arrebatado.” Recuerda la Magia: ¡ha sido creada para ti!

EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 28

Recuerda la Magia

1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible. ¡Has escrito 280 bendiciones en el transcurso del libro!
2. Recuerda la Magia enumerando las bendiciones de ayer y escríbelas. Hazte esta pregunta: ¿Qué cosas buenas me sucedieron ayer? Explora la superficie del día anterior hasta que te sientas satisfecho por haber recordado y escrito todas las bendiciones del día.
3. Cada vez que recuerdes una de ellas, simplemente di mentalmente la palabra mágica, gracias.
4. Después de hoy puedes hacer este ejercicio escribiendo una lista, o repitiéndola en voz alta o mentalmente. Puedes hacer una lista rápida de las cosas que te sucedieron ayer por las que estás agradecido o una más corta y detallada y decir por qué estás agradecido por ellas.
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Anuncios

Día 27

EL ESPEJO MÁGICO

“El aspecto de las cosas cambia según las emociones, y por lo tanto vemos la magia y la belleza en ellas, cuando la magia y la belleza en realidad están en nosotros mismos.»
KHALIL GIBRAN (1883–1931) POETA Y ARTISTA

Puedes pasarte el resto de tu vida yendo de un lado a otro intentando forzar el mundo exterior para que sea como tú quieres, persiguiendo problemas para intentar solucionarlos, quejándote de las situaciones o de otras personas y no conseguir jamás vivir tu vida plenamente ni realizar todos tus sueños. Pero cuando haces de la magia de la gratitud tu forma de vida, todo lo que te rodea cambia por arte de magia en un abrir y cerrar de ojos. Tu mundo cambia de forma mágica porque tú has cambiado, por lo tanto, lo que atraes también ha cambiado. Las inspiradoras palabras de Gandhi y la letra de la canción de Michael Jackson “Man in the Mirror” (El hombre del espejo) que impactaron a cientos de millones de personas, encierran uno de los mensajes más poderosos de todos los tiempos: Cambia a la persona del espejo y cambiarás tu mundo. Si has realizado los 26 ejercicios mágicos hasta ahora, ¡ya has cambiado! Y aunque a veces cueste ver los cambios en uno mismo, habrás notado un cambio en tu estado de felicidad, y habrás observado que las circunstancias de tu vida han cambiado para mejor, y que ha habido cambios mágicos en el mundo que te rodea. Ya has practicado el poder mágico de la gratitud en pro de la familia y los amigos, el trabajo, el dinero y la salud, tus sueños e incluso de las personas con las que te cruzas cada día. Pero la persona que merece más gratitud de todas eres tú. Cuando estés agradecido por ser la persona del espejo, desaparecerán por completo los sentimientos de insatisfacción, descontento, decepción o de “no soy lo bastante bueno”. Y con ellos, todas las circunstancias insatisfactorias, de descontento y de decepción también desaparecen mágicamente. Los sentimientos negativos sobre ti mismo son los que más daño te hacen en la vida, porque son más poderosos que ningún sentimiento que tengas respecto a algo o a alguien. Dondequiera que vayas y hagas lo que hagas, llevas siempre contigo esos sentimientos, y esos sentimientos tiñen todo lo que tocan, y actúan como un imán, atrayendo más insatisfacción, descontento y decepción en todo lo que haces. Cuando estás agradecido por ser tú, sólo atraerás más circunstancias que te hacen sentirte mejor contigo mismo. Has de ser rico en buenos sentimientos sobre ti mismo para atraer hacia ti las riquezas de la vida. ¡La gratitud por ti te enriquece!
“A quienquiera que tenga gratitud (por sí mismo) se le dará más, y tendrá en abundancia. A quienquiera que no tenga gratitud (por sí mismo), incluso lo que tenga, le será arrebatado.” Para hacer el ejercicio del Espejo Mágico, colócate ahora delante de un espejo. Mira a los ojos a la persona en el espejo, y di en voz alta la palabra mágica, gracias, de todo corazón. Dilo con más convicción que nunca. ¡Di gracias por ser tú! ¡Di gracias por todo lo que eres! ¡Di gracias como mínimo con la misma intensidad de sentimiento que has puesto en el resto de cosas y personas! ¡Da gracias por ti tal como eres! Continúa con el ejercicio del Espejo Mágico dando las gracias a la bellísima persona del espejo durante el resto del día, y di la palabra mágica, gracias, siempre que te mires en un espejo. Si en un momento dado la situación no se presta para que pronuncies en voz alta la palabra mágica, puedes decirla mentalmente. Y si eres muy valiente, puedes mirarte en el Espejo Mágico y decir tres cosas sobre ti por las que estés agradecido. Si por alguna razón en el futuro no eres amable contigo mismo, sabrás que puedes serlo con la persona que más merece tu gratitud: ¡la persona del espejo! Cuando estás agradecido, no te culpas cuando cometes un error. Cuando estás agradecido, no te criticas si no eres perfecto. Cuando estás agradecido por ser tú, eres feliz y te conviertes en un imán para las personas felices, situaciones felices y circunstancias mágicas, que te rodearán dondequiera que vayas o hagas lo que hagas. Cuando puedas ver la magia de la persona del espejo, ¡todo tu mundo se transformará!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 27
El Espejo Mágico
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Hoy cada vez que te mires en el espejo di gracias, y hazlo con más convicción que nunca.
3. Si eres muy valiente, cuando te mires al espejo di tres cosas por las que puedes estar agradecido.
4. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 26

TRANSFORMA MÁGICAMENTE LOS ERRORES EN BENDICIONES

“Convierte tus heridas en sabiduría.”
OPRAH WINFREY (N. 1954) PERSONAJE MEDIÁTICO Y EMPRESARIA

Cada error es una bendición disfrazada. El ejercicio mágico de hoy te lo demostrará, porque estás a punto de descubrir que ¡hay un sinfín de bendiciones ocultas en cada error! Un niño comete muchos errores cuando aprende a montar en bicicleta o a escribir, y no le damos la menor importancia porque sabemos que aprenderá a través de sus errores y que al final dominará lo que está intentando hacer. Entonces, ¿por qué son tan duros los adultos consigo mismos cuando cometen un error? La misma regla aplicable a los niños se puede aplicar a ti. Todos cometemos errores, y si no fuera así no aprenderíamos nada, ni seríamos más inteligentes ni más sabios. Tenemos la libertad de tomar nuestras propias decisiones y eso significa que tenemos libertad para cometer errores. Los errores pueden hacernos daño, pero si no aprendemos del error que hemos cometido, ese sufrimiento habrá sido en vano. De hecho, por la ley de la atracción, cometeremos el mismo error una y otra vez, ¡hasta que las consecuencias nos duelan tanto que acabemos aprendiendo de ellas! Ésta es la razón por la que los errores duelen, así aprendemos de ellos y dejamos de repetirlos. Para aprender de un error, primero hemos de aceptarlo y ésta es la razón por la que muchas personas no aprenden, porque suelen culpar a otro de su error. Imaginemos que la policía nos para por exceso de velocidad y que nos ponen una multa. En lugar de asumir la responsabilidad por el exceso de velocidad, culpamos a los policías porque estaban escondidos detrás de unos arbustos en una curva de la autopista, y como no podíamos verlos, y tenían un radar, nos pillaron in fraganti. Pero el error ha sido nuestro pues éramos nosotros quienes circulábamos a una velocidad excesiva. El problema de culpar a otras personas de nuestros errores es que eso no nos evita el sufrimiento y las consecuencias de nuestro error, y encima ni siquiera aprendemos, así que ¡bingo! Atraeremos de nuevo el mismo error. Eres humano y cometes errores, y ése es uno de los aspectos más hermosos de ser humano, pero has de aprender de tus errores, de lo contrario, en tu vida habrá mucho sufrimiento innecesario. ¿Cómo puedes aprender de un error? ¡Con la gratitud! Por muy nefasta que te parezca una situación, siempre, siempre hay muchas cosas por las que estar agradecido. Cuando buscas todas las cosas por las que puedes dar gracias por un error, transformas mágicamente el error en una bendición. Los errores atraen más errores, y las bendiciones más bendiciones ¿Qué prefieres? Hoy piensa en un error que hayas cometido en tu vida. No importa si era grande o pequeño, pero elige uno que todavía te duela cuando pienses en él. Quizá perdiste los nervios con una persona allegada a ti y desde entonces la relación no ha vuelto a ser la misma. Quizá pusiste una fe ciega en otra persona y te pillaste los dedos. Quizá dijiste una mentira piadosa para proteger a alguien, y debido a eso te metiste en un lío. Puede que eligieras la opción más barata de algo, y al final, todo salió mal y terminó costándote más caro. Puede que creyeras que estabas tomando la decisión correcta respecto a algo, pero te salió el tiro por la culata. Cuando hayas elegido un error para transformarlo mágicamente en una bendición, identifica cosas por las que puedas estar agradecido. Hay dos preguntas que pueden ayudarte: ¿Qué he aprendido de este error? ¿Qué cosas buenas han surgido a raíz de este error? Las cosas más importantes por las que puedes estar agradecido de cada error son las que has aprendido del mismo. No importa de qué error se trate, siempre hay muchas cosas buenas que te enseñó y que cambiaron tu futuro para mejor. Piensa en esto detenidamente, y a ver si puedes encontrar hasta diez bendiciones por las que dar las gracias. Cada bendición que descubras tiene un poder mágico. Haz una lista en tu diario de gratitud o en tu ordenador. Veamos el ejemplo de que te pare la policía por exceso de velocidad y que te ponga una multa:
1. Doy gracias a la policía por querer protegerme para que no me haga daño, porque a fin de cuentas, eso es lo que pretendía.
2. Doy gracias a la policía porque si soy sincero conmigo mismo, estaba pensando en otras cosas, y no me concentraba en la carretera.
3. Doy gracias a la policía porque fue una estupidez por mí parte arriesgar mi vida con una rueda en mal estado.
4. Doy gracias a la policía por la llamada de atención. El hecho de que me pararan me afectó y de ahora en adelante controlaré la velocidad y conduciré con más cuidado en el futuro.
5. Doy gracias a la policía porque erróneamente creía que podía circular a velocidad excesiva sin que me pillaran, y sin arriesgar mi vida. La seriedad de la policía me obligó a afrontar el hecho de que estaba poniendo mi vida y la de otras personas en peligro.
6. Doy gracias a la policía, porque si pienso en la posibilidad de que otros conductores que circulan con exceso de velocidad amenacen la vida de mi familia, indudablemente quiero que la policía los detenga.
7. Doy gracias a la policía por el trabajo que realiza para garantizar la seguridad de todas las personas y familias en las carreteras.
8. Doy gracias a la policía. De seguro que se enfrenta a situaciones desgarradoras todos los días, y lo único que pretende es proteger mi vida y la de mi familia.
9. Doy gracias a la policía por garantizar que yo haya llegado sano y salvo a mi casa, y entre por la puerta para reunirme con mi familia como de costumbre.
10. Doy gracias a la policía porque de todas las posibles consecuencias que podrían haberme impedido continuar con aquella velocidad, que me haya parado la policía ha sido la menos perjudicial, y puede que haya sido la mayor bendición de mi vida.
Te aconsejo que pases revista a todos los errores que hayas cometido en la vida, y que todavía te hacen sentirte mal y, cuando encuentres el momento, realices este ejercicio tan genial y mágico. Reflexiona sobre ello; ¡a través de un error tienes el poder de atraer muchas bendiciones! ¿Qué otra cosa te ofrece una rentabilidad semejante?
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 26
Transforma Mágicamente los Errores en Bendiciones
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Elije un error que hayas cometido en tu vida.
3. Reúne un total de diez bendiciones por las que puedas dar gracias como resultado de haber cometido aquel error y escríbelas.
4. Para ayudarte a encontrar bendiciones, puedes hacerte estas preguntas: ¿Qué aprendí de este error? Y: ¿Qué cosas saqué de este error?
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 25

SIGUE LAS INDICACIONES DE LA MAGIA
“La vida es un juego… Necesitamos jugar para volver a descubrir la magia a nuestro alrededor.”
FLORA COLAO (N. 1954) ESCRITORA Y TERAPEUTA

El ejercicio de hoy, Sigue las Indicaciones de la Magia, es uno de mis favoritos, porque es un juego que juegas con el Universo, ¡y es divertidísimo! Imagina que el Universo es bondadoso y generoso y que quiere que tengas todo lo que deseas en la vida. Como el Universo no puede presentarse por las buenas y entregarte lo que deseas, utiliza la ley de la atracción para darte señales e indicaciones que te ayudarán a recibir tus sueños. El Universo sabe que has de sentir gratitud para que tus sueños se hagan realidad, así que participa en el juego dándote indicaciones personales para recordarte que seas agradecido. Utiliza a las personas, circunstancias y acontecimientos que te rodean a lo largo del día como pistas mágicas para que seas agradecido. Así va el juego: Si oyes la sirena de una ambulancia, la indicación mágica del Universo es que des las gracias por una salud perfecta. Si ves un coche de policía, la indicación mágica es que des las gracias por la seguridad y la protección. Si ves a alguien leyendo un periódico la indicación mágicas es que des las gracias por las buenas noticias. Si quieres cambiar tu peso corporal, ver a alguien con tu peso ideal, será la indicación mágica del Universo para que des gracias por tu peso ideal. Si deseas una relación amorosa, ver una pareja locamente enamorada, será la indicación mágica para que des gracias por la pareja perfecta. Si lo que deseas es tener una familia, cuando veas bebés y niños, tómalo como la indicación mágica y da gracias por tener hijos. Pasar por delante de un banco o de un cajero automático, es la indicación mágica para que des gracias por la abundancia de dinero. Llegar a casa, es la indicación mágica para que des gracias por tu casa, y la visita de un vecino para tomarse un café, o saludarlo por la calle, es la indicación mágica para dar gracias por los vecinos que tienes. Si sucede que ves uno de los deseos materiales de tu lista, como la casa de tus sueños, un coche, una moto, unos zapatos o un ordenador, se trata, por supuesto, ¡de la indicación mágica del Universo para que agradezcas tu deseo ahora! Cuando al empezar el día alguien te dice «Buenos días», estás recibiendo una indicación mágica para estar agradecido por tener una buena mañana. Si te encuentras con alguien que está muy contento, es una indicación mágica para dar gracias por tu felicidad. Y si oyes que alguien dice gracias, en cualquier lugar en cualquier momento, es tu indicación mágica para decir ¡gracias! El Universo tiene formas innumerables y creativas de darte indicaciones mágicas para que
estés agradecido durante tus actividades cotidianas. Es imposible que malinterpretes una indicación mágica o que te equivoques con ella, porque pienses lo que pienses que quiere decir, acertarás. El Universo utiliza la ley de la atracción para guiarte mágicamente, de manera que siempre atraigas las indicaciones exactas de lo que necesitas agradecer en ese momento. El ejercicio Sigue las Indicaciones de la Magia se ha convertido en un juego al que juego todos los días. Y con la práctica, ahora veo automáticamente todas las indicaciones mágicas que me da el Universo, y doy gracias por cada una de ellas. ¡Jamás deja de maravillarme y de sorprenderme ver cómo el Universo encuentra formas nuevas de orientarme para que ponga en marcha la magia de la gratitud! Cuando recibo la llamada de un amigo o familiar, es una indicación para que dé las gracias por esa persona. Cuando alguien dice, «¿No te parece que hace un día espléndido?» es una indicación para dar gracias por el maravilloso tiempo que hace donde vivo y por gozar de otro hermoso día. Si se avería un electrodoméstico es una indicación para dar gracias por todos los electrodomésticos que funcionan perfectamente. Si una planta en mi jardín está luchando por sobrevivir, es una indicación para estar agradecida por el resto de las plantas sanas que tengo en mi jardín. Cuando recojo el correo, es una indicación para dar gracias por el servicio de correos y por los cheques inesperados. Cuando alguien dice que ha de ir a un cajero automático, o veo personas haciendo cola en un cajero, es una indicación para dar gracias por el dinero. Si alguien que conozco se pone enfermo, es una indicación para dar gracias por su salud y por la mía. Cuando descorro las cortinas por la mañana y veo el nuevo día, es una indicación para dar gracias por el día que tengo por delante. Y cuando corro las cortinas por la noche, es un indicio para dar gracias por el maravilloso día que he vivido. Hoy para jugar a Sigue las Indicaciones de la Magia lo único que has de hacer es estar atento y ver siete indicaciones mágicas del Universo durante el día y dar gracias por cada uno de ellos. Por ejemplo, si ves a una persona con el peso ideal di, «¡Gracias por mi peso ideal!» Nunca te excederás practicando la gratitud, así puedes elegir hacer más, y si lo deseas, hasta puedes intentar responder a todas las indicaciones mágicas que puedas en un día. Si has estado haciendo los ejercicios mágicos durante los 24 días anteriores, ahora ya habrás llegado a un punto en el que estás lo suficientemente atento como para detectar las indicaciones que el Universo te da constantemente. Uno de los múltiples beneficios del poder mágico de la gratitud es que te despierta y te hace estar mucho más atento y consciente. Y cuanto más alerta y consciente estás, más agradecimiento sientes y más fácil te resulta atraer tus sueños. Así que, ¡Universo dáme las indicaciones de la magia!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 25
Sigue las Indicaciones de la Magia
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Hoy está atento a lo que sucede a tu alrededor y reconoce al menos siete indicaciones de gratitud entre las cosas que te suceden a lo largo del día. Por ejemplo, si ves a alguien con el peso ideal, di «¡Gracias por mi peso ideal!»
3. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

La Magia, Rhonda Byrne

Publicado: 25 marzo, 2017 en magia Rhonda Byrne
Etiquetas:,

Día 24

LA VARITA MÁGICA

¿Has deseado alguna vez tener una varita mágica con la que al hacer un simple gesto pudieras ayudar a tus seres queridos? Bueno, ¡el ejercicio mágico de hoy te enseñará a utilizar la auténtica Varita Mágica de la vida para ayudar a otros! Cuando deseas fervientemente ayudar a otra persona tienes un poder inmenso, pero cuando diriges ese poder con la gratitud, realmente tienes una Varita Mágica con la que puedes ayudar a las personas que te importan. La energía fluye hacia donde diriges tu atención, por lo tanto, cuando diriges tu energía de la gratitud hacia las necesidades de otras personas, allí es donde va tu energía. Ésta es la misma razón por la que Jesús decía gracias antes de realizar un milagro. La gratitud es una fuerza de energía invisible pero real, y junto con la energía de tu deseo es como tener una Varita Mágica.
“Las personas que esperan tener una varita mágica no se dan cuenta de que ellas SON la varita mágica.”

THOMAS LEONARD (1955–2003) COACH DE CRECIMIENTO PERSONAL

Si algún familiar, amigo o alguien que te importa no goza de buena salud física, tiene problemas económicos, no es feliz en su trabajo, está estresado, sufre por el final de una relación, no confía en sí mismo, sufre problemas mentales o esta decepcionado con la vida, puedes utilizar la fuerza invisible de la gratitud para ayudarle con su problema de salud, de finanzas y de felicidad. Para utilizar la Varita Mágica para la salud de otra persona, imagina que aquella persona ha recuperado plenamente la salud, y di la palabra mágica, gracias, con el sentimiento profundo de celebración de la noticia de que esa persona vuelve a estar totalmente sana. Puedes imaginar que esa persona te llama para darte la noticia, o imagínate que te lo dice en persona, y visualiza y siente realmente tu reacción. El hecho de sentirte igual de agradecido ahora como te sentirías al recibir la noticia de la recuperación total de esa persona, será la garantía de que la gratitud que sientes es sincera y poderosa al máximo. Para utilizar la Varita Mágica para ayudar a un ser querido en su economía, realiza el mismo ejercicio mágico, y da las gracias como si ya tuviera el dinero que necesita ahora. Imagina que se ha recuperado económicamente del todo, que el problema ya está solucionado, y que dices la palabra mágica, gracias, porque acabas de recibir la increíble noticia. Si alguien a quien conoces pasa por un momento difícil, pero no sabes exactamente qué es lo que necesita, o si necesita ayuda en más de un asunto, puedes realizar el mismo ejercicio mágico y utilizar tu Varita Mágica para dar gracias por su felicidad, o por su salud, prosperidad y felicidad conjuntamente. Hoy elige tres personas que te importen y que en este momento necesiten salud, dinero o felicidad, o las tres cosas. Si las tienes, coge una fotografía de cada una de ellas y coloca las fotos delante de ti cuando hagas este ejercicio. Empieza por una de ellas, ten la foto en tu mano, cierra los ojos y visualiza durante un minuto que recibes la noticia de que esa persona ha recuperado totalmente aquello que necesitaba. Es mucho más fácil visualizarte a ti recibiendo la buena noticia que, por ejemplo, visualizar que la persona enferma se ha recuperado, o que una persona deprimida vuelve a ser feliz, o que una persona con problemas económicos vuelve a tener dinero. Y sentirás más entusiasmo y gratitud si te implicas tú en la visualización. Abre los ojos y con la foto en la mano di la palabra mágica, gracias, tres veces lentamente, por la salud, prosperidad o felicidad de esa persona, o la combinación que sea de lo que necesite:

Gracias, gracias, gracias por la salud, la prosperidad o la felicidad de        Nombre       .

Cuando termines con una persona, pasa a la siguiente, y sigue los dos mismos pasos hasta que hayas terminado el ejercicio de la Varita Mágica enviando salud, prosperidad o felicidad a las tres personas. También puedes utilizar este poderoso ejercicio cuando vayas por la calle o durante la jornada coincidas con alguien que tiene una carencia evidente de felicidad, salud o prosperidad. Imagina que tienes una Varita Mágica y que la esgrimes mentalmente dando las gracias de todo corazón por su prosperidad, salud y felicidad, y sé consciente de que has puesto en marcha una verdadera fuerza de energía. Utilizar la gratitud para ayudar a alguien con su salud, prosperidad y felicidad es el acto más grande de gratitud que puedas realizar. Y una de las cosas mágicas de desear fervientemente la salud, la prosperidad y la felicidad a los demás es que también las atraes para ti.
EJERCICIO MÁGIC0 NÚMERO 24
La Varita Mágica
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Elige tres personas que te importen y a las que te gustaría ayudar con más salud, prosperidad y felicidad, o las tres cosas.
3. Si dispones de ellas, coge una foto de cada persona y tenla delante al hacer el ejercicio de la Varita Mágica.
4. Hazlo con una persona a la vez y sostén la foto en tu mano. Cierra los ojos y visualiza por un minuto que recibes la noticia de que esa persona ha recuperado por completo la salud, la prosperidad o la felicidad.
5. Abre los ojos y todavía con la foto en la mano, di lentamente las palabras mágicas:

“Gracias, gracias, gracias por la salud, la prosperidad o la felicidad de        Nombre        .”
6. Cuando hayas terminado con una persona, pasa a la siguiente y sigue los mismos pasos hasta que hayas acabado el ejercicio de la Varita Mágica con las tres personas.
7. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 23

EL AIRE MÁGICO QUE RESPIRAS

“Es perfectamente posible salir a dar un paseo a primera hora de la mañana y regresar convertido en una persona distinta: cautivada, encantada.”
MARY ELLEN CHASE (1887–1973) EDUCADORA Y ESCRITORA

Si hace unos años alguien me hubiera dicho que diera gracias por el aire que respiro, habría pensado que esa persona estaba loca. No habría tenido ningún sentido para mí; ¿por qué debería alguien estar agradecido por el aire que respira? Pero a medida que mi vida cambiaba con la utilización de la gratitud, las cosas que daba por hechas o en las que no había reparado se convirtieron en un milagro incuestionable para mí. Pasé de preocuparme por las cosas insignificantes de mi pequeño mundo y vida cotidiana, a abrir los ojos, a ver la imagen completa y a maravillarme del Universo. Como dijo el gran científico Newton, «Cuando contemplo el sistema solar, veo que la Tierra se encuentra a la distancia exacta del Sol para recibir la dosis adecuada de calor y luz. Esto no ha sucedido por casualidad». Estas palabras me hicieron reflexionar mucho sobre la visión de conjunto. No es casualidad que haya una atmósfera protectora que nos rodee, y que no haya aire ni oxígeno fuera de ella. No es casualidad que los árboles desprendan oxígeno para que nuestra atmósfera se renueve constantemente. No es casualidad que nuestro sistema solar esté perfectamente situado, porque si estuviéramos en alguna otra parte de la galaxia probablemente ya no existiríamos debido a la radiación cósmica. Hay miles de parámetros y coeficientes que favorecen la vida en la Tierra; todos ellos están en el filo de la navaja, y es esencial que estén bien ajustados porque una fracción de diferencia en alguno de estos parámetros y coeficientes haría imposible la vida en el planeta Tierra. Cuesta creer que alguna de estas cosas haya sucedido por casualidad. Parece que han sido perfectamente diseñadas, perfectamente situadas, perfectamente equilibradas, ¡para nosotros! Cuando de pronto te das cuenta de que todas estas cosas puede que no sean por casualidad, y que el equilibrio de cada elemento microscópico que rodea o habita la Tierra, está en perfecta armonía para apoyarnos, sentirás una enorme gratitud por la vida, porque ¡todo se ha hecho para sustentarte! El aire mágico que respiras no es casualidad ni un capricho de la naturaleza. Cuando piensas en la inmensidad de lo que ha de suceder en el Universo para que tengamos aire,el hecho de respirar y llenar tu cuerpo de aire te dejará sin aliento en todos los sentidos. Respiramos una y otra vez y nunca pensamos en el hecho de que siempre hay aire para que respiremos. Sin embargo, el oxígeno es uno de los elementos más abundantes de nuestro cuerpo, y cuando respiramos, nutre cada célula de nuestro cuerpo para que podamos seguir viviendo. El don más precioso de nuestra vida es el aire, porque sin él, nadie viviría más de unos minutos. Cuando empecé a utilizar el poder mágico de la gratitud, lo utilicé para muchas de las cosas personales que quería. Y funcionó. Pero cuando empecé a estar agradecida por los verdaderos regalos de la vida, fue cuando experimenté el poder esencial de la gratitud. Cuanto más agradecida estaba por una puesta de sol, un árbol, el mar, el rocío, la hierba, mi vida y las personas que hay en ella, todas las cosas materiales con las que había soñado llovieron sobre mí. Ahora entiendo por qué sucedió de ese modo. Cuando podemos estar verdaderamente agradecidos por los maravillosos regalos de la vida y la naturaleza, como el aire mágico que respiramos, hemos alcanzado uno de los niveles más profundos posibles de gratitud. Y quienquiera que goce de ese nivel de profundidad en la gratitud recibirá abundancia total. Hoy, detente a pensar en el maravilloso aire que respiras. Respira cinco veces a consciencia, y nota cómo se mueve el aire dentro de tu cuerpo, y siente la dicha de expulsarlo. Haz cinco respiraciones completas en cinco ocasiones distintas a lo largo del día, y tras cada tanda de cinco respiraciones, di las palabras mágicas: «Gracias por el aire mágico que respiro», y ¡siente genuinamente ese agradecimiento por el precioso aire vivificador que respiras con todas tus fuerzas! Lo mejor es practicar este ejercicio mágico al aire libre para poder sentir y apreciar la magnificencia del aire fresco, pero si no es posible hazlo en un lugar cerrado. Puedes cerrar los ojos mientras respiras, o hacerlo con los ojos abiertos. Puedes realizarlo mientras caminas, haciendo cola, comprando o en cualquier lugar o momento que desees. Lo más importante es que seas consciente de la sensación del aire entrando y saliendo de tu cuerpo. Respira como respiras normalmente, porque este ejercicio mágico no trata sobre tu respiración sino sobre tu gratitud por el aire que respiras. Si respirar más profundo te ayuda a sentir más gratitud, hazlo. Si te ayuda hacer un sonido o decir mentalmente la palabra mágica, gracias, al espirar, hazlo. Si lo deseas, más adelante puedes hacer una variante del ejercicio: imagina que respiras gratitud y que te llenas de la misma cada vez que tomas aire. Las antiguas enseñanzas dicen que cuando una persona llega al punto de sentirse profundamente agradecida por el aire que respira, su gratitud habrá alcanzado un nuevo nivel de poder, y se habrá convertido en la verdadera alquimista, ¡que puede convertir en oro cualquier parte de su vida!
EJERCICIO MÁGICO NUMÉRO 23
El Aire Mágico que Respiras
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Hoy, cinco veces al día, dedica unos momentos a ser consciente del maravilloso aire que respiras. Respira cinco veces a consciencia, experimenta cómo se mueve al aire dentro de tu cuerpo, y siente el gozo de expulsarlo.
3. Tras haber hecho cinco respiraciones, di las palabras mágicas: Gracias por el aire mágico que respiro. Siente ese agradecimiento por el precioso aire vivificador que respiras con todas tus fuerzas.
4. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 22

ANTE TUS PROPIOS OJOS
“Este mundo, a pesar de toda nuestra ciencia y ciencias, sigue siendo un milagro; maravilloso, inescrutable, mágico, y más de lo que nadie se puede imaginar.”
THOMAS CARLYLE (1795–1881) ESCRITOR E HISTORIADOR

Hace siete años cuando descubrí El Secreto y el poder mágico de la gratitud hice una lista de todos mis deseos. ¡Era una lista muy larga! En aquellos tiempos, no parecía que fuera posible que mis deseos se hicieran realidad. No obstante, escogí mis diez deseos principales y los escribí en un trozo de papel que llevaba siempre encima. Siempre que tenía la oportunidad, sacaba la lista y la leía, sentía todo el agradecimiento que era capaz de sentir por cada uno de ellos, como si ya lo hubiera recibido. Mi primer deseo, el que más quería conseguir, lo tenía siempre en la mente, y decía la palabra mágica, gracias, muchas veces al día por ello, y me sentía como si ya se hubiera hecho realidad. Cada uno de los deseos de mi lista se fue materializando mágicamente ante mis propios ojos. Cada vez que se cumplía uno de mis deseos lo tachaba de la lista, y cuando tenía alguno nuevo lo añadía. Uno de mis deseos originales de mi larga lista era hacer un viaje a Bora Bora, cerca de Tahití. Tras pasar una maravillosa semana en Bora Bora en el lugar exacto que había deseado, me sucedió otra cosa hermosa. Estaba en el vuelo de regreso a casa y el avión hizo escala en Tahití para recoger pasajeros. El avión había estado casi vacío pero luego se llenó hasta los topes de tahitianos, y de pronto la risa, las caras sonrientes y la felicidad se hicieron palpables a mi alrededor. Mientras disfrutaba del corto vuelo con estas maravillosas personas, me quedó muy clara cuál era la razón de por qué eran tan felices. ¡Estaban agradecidas! Se sentían agradecidas por estar vivas, estaban agradecidas por estar en el avión, sentían mutuo agradecimiento las unas por las otras, estaban agradecidas por el lugar al que se dirigían.¡Estaban agradecidas por todo! Podía haberme quedado en ese avión y dar la vuelta al mundo con ellas, era estupendo estar en su compañía. Entonces, me di cuenta de que había recibido mi último deseo; Bora Bora era el último deseo de mi larga lista original, y tenía ante mis ojos la razón por la que estaba en ese avión: ¡la gratitud! Te he contado esta historia para que te sirva de inspiración, porque no importa lo grandes que sean tus deseos, puedes recibirlos a través de la gratitud. Más que eso, la gratitud te aportará una dicha y felicidad por la vida como nunca habías sentido antes, y eso no tiene precio. Desde entonces empecé a utilizar la gratitud y la ley de la atracción hasta el momento en que recibí mi deseo final de mi primera lista hace cuatro años. Para que te hagas una idea de la maravilloso de recibir todos mis deseos en ese tiempo, cuando hice mi lista de deseos, mi empresa tenía una deuda de dos millones de dólares, y en un plazo de dos meses iba a verme obligada a cerrarla, iba a perder mi casa y todas mis pertenencias. Mis deudas de las tarjetas de crédito personales sumaban una pequeña fortuna, sin embargo, en mi lista de deseos estaba tener una gran casa con vistas al mar, viajar a lugares exóticos de otras partes del mundo, haber pagado todas mis deudas, ampliar mi empresa, recuperar todas mis relaciones, mejorar la calidad de vida de mi familia, volver a estar totalmente sana, y tener una energía y entusiasmo por la vida ilimitados, junto con la lista habitual de cosas materiales. Y mi primer deseo que a muchas de las personas que me rodeaban les parecía totalmente imposible, era llevar la dicha a millones de personas a través de mi trabajo. El primer deseo que recibí fue aportar felicidad a millones de personas a través de mi trabajo. El resto de mis deseos se fueron cumpliendo mágicamente, y uno a uno, a medida que se fueron materializando ante mis propios ojos, los fui tachando de mi lista. Ahora te toca a ti utilizar el poder mágico de la gratitud para hacer que tus deseos se materialicen ante tus propios ojos. Toma tu Lista de los Diez Deseos Principales, cuando te levantes por la mañana. Lee cada frase y deseo de tu lista, e imagina o visualiza durante un minuto que has recibido tu deseo. Siente tanta gratitud como te sea posible, como si lo tuvieras ahora. Hoy lleva contigo tu lista de deseos. Mírala al menos dos veces más durante el día, sácala, léela y siente toda la gratitud que puedas por cada deseo, como si ya lo hubieras recibido. Si quieres que tus deseos se hagan realidad más deprisa, te recomiendo de todo corazón que a partir de hoy siempre lleves tu lista en tu monedero o en tu cartera, y que cuando tengas un momento la abras, la leas, y sientas tanta gratitud como te sea posible por cada uno de ellos. Cuando se manifiesten tus deseos ante tus propios ojos, táchalos de la lista y añade más. Y si eres como yo, cada vez que taches un deseo de tu lista llorarás de alegría, porque lo que parecía imposible se habrá hecho posible a través del poder mágico de la gratitud.
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 22
Ante Tus Propios Ojos
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Al levantarte por la mañana, toma la Lista de los Diez Deseos Principales que has creado.
3. Lee cada frase y deseo de tu lista, y dedica un minuto a imaginar o visualizar que has recibido tu deseo. Siente tanta gratitud como te sea posible.
4. Lleva en un bolsillo tu lista de deseos. Al menos dos veces más durante el día, saca la lista, léela, y siente tanta gratitud como te sea posible.
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 21

MAGNÍFICOS RESULTADOS
“Das las gracias antes de comer. Muy bien. Pero yo digo gracias antes del concierto y de la ópera, gracias antes de la obra de teatro y de la pantomima, gracias antes de abrir un libro, gracias antes de dibujar, de pintar, de nadar, de practicar esgrima, de boxear, de caminar, de jugar, de bailar y gracias antes de mojar la pluma en el tintero.”
G. K. CHESTERTON (1874–1936) ESCRITOR

Todos queremos conseguir buenos resultados en todo lo que hacemos. Al dar gracias antes de realizar una acción, el escritor Gilbert Keith Chesterton utilizó la magia de la gratitud para asegurarse el resultado que deseaba. Debe haber habido momentos en los que has pensado, «Espero que esto vaya bien» o «Espero que esto salga bien» o «Voy a necesitar mucha suerte». Todos estos pensamientos son una esperanza para conseguir un buen resultado en una situación. Pero la vida no sucede por casualidad o por un golpe de suerte. Las leyes del Universo actúan matemáticamente con la máxima precisión; ¡de eso puedes estar seguro! Un piloto no espera que las leyes de la física sigan funcionando durante su vuelo, porque sabe que las leyes de la física no fallan nunca. No empiezas el día con la esperanza de que la ley de la gravedad te mantenga en el suelo para no salir flotando por el espacio. Sabes que no es cuestión de suerte, que la ley de la gravedad no falla nunca. Si quieres obtener Magníficos Resultados en todo lo que hagas, has de utilizar la ley que gobierna los resultados: la ley de la atracción. Eso significa que has de utilizar tus pensamientos y tus sentimientos para atraer Magníficos Resultados, y estar agradecido por los Magníficos Resultados es una de las formas más sencillas de hacerlo.

El ejercicio Magníficos Resultados consiste en sentir agradecimiento antes de hacer algo que quieres que salga bien. Puedes estar agradecido por el magnífico resultado de una reunión de trabajo, de una entrevista de trabajo, o de un examen, el magnífico resultado de un partido, de una llamada de teléfono, de ponerte al día con un amigo, o de ver a tu suegra. Puedes estar agradecido por el magnífico resultado de tu sesión de ejercicios, de tu visita al veterinario de tu mascota o de tu revisión médica o dental. Podrías estar agradecido por el magnífico resultado que has conseguido cuando un electricista, fontanero o algún comercial ha solucionado el problema que tenías en tu casa, el magnífico resultado de la salida que has hecho con tu familia, de la conversación con tu hijo sobre su conducta, o de la sincera conversación que has mantenido con tu pareja. Puedes estar agradecido por el magnífico resultado de una compra que vas a hacer, como un regalo de cumpleaños, un anillo de compromiso o un traje de novia, o el magnífico resultado al elegir un teléfono móvil nuevo, una alfombra, cortinas o una empresa de reformas. Puedes estar agradecido por el magnífico resultado de haber reservado una mesa en un restaurante, o entradas para un concierto, el magnífico resultado de tu correspondencia diaria, de tus correos electrónicos diarios o de tu declaración anual de la renta. Si te ayuda a creer en el poder mágico de la gratitud para crear Magníficos Resultados, puedes hacer un gesto con tus dedos en el aire imaginando que ¡estás lanzando polvos mágicos sobre el acontecimiento que quieres que salga magníficamente! Otro momento para usar la gratitud por los Magníficos Resultados es cuando te sucede algo inesperado durante el día. Cuando nos sucede algo inesperado, muchas veces podemos sacar conclusiones y pensar inmediatamente que algo va mal. Por ejemplo, llegas al trabajo y te dicen que el jefe quiere verte enseguida. El problema de sacar conclusiones y pensar que algo va mal es que la ley de la atracción dice que atraerás lo que piensas y sientes. En lugar de sacar conclusiones y pensar que puedes tener problemas, aprovecha la oportunidad para que se haga la magia dando gracias por un magnífico resultado. Si pierdes un autobús o un tren para ir a trabajar, o pierdes un avión, o te retrasas, en lugar de pensar, «Esto es malo», da gracias por el magnífico resultado, así pones la magia en movimiento para recibir un magnífico resultado. Si eres padre o madre y te convocan a una reunión inesperada en la escuela para hablar de tu hijo, en vez de pensar que hay algún problema, da gracias por el magnífico resultado. Si recibes una llamada inesperada en tu móvil, un correo electrónico o una carta, y lo primero que piensas es «¿Qué habrá pasado?», inmediatamente da gracias por el magnífico resultado, antes de descolgar el teléfono o abrir el correo electrónico o la carta. La mayoría de las veces verás y experimentarás el magnífico resultado que has pedido, y en algunas ocasiones ni siquiera sabrás cómo te has beneficiado de un acontecimiento inesperado. Pero cuando pides un magnífico resultado y sientes verdadero agradecimiento por él, estás utilizando la ley matemática de la atracción, y has de recibir un magnífico resultado, en alguna parte, en algún lugar. ¡Garantizado! Siempre que te des cuenta de que estás pensando que la suerte está en juego en alguna situación de tu vida, o pienses que no tienes control sobre algo, o cuando descubras que estás esperando que algo salga bien, recuerda que la suerte no forma parte de la ley de la atracción: obtendrás lo que piensas y lo que sientes. La gratitud te ayuda a protegerte de atraer lo que no deseas – malos resultados – y te garantiza que conseguirás lo que quieres: ¡Magníficos Resultados! Cuando estás agradecido por los Magníficos Resultados, estás usando la ley Universal, y estás cambiando esperanzas y suerte por fe y certeza. Cuando la gratitud se convierte en tu forma de vida, automáticamente abordas cualquier cosa que hagas con gratitud, sabiendo que la magia de la gratitud dará un magnífico resultado.
Cuanto más practiques el ejercicio Magníficos Resultados, y lo conviertas en un hábito diario, más Magníficos Resultados atraerás a tu vida. Cada vez te verás menos envuelto en situaciones que no deseas. No te encontrarás en el lugar equivocado en el momento equivocado. Y pase lo que pase durante el día, sabrás con certeza absoluta que el resultado será magnífico. Al comenzar el día, elige tres situaciones distintas en las que desees Magníficos Resultados. Puedes elegir tres cosas que actualmente sean importantes para ti, como una entrevista de trabajo, la solicitud de un préstamo, un examen o una visita médica. También puedes empezar eligiendo tres cosas que sean actividades rutinarias para ti, porque ¡cuando se haga la magia en esas tediosas tareas te convencerás realmente de que has atraído un resultado magnífico! Por ejemplo, puedes elegir el trayecto en coche que haces para ir a trabajar, planchar, ir al banco o a la oficina de correos, ir a recoger a tus hijos, pagar facturas o recoger el correo. Escribe una lista de tres situaciones que hayas elegido para obtener Magníficos Resultados. Utiliza el poder mágico de la gratitud, y cada vez que escribas una imagina que estás escribiendo sobre ella después de que ha sucedido:

¡Gracias por el magnífico resultado de                  !

Para el segundo paso de este ejercicio mágico, vas a elegir tres situaciones inesperadas que te sucedan hoy y utiliza el poder mágico de la gratitud para conseguir también Magníficos Resultados. Puedes hacer el ejercicio antes de responder a tres llamadas telefónicas, o de abrir tres correos electrónicos o tres cartas, antes de hacer algún recado con el que no contabas, o cualquier otra cosa inesperada que se presente durante el día. Esta parte del ejercicio no depende tanto de qué situaciones inesperadas eliges sino de que practiques la gratitud por unos Magníficos Resultados en las cosas pequeñas e inesperadas. Cada vez que surge algo inesperado, si puedes, cierra un momento los ojos y siente y di mentalmente las palabras mágicas:

¡Gracias por el magnífico resultado de                  !

Puedes hacer este ejercicio tantas veces como quieras, porque cuanto más lo practiques, más Magníficos Resultados obtendrás en tu vida de la forma más natural. Pero practicarlo hoy te ayudará a hacerte una idea de cómo es, y en el futuro, si te encuentras en alguna situación en la que esperas un buen resultado o piensas que necesitas suerte, inmediatamente recurrirás al poder mágico de la gratitud y ¡harás que los Magníficos Resultados sean una realidad en tu vida!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 21
Magníficos Resultados
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente tanto agradecimiento por esa bendición como te sea posible.
2. Hoy al comenzar el día, elige tres cosas o situaciones que sean importantes para ti y para las que desees conseguir Magníficos Resultados.
3. Haz una lista de tus tres opciones y escribe cada una como si lo estuvieras haciendo después de que hubieran sucedido: ¡Gracias por el magnífico resultado de                  !
4. En el transcurso del día, elige tres situaciones inesperadas por las que puedas dar gracias por un magnífico resultado. En cada caso, cierra los ojos y siente y di mentalmente: ¡Gracias por el magnífico resultado de                  !
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 20

LA MAGIA DEL CORAZÓN

“Gratitude is the memory of the heart.”
JEAN-BAPTISTE MASSIEU (1743–1818) ACTIVISTA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Supongo que ya te habrás dado cuenta de que en cualquier ejercicio mágico de gratitud la meta siempre es sentirla todo lo que puedas. Esto es porque cuando intensificas el sentimiento de gratitud en tu interior, las cosas por las que has de sentirte agradecido en el mundo exterior también aumentan. Cuando hayas practicado la gratitud durante mucho tiempo, llegará un momento en el que automáticamente la sentirás en lo más profundo del corazón. Sin embargo, el ejercicio mágico de hoy acortará mucho el tiempo que normalmente necesitarías para alcanzar ese nivel. El ejercicio de la Magia del Corazón está diseñado para aumentar poderosamente la intensidad con la que sientes la gratitud, concentrando tu mente en la zona del corazón cuando dices y sientes la palabra mágica, gracias. Las investigaciones científicas han demostrado que si te concentras en el corazón cuando sientes gratitud, el ritmo cardíaco se vuelve inmediatamente mucho más regular y armonioso, lo que se traduce en grandes beneficios para el sistema inmunitario y la salud. Eso te da una idea del poder de la Magia del Corazón. Al principio necesitarás un poco de práctica, pero el esfuerzo vale la pena. Cuando lo hayas hecho unas cuantas veces ya lo habrás asimilado, y cada vez que lo practiques, tu sentimiento de gratitud aumentará exponencialmente.

Para practicar la Magia del Corazón concentra tu mente y tu atención en la zona del corazón. Puedes concentrarte en el interior o en el exterior de tu cuerpo. Cierra los ojos, porque te resultará más fácil, y mientras te concentras en el corazón, repite mentalmente la palabra mágica, gracias. Cuando lo hayas hecho unas cuantas veces, ya no necesitarás cerrar los ojos, pero en general, sientes más gratitud cuando cierras los ojos. Puedes hacer varias cosas que te ayudarán a dominar muy rápidamente la Magia del Corazón. Puedes poner tu mano derecha en la zona del corazón para concentrarte mientras dices la palabra mágica, gracias. O puedes imaginar que la palabra mágica, gracias, sale de tu corazón en vez de salir de tu mente cuando la repites. Como parte del ejercicio mágico de hoy tomarás tu Lista de los Diez Deseos Principales y practica la Magia del Corazón con cada deseo. Lee cada deseo mentalmente o en voz alta, y cuando llegues al final de cada uno, cierra los ojos, concéntrate en la zona del corazón, mantén tu concentración en la zona del corazón, y di de nuevo y lentamente, la palabra mágica, gracias. Recuerda que puedes usar los trucos que te he dado antes si te sirven de ayuda. Cuando hayas hecho el ejercicio de la Magia del Corazón con cada uno de tus deseos, no sólo habrás aumentado la intensidad de la gratitud que puedes lograr, sino que habrás aumentado espectacularmente tu gratitud por tus deseos más importantes. Puedes seguir practicando regularmente la Magia del Corazón con tus deseos si quieres acelerar la recepción de los mismos, o puedes usar la Magia del Corazón en cualquier momento que digas la palabra mágica, gracias. Aunque sólo uses la Magia del Corazón un par de veces al día tendrá una gran repercusión en tu felicidad y en la magia de tu vida. Cuando hayas practicado la Magia del Corazón unas cuantas veces, notarás que se ha incrementado notablemente la intensidad de tu sentimiento, y cuando se trata de gratitud todo depende de la intensidad del sentimiento, porque cuanto más intenso es el sentimiento más abundancia recibes. Los síntomas físicos iniciales de haber aumentado la intensidad de tus sentimientos podrían ser notar un cosquilleo en la zona del corazón, o sentir una ola de dicha por todo tu cuerpo. Tus ojos se pueden llenar de lágrimas o se te puede poner la carne de gallina. Pero en todos los casos sin excepción, ¡empezarás a sentir una paz y felicidad profundas como nunca habías sentido antes!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 20
La Magia del Corazón
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Concentra tu mente y tu atención en la zona del corazón.
3. Cierra los ojos y a la vez que te concentras en el corazón, repite mentalmente la palabra mágica, gracias.
4. Toma tu Lista de los Diez Deseos Principales y practica la Magia del Corazón al leer cada deseo, luego cierra los ojos, concéntrate en la zona del corazón y vuelve a decir lentamente, gracias.
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 19

PASOS MÁGICOS

“Cien veces al día me recuerdo que mi vida interna y externa depende del trabajo de otros hombres, vivos y muertos, y que he de esforzarme para dar en la misma medida que he recibido y que sigo recibiendo.”
ALBERT EINSTEIN (1879–1955) PREMIO NOBEL DE FÍSICA

Con estas palabras, Einstein nos hizo un regalo tan grande como sus descubrimientos científicos. Nos reveló uno de los secretos mágicos de su éxito. La gratitud;¡cada día! Einstein es quien me ha inspirado el ejercicio mágico de hoy, y vas a seguir sus pasos para atraer el éxito a tu vida. Hoy, igual que Einstein, dirás gracias cien veces al día, y lo harás dando cien Pasos Mágicos. Aunque te parezca increíble que dar esos pasos pueda cambiar tu vida, descubrirás que es una de las cosas más poderosas que puedes hacer.
“Hoy, Dios te ha regalado 86.400 segundos.

¿Has usado alguno para decir ‘gracias’?”

WILLIAM A. WARD (1921–1994) ESCRITOR

Para dar los Pasos Mágicos, das un paso y pronuncias mentalmente la palabra mágica, gracias, cuando uno de tus pies toque el suelo, y luego gracias de nuevo cuando toque el suelo el otro pie. Con un pie, gracias, con el otro pie, gracias, y sigues repitiendo la palabra mágica en cada paso. Lo mejor de los Pasos Mágicos es que puedes dar tantos Pasos Mágicos como quieras en cualquier lugar y en cualquier momento; en tu casa de una habitación a otra, cuando caminas para ir a comer o a tomar un café, al sacar la basura, cuando vas a una reunión de trabajo, cuando vas a tomar un taxi, tren o autobús. Puedes dar los Pasos Mágicos cuando vas a hacer algo que es importante para ti, como algún examen, una cita, una entrevista de trabajo, una audición, ir a ver a un cliente, ir al banco, al cajero automático, al dentista, al médico, a la peluquería, ir a ver un partido de tu equipo, cuando recorres pasillos por las terminales de los aeropuertos, cuando vas a un parque, o al ir de un edificio a otro. Yo doy los Pasos Mágicos por mi casa, desde la cama hasta el cuarto de baño, desde la cocina hasta mi dormitorio, y desde mi coche hasta mi buzón de correos. Cuando camino por una calle, o por algún otro lugar, elijo un punto de destino, y siento gratitud en mis pasos durante todo el trayecto. Si observas cómo te sientes antes de empezar, notarás una gran diferencia en tu estado de ánimo cuando hayas dado los Pasos Mágicos. Aunque no puedas sentir mucha gratitud mientras los estés dando; te aseguro que te sentirás mejor cuando lo hayas hecho. Si estás
alicaído, los Pasos Mágicos te ayudarán a sentirte mejor, incluso si ya te sientes de maravilla, ¡los Pasos Mágicos te pondrán aún de más buen humor! Para que los Pasos Mágicos sean el máximo de efectivos, da los Pasos Mágicos durante unos noventa segundos; esto es lo que suele tardar el común de la gente en dar cien pasos a un ritmo tranquilo. Este ejercicio no consiste en dar exactamente los cien pasos, sino en dar como mínimo ese número de pasos, porque probablemente es el que necesitarás para notar una diferencia en tu estado de ánimo. Cuando tengas clara la distancia aproximada, puedes hacer tus cien pasos de la gratitud en cualquier momento del día. No cuentes los pasos cuando hagas el ejercicio, porque entonces estarás contando en vez de decir la palabra mágica, gracias, en cada paso. Cuando hayas completado el ejercicio mágico de hoy, ¡habrás dicho la palabra mágica, gracias, cien veces! ¿Cuántos días de tu vida has dicho gracias cien veces? ¡Y Einstein lo hacía cada día!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 19
Pasos Mágicos
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Da cien Pasos Mágicos (durante unos 90 segundos) con gratitud en cualquier momento del día.
3. En cada paso, di y siente la palabra mágica, gracias.
4. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.