Posts etiquetados ‘La Tierra’

Rabindranath Tagore

Publicado: 29 junio, 2015 en filosofia
Etiquetas:, ,

bosque

He besado con mis ojos y con mi tacto la adorable superficie de este mundo. Y, como un velo bordado de árboles y pájaros, lo he plegado sobre mi corazón. Y tantos pensamientos y sentimientos he vertido en sus días y en sus noches que mi vida y el mundo se han fundido y son ya una sola sustancia amorosa. Y amo mi vida porque amo la claridad del cielo que toda está en mí. Abandonar este mundo es una realidad tan poderosa como amarlo. Mas si este amor hubiera de ser engañado y burlado por la muerte, el gusano de una desilusión semejante roería todas las cosas y hasta las estrellas, extinguidas, se derrumbarían en ceniza. Y cuando toco el sitio de mi corazón estoy tocando el mundo y el amor inmortales!

Anuncios

 

ddde

En la actualidad, millones de personas necesitan cura. Se puede decir que son pocas las personas verdaderamente sanas en este planeta. La atmósfera física y psíquica de la Tierra contiene muchos elementos contrarios a la evolución, de los cuales está impregnada desde tiempos muy remotos. Cuando recibe las energías constructivas del Sol y del universo, se origina una fricción debido a la pureza y a la elevada vibración que poseen esas energías. La diferencia entre estas energías y los elementos contrarios a la evolución se manifiesta como conflictos, que a su vez se materializan como enfermedades. Por lo tanto, todos los seres que viven en la órbita material terrestre están sujetos a padecer enfermedades. Pero cuando buscamos comprender lo que es la enfermedad, nos damos cuenta de que ella es algo independiente de nosotros. Aunque forme parte del planeta en el que vivimos y afecte a nuestro cuerpo físico, al mental y al emocional, no alcanza a nuestro ser interior, ya que este no es de naturaleza material. Una de las tareas de la humanidad consiste en disminuir la tendencia a la enfermedad, que impregna todo lo material. Y la forma de trascender los niveles de consciencia en los que las dolencias se manifiestan, es concentrarse en los niveles más elevados, no materiales, que son inmunes a ellas. La humanidad en su conjunto no ha asumido su papel en la cadena evolutiva. En lo referente al servicio al planeta, el reino humano se encuentra atrasado con respecto a los demás reinos de la naturaleza. Por la belleza de las piedras preciosas, percibimos lo que el reino mineral ha realizado. Por la perfección de las flores, por la utilidad de las plantas y por su donación al nutrir a los demás reinos, vemos que el reino vegetal alcanzó un gran desarrollo interior. La humanidad, sin embargo, ha usufructuado, depredado, contaminado y servido muy poco al mundo en el que se encuentra. Todavía nos falta tomar consciencia de lo que vinimos a hacer en la Tierra. ¿Habremos venido sólo para realizar obras materiales o para mantenernos prisioneros de emociones y pensamientos? ¿Nos corresponde sólo ganar dinero, procrear, construir un buen destino individual o familiar, ignorando la situación precaria de nuestros semejantes? Concentrar la mente en el nivel intuitivo y en el espiritual nos exige reeducación. Durante épocas enteras nos habituaron a pensar sólo en enfermedades, a considerarlas nuestras rivales y a prevenirnos contra ellas. Adherimos a una especie de propaganda que sostiene las industrias de medicamentos y los sistemas de cura paliativos. Si contactamos niveles superiores de consciencia, niveles que están más allá de la mente, facilitamos la armonización de la voluntad humana con la voluntad espiritual. Para ello, uno de los primeros pasos es preguntarnos internamente: ¿Cuál es la voluntad superior? ¿Cuál es mi verdadera vida? Las condiciones de la existencia material se vuelven cada vez más desequilibradas y eso nos impulsa aun más a procurar el verdadero camino, la realización de la voluntad espiritual. Tenemos un trabajo evolutivo que hacer, nos aguarda un amplio servicio al prójimo y al planeta donde habitamos. Cuando el agua sacia nuestra sed; cuando una planta nos da oxígeno, belleza y calma, ¿cómo lo retribuimos? Cuando convivimos con un animal que espera todo de nosotros, ¿qué respuesta le damos?¿Y qué decir de nuestra indiferencia para con los hermanos de nuestra propia especie, que aún viven en condiciones infrahumanas delante de nosotros?

¿Por dónde comenzar la cura? ¿No será por nosotros mismos?

“¡Cuántas personas se aferran desesperadamente a su existencia
terrenal! Ignoran que su vida no se acabará con lo que se ha
convenido en llamar muerte, y para tratar de prolongar esta vida,
algunos son capaces incluso de cometer crímenes. El
espiritualista tiene otro concepto de las cosas. Ama la vida de
la que descubre cada día el sentido y la belleza, y al mismo
tiempo esta vida con las limitaciones, las obligaciones y los
sufrimientos que le impone, le parece a veces una carga. ¿Cómo
no aspirar a esta otra vida que presiente más real que su
existencia terrenal? Y porque sabe también que ha descendido a
la tierra para hacer un trabajo en ella, reparar sus errores del
pasado y perfeccionarse, acepta la situación pensando que cuando
haya terminado este trabajo, se irá a vivir libre por el
espacio.
Ésta es la verdad que los espiritualistas conocen, y por eso,
aún sabiendo que la verdadera vida está en otra parte, están
convencidos de que tienen algo que hacer en la tierra. Mientras
no hayan terminado el trabajo por el que han venido, todo lo
demás les es indiferente: no se preguntan si prefieren vivir o
morir, lo único que quieren es terminar su trabajo. Y desde el
momento en que éste ha terminado, se van en paz y gozosos.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Tierra Hueca e Intraterrenos

Publicado: 17 febrero, 2014 en ecologia, filosofia, noticias
Etiquetas:

Intraterreno 15

La Teoría de la Tierra Hueca es uno de los temas más controvertidos que existen, sin embargo se sabe que hay cada vez más personas interesadas en este fascinante e inquietante mundo, el mundo de los Intraterrenos. Muchísimos científicos de todo el planeta se están uniendo a esta fantástica Teoría, teoría que por otra parte, están siendo comprobada por ellos mismos mediante cálculos científicos y afirmando con bastantes posibilidades de su veracidad.
Este tema bien merece dedicarle varias entradas, dada la cantidad de información que existe, la complejidad del mismo y el interés suscitado en todas las personas de las que poco a poco van abriendo su mente y despertando su conciencia, interesándose cada vez más en la realidad de nuestra existencia.

La mejor crónica de un viaje a la Tierra Hueca la hizo el Contralmirante Richard E. Byrd de EE.UU. Su apasionante descubrimiento fue censurado y silenciado inmediatamente por “los de siempre.” La ‘Sociedad de la Tierra Hueca’ en Australia ha logrado conservar los registros de Byrd que ahora se transcriben.


Nunca deja de sorprenderme que las cosas que nos enseñan como hecho se puedan probar más tarde que son falsas, pero algunos de nosotros permanecemos bloqueados dentro del pensamiento establecido. La mayoría de nosotros aceptamos como verdad lo que nos enseñan, porque todo el mundo lo cree. Si usted va contra la corriente principal, podría ser etiquetado a menudo con diversas palabras. Por ejemplo, si usted va contra el orden religioso establecido, entonces se le clasifica de pagano o apóstata; el orden científico, un herético; dude del orden político, entonces se le etiquetará probablemente como de la derecha radical neonazi o fascista. Nuestra sociedad tiene una etiqueta para todo el que no es un conformista.

La ciencia nos dice que están los puntos, del norte y del sur, que marcan exactamente donde las líneas de la longitud se cruzan. A pesar de todo ninguna expedición ha tenido éxito nunca para llegar a tal punto. Estudiando muestras de perforación profunda sabemos que la Tierra es sólida a una cierta profundidad. También sabemos que aumenta la temperatura dentro de la Tierra cuanto más profundamente perforamos, por lo menos hasta el punto que hemos explorado; y por lo tanto asumimos así que la Tierra debe ser sólida en dirección al núcleo. Esto se debe a medidas inexactas y una asunción.


La comprensión actual de la formación del planeta se forma a través de las líneas de pensamiento de la ‘Tierra sólida’. Según Cate Malone, autor del artículo ‘La Tierra Hueca’, los astrónomos y los físicos creen que los gases se condensan gradualmente en una espiral que da vueltas, hasta que la fuerza de la gravedad, (otro fenómeno inexplicado) tira de ellos en forma sólida. Hay, sin embargo otras posibilidades. Un estudio simple de la fuerza centrífuga podría diseñar una Tierra completamente nueva para nosotros. La ciencia acepta el hecho de que la Tierra da vueltas sobre su eje como una peonza.


Malone
afirma en su artículo lo siguiente: la fuerza centrífuga hace que la Tierra se achate levemente en el ecuador y se aplane en los polos. Para visualizar cómo podría parecer la formación de un planeta, piense en una lavadora automática en el ciclo de centrifugado. La ropa (gases, líquidos y partículas) se lanza hacia fuera contra los lados de la máquina (gravedad). La porción del centro permanece despejada. El hueco del centro está firme. Del mismo modo que la Tierra nunca ha dejado de dar vueltas, así esta lavadora nunca sale de su ciclo de centrifugado. Si la máquina continúa dando vueltas, ¿el agua y la ropa comienzan a agruparse en el centro, o girarán sin fin alrededor del centro hueco?


Las leyendas de seres procedentes del interior de la Tierra están todavía en el folklore de muchas naciones tales como las que hablan de extensas tierras paradisíacas al norte encontradas a través del folklore de Escandinavia, de los cuentos populares rusos y de las leyendas los esquimales que reconocen la existencia de duendes, gnomos, troles y gigantes; lo cual hace que la idea de la Tierra hueca no sea nueva.

En 1.909, los guías esquimales del Almirante Peary creían que estaba en una expedición para encontrar a la ‘gran gente’ del norte, de la cual ellos eran descendientes. Los registros de los primeros exploradores del Ártico y de la Antártica están llenos de anomalías. Los exploradores del Ártico del siglo XIX se referían a un gran mar de agua dulce y a temperaturas cálidas en el norte, más allá de lo que ellos exploraron. También informaron que había nubes de polvo, extensas áreas de nieve manchadas con polen, pájaros y animales que emigraban al norte para el invierno, vegetación y mamíferos, tales como el gigantesco mamut supuestamente extinguido encontrado congelado en los icebergs. Incluso los icebergs son anormales cuando están hechos de agua dulce, y vienen de una tierra en donde ocurren menos de cinco centímetros de precipitación y muy poca nieve cae cada año.


Los descubrimientos del Doctor Frederick Cook y del Contraalmirante Peary en 1908 y 1909, respectivamente, fueron igualmente poco convincentes. Ni siquiera se pudo probar que cualquier hombre alcanzó el Polo Norte. Como el Doctor Raymond Bemard precisa en su libro ‘La Tierra Hueca’, tal descubrimiento es verdaderamente imposible:


“Es bien conocido que los polos magnéticos del norte y del sur no coinciden con los polos geográficos como deberían… si la Tierra fuera una esfera sólida con dos polos en el extremo de su eje, al ser un imán, sus polos magnéticos coincidirían con sus polos geográficos. El hecho de que no lo hagan es inexplicable en base a la teoría de que es una esfera ‘sólida’. La explicación llega a estar clara cuando asumimos la existencia de aberturas polares, con los polos magnéticos a lo largo del borde circular de estas aberturas, en lugar de en un punto fijo.”

Según Bemard la razón por la cual nadie ha encontrado los polos del norte o del sur es simple: “Los polos magnéticos y geográficos no coinciden… porque mientras que un polo magnético se halla a lo largo del borde de la abertura polar, los polos geográficos se hallan en su centro, en medio del aire y no en tierra sólida.”

La Mejor Crónica Moderna


La mejor crónica moderna sobre exploración y penetración en tierras más allá de los polos magnéticos la hizo el Contralmirante Richard E. Byrd de la Marina de EE.UU. en 1.947 y 1.956. Al igual que ocurrió con todas las exploraciones anteriores, la del Almirante Byrd fue envuelta en el misterio igualmente. La crónica comienza con los contactos por radio durante su vuelo de 1.947 más allá del norte magnético y sobre el Polo Norte, la larga marca después del mítico punto de tierra en la cima del mundo. Durante la exploración de la Antártica el 13 de enero de 1.956 diversos avisos de radio indicaban, “El 13 de enero miembros de la expedición de EE.UU. lograron un vuelo de 2.700 millas (4.320 kilómetros) desde la base de Mcmurdo Sound, que está a 400 millas (640 kilómetros) al oeste del Polo Sur, y penetraron una tierra existente de 2.300 millas (3.680 kilómetros) más allá del Polo.”


El 13 de marzo de 1.956 se cita a Byrd diciendo “la actual expedición abrió una nueva tierra extensa”. Mucha gente recuerda todavía las emocionantes declaraciones en la prensa después de las expediciones de Byrd. Anunciado como el explorador más grande del mundo, la mención de Byrd de nuevas tierras creó un gran interés.


Luego tales declaraciones se desvanecieron tan rápidamente como golpearon el aire. Los comentaristas de radio no hablaron ya de su descubrimiento, los noticiarios ya no mostraron imágenes de la expedición de Byrd y el asunto desapareció pronto del ojo público. ¿Por que sucedió esto? ¿Descubrió Byrd realmente una tierra nueva que podría influenciar igual una lógica y diferente comprensión física de la creación de nuestro planeta?


La interpretación del registro y del diario del vuelo del Almirante Byrd fue transcrita de una cinta de sonido. Esta copia del registro se obtuvo de la ‘Sociedad de la Tierra Hueca’ en Australia. Se cree que es auténtica. Sin el registro original a mano, el lector tendrá que decidir por sí mismo la autenticidad del material.

NOTA de Autor de este Blog: Cuando en el párrafo anterior se mencionan las palabras “orden político” se quiere expresar desde este blog a cualquieras de las formas políticas democráticas, en NINGÚN momento se pretende hacer mención a cualquiera de las posibles formas de dictaduras.

LA RESPIRACION DE LA TIERRA

Publicado: 2 febrero, 2014 en ecologia, noticias
Etiquetas:
 El ciclo anual de las estaciones hace crecer y decrecer la vegetación a lo ancho y largo del globo.
El pulso anual del hielo y la vegetación.
 
 
 
 
 
The Earth breathes, and it is beautiful
 
 
 
 
The Earth breathes, and it is beautiful
 
 
 
 
The Earth breathes, and it is beautiful
 
 
 
 
 
 
Detalles y comentarios (inglés) en:
 
 

 

“«Sentimos que necesitamos ser guiados, dicen algunas personas,
¡pero hay tanta gente que trata de hacerse pasar por Maestros
espirituales y que no son más que charlatanes,
desequilibrados!» Es verdad, pero si tenéis miedo de
extraviaros, de ser estafados por un guía vivo, nadie os impide
que os dirijáis a aquéllos que ya abandonaron la tierra hace
mucho tiempo. Las obras de todos los Iniciados y los grandes
Maestros de la humanidad están a vuestra disposición, los
estantes de las bibliotecas están llenos de ellas y bajo
diferentes formas enseñan las mismas verdades. Así pues,
esforzaos en sintonizar vuestros pensamientos y vuestros
sentimientos con los suyos: ninguna fuerza natural o sobrenatural
podrá impediros el encuentro.
Nadie os reprochará que no hayáis recorrido el mundo en busca
de un Maestro vivo. Pero nada podrá justificaros si os
estancáis en la mediocridad y en el error con el pretexto de que
nunca habéis encontrado a alguien capaz de guiaros. Cuando somos
sinceros, cuando buscamos realmente la luz, la encontramos. El
Cielo nunca ha dejado extraviar a aquél que busca sinceramente
progresar.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov
26535_1267428729713_1349659819_30568042_8253174_n
El tiempo evoluciona, y llega un punto en que se renueva otra vez. Hay primero un periodo de purificación, luego viene el periodo de renovación. Estamos ya muy cerca de ese momento ahora.
A nosotros nos fue dicho que veríamos a América llegar y marcharse. Y en cierto modo América está muriendo, desde dentro. Porque olvidaron las instrucciones de cómo vivir en La Tierra.
Todo está llegando a un momento en que la profecía y la incapacidad del hombre de vivir sobre La Tierra de forma espiritual se encontrarán en una encrucijada de grandes problemas. Es una creencia de los Hopi, que si no estás espiritualmente conectado con la Tierra, y no comprendes la realidad espiritual de cómo vivir en La Tierra, es probable que no sobrevivas.
Cuando llegó Cristóbal Colón, empezó lo que nosotros llamamos la I Guerra Mundial. Esa fue la verdadera I Guerra Mundial, cuando llegó Colón. Porque con él vino todo el mundo desde Europa.
Al final de la II Guerra Mundial, en América quedábamos sólo 800,000 de 60 millones, a 800,000. Casi fuimos exterminados aquí en América.
Todo es espiritual. Todo tiene un espíritu. Todo fue puesto aquí por un creador, El Creador. Alguna gente le llama Dios, alguna gente le llama Buddha, alguna gente le llama Allah, otra gente le llama de otras formas. Nosotros le llamamos Konkachila, Abuelo.
Más del 95% de nuestro cuerpo es agua. Para tener una buena salud debes beber agua buena. Cuando los europeos llegaron aquí, Colón, podíamos beber de cualquier río. Si los europeos hubieran vivido a la manera de los indios cuando vinieron, todavía estaríamos bebiendo nuestra agua, porque el agua es sagrada. El aire es sagrado. Nuestro ADN está hecho del mismo que el ADN del árbol. El árbol respira lo que nosotros exhalamos. Cuando el árbol exhala, nosotros necesitamos lo que el árbol exhala.
Todos somos de La Tierra. Y cuando la Tierra, el agua, la atmósfera, es corrompida, creará su propia reacción. La Madre está reaccionando. En la profecía Hopi se dice que las tormentas e inundaciones se harán más intensas. Para mí no es negativo saber que habrá grandes cambios. No es negativo. Es la Evolución. Si lo miras como Evolución, ha llegado la hora. Nada permanece igual. Debes aprender a plantar algo. Esa es la primera conexión. Debes tratar todas las cosas como Espíritu. Darte cuenta de que somos una sola familia.
Nunca es “El Fin”. Es como la vida, no hay un Fin de la vida…
Abuelo Floyd Red Crow Weterman