Posts etiquetados ‘Khyentse Norbu’

PELICULA BUDISTA ONLINE

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

http://www.webislam.com/videos/58655-la_copa.html

La Copa:

 

 

 

 

La Copa: goles, humor y budismo en el Tíbet libre

Detalle del cartel de la película

 

Se llama “pequeño Tíbet” a la franja montañosa que constituye la frontera entre India y la Región Autónoma de Tíbet, bajo ocupación china desde 1959. Después de que el Ejército maoísta invadiera Tíbet y asesinara a más de un millón de personas, decenas de miles de desplazados cruzaron el Himalaya hasta Nepal, Bhután y el norte de India, donde reconstruyeron sus vidas y sus tradiciones, esperando el día de su regreso.
Uno de ellos, el abad del monasterio de Chokling, sueña con volver a Lhasa y medita cómo enseñar la cultura tradicional tibetana a los niños y jóvenes que siguen cruzando la frontera hacia los monasterios en el exilio, trayendo con ellos la influencia de la China moderna, la televisión, los vídeojuegos, y el deporte. Entre ellos está Orgyen, un golfo de 14 años con una sola ilusión en la vida: ver a Francia ganar la Final del Mundial de Fútbol 98.
Así comienza La Copa, el primer largometraje del realizador bhutanés Khyentse Norbu, que compagina su magisterio como lama con la realización televisiva y los cortometrajes. Norbu forma parte de la primera generación de tibetanos del exilio no nacidos en Tíbet, sino en un país de acogida, aunque ha recibido una educación tradicional.
“Dos naciones combatiendo por un balón”

La historia en que se basa La Copa, cómo unos hinchas tibetanos se las ingenian para ver las finales de la Copa del Mundo del Fútbol, ocurrió realmente en el monasterio de Chokling. Para el anciano abad, los Mundiales son poco más que “un combate entre dos países por una pelota”.
Pero, para Orgyen y sus compañeros, se trata del acontecimiento del año, por el cual están dispuestos a negociar sus vacaciones, escaparse por la noche o invertir todos sus ahorros con tal encontrar una tele y ver el partido. El revuelo que organizan en el monasterio es muy similar al que se organizó realmente en Chokling durante el rodaje, con la toda la actividad religiosa detenida, o volcada por completo a procurar buenos augurios para la película.
Porque el proyecto de La Copa, desde el guión hasta el estreno mundial de la película, más de dos años después, es un reflejo de la coyuntura a la que el pueblo tibetano se enfrenta hoy. A su lucha de 30 años por la independencia se une el conflicto interior de adaptar unas tradiciones milenarias a los nuevos tiempos de un modo artificial y abrupto, a causa, quizá, de la propia represión infligida por el gobierno de Pekín.De hecho, los productores australianos implicados en el proyecto se comprometieron a seguir los códigos locales, y aplicaron las indicaciones del oráculo budista para elaborar el calendario de producción. El resultado podría calificarse de milagroso: dos meses escasos de rodaje en las montañas, con actores no profesionales elegidos entre la propia comunidad de Chokling, y ni una sola complicación.

Norbu, fascinado por el cine desde que colaborara en El pequeño Buda de Bertolucci, era consciente de todas estas contradicciones en su propia vida. En La Copa decidió llevarlas a la pantalla y, a la manera que enseñan los lamas, reírse de ellas. El lama está convencido de la mutua influencia benéfica entre budismo y cine: “el cine tiene el poder de enseñarnos quiénes somos realmente”.
Quizá sea este uno de los puntos más complicados de la cinta, que, aunque toca la profunda espiritualidad budista con gran sentido del humor, no repara en las contradicciones que pueda encontrar el espectador que no esté familiarizado con ella. Sorprenderá ver, por ejemplo, tal cantidad de niños y jóvenes, y tan pocos hombres mayores, en el monasterio, cuando en el budismo éstos se entienden más como escuelas que como el lugar de retiro cristiano.
Lo mismo ocurre con el conflicto cultural entre los niños nacidos en India y los refugiados que huyen del Tíbet ocupado, reflejado en la película en la relación de Orgyen, criado en India, y Nyma, un niño enviado por su madre al exilio. El muchacho que encarna a Orgyen, Jamyang Lodro, aplicó al personaje su propia experiencia como niño nacido en el exilio. Hijo de un Lama de reconocido prestigio (que interpreta al severo tutor de los chicos), negoció con su padre y el realizador unas vacaciones en Eurodisney para protagonizar la película. Ahora, Jamyang continúa estudiando en Chokling. Sigue jugando al fútbol mientras China continúa sembrando arroz en las montañas de Tíbet