Posts etiquetados ‘amor incondicional’

el-principito-begoa-fdez-corbaln

“Quizás el amor sea el proceso
 que me permita llevarte suavemente
de regreso a ti mismo.

Anuncios

AMOR

Publicado: 9 febrero, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

animales+schopenhauer

Thich Nhat Hanh

Publicado: 27 septiembre, 2014 en filosofia
Etiquetas:, ,
No amas porque esa persona pertenece a su familia.
Usted no ama porque él es de la misma creencia religiosa como usted.
Usted no amas por ser tu hijo, ella es tu hija o tu esposa.
Te quiero porque esa persona tiene que ser amada.
Eso es todo.
Usted ama sin condiciones de ningún tipo.
Esto significa amor incondicional.
Amas el fin de llevar alivio a esa persona, para transformar el sufrimiento en esa persona,
para ofrecer alegría a él,
para ofrecer la felicidad a él,

porque él necesita eso.
Usted no pide nada a cambio. Thich Nhat Hanh January 19, 2002

Kabbalísticamente, ésta es una semana muy poderosa ya que es la semana cuando los 72 nombres de Dios fueron revelados a la humanidad. Para quienes son nuevos en Kabbalah, permítanme explicar que los 72 nombres son 72 combinaciones de letras hebreas que vienen en grupos de a tres. Cada combinación carga cierta energía que nos puede ayudar en nuestras vidas. Los kabbalistas meditan con estos nombres para así conectarse con la esencia divina de su interior y para que los ayude a cambiar y arrancar de raíz esos aspectos internos que son negativos, limitantes o egoístas. Para nosotros, estas combinaciones de letras nos ayudan a cambiar al nivel de semilla; al nivel de la conciencia.

Con todo lo que ahora está pasando en el mundo, el nombre que será especialmente poderoso para que nos enfoquemos juntos esta semana es Hei Hei Ayin, el nombre para el amor incondicional. En este momento, más que nunca, debemos recordar que todos contenemos chispas de la misma Luz y que estamos acá para el mismo propósito colectivo: revelar positividad en un mundo caótico. Éste es nuestro trabajo aquí en la tierra. Al meditar en este nombre, esta semana, podemos cortar a través de cualquier ilusión que nos puede estar bloqueando el lograr este propósito, y por lo tanto puede fortalecer el amor incondicional entre nosotros.

Una vez participé en una conferencia junto con la Dra. Jehan Sadat, la antigua Primera Dama del Egipto. Ella estaba hablando sobre sus puntos de vista y yo sobre los míos y, ¿sabes qué? encontramos que estábamos de acuerdo sobre ciertos puntos muy poderosos. Para mi, esta similitud de pensamiento fue lo más importante de nuestra discusión, especialmente si se tiene en cuenta lo fácil que es discrepar en nuestras vidas y en nuestras interacciones con los demás. Es mucho más difícil y, usualmente requiere de mayor esfuerzo, el poder encontrar puntos en común con aquellos que piensan, se ven, viven o rezan de manera diferente que nosotros.

Aunque es casi incomprensible, la verdad es que puede ser aún más difícil encontrar puntos en común en nuestras propias relaciones interpersonales. La razón para ello es que los seres humanos usualmente trabajan con agenda. Lo que debemos aprender es que cuando amamos a alguien y somos sus amigos o pareja, tenemos que ser capaces de dar amor sin agenda, inclusive cuando ellos tienen cambios en su humor o están heridos. Esto no significa que no podemos poner límites sanos o que debemos aguantar que alguien nos trate mal. Lo que sí significa es que debemos hacerles sentir a quienes están cerca de nosotros que ellos son parte nuestra, aún cuando no se sienten bien o actúan como niños en lugar de adultos. Recuerda, la única manera en que podemos recibir un regalo tal como es el amor incondicional es si podemos brindarlo nosotros.

Jimi Hendrix hizo popular la frase: “Cuando el poder del amor sobrepase el amor al poder, el mundo conocerá la paz”. ¿Puedes visualizar éste mundo lleno de amor incondicional? No me refiero al tipo de amor que es romántico –ese es maravilloso– sino al amor por toda la Creación, el amor por el mundo. Inclusive el amor que podemos sentir al mirar una flor y decir “yo nunca hubiera podido crearla, pero qué hermosa es”.

En realidad el amor es saber que cada cosa que vive, respira y crece –desde el más pequeño césped a cualquier ser humano– tiene un propósito.

Seguro, todos venimos de orígenes muy distintos. Pero el punto es que podemos crear unidad entre las diferentes personas del mundo, a pesar de nuestras diferencias, al tratarnos con dignidad humana. Que esta semana podamos todos estar más cerca de la unidad mediante el poder del amor incondicional, usando el Hei Hei Ayin, y a través de nuestro esfuerzo colectivo de hacer el trabajo espiritual.

3022417795_4db65921a2_z

Una de las enseñanzas del Tao Te Ching

Quienes quieran conocer la verdad del universo, deben practicar las cuatro virtudes cardinales:

La primera es la reverencia por toda vida; ésta se manifiesta como amor incondicional y respeto por uno mismo y por todos los demás seres.

La segunda es la sinceridad natural; ésta se manifiesta como honradez, simplicidad y lealtad.

La tercera es la mansedumbre; ésta se manifiesta como bondad, consideración por los demás y sensibilidad hacia la verdad espiritual.

La cuarta es actitud de ayuda, ésta se manifiesta como servicio a los demás sin expectativa de recompensa.

Las cuatro virtudes no constituyen un dogma externo, sino que forman parte de tu naturaleza original.

Cuando se practican, originan la sabiduría y evocan las cinco bendiciones: salud, riqueza, felicidad, longevidad y paz.

Hua Hu Ching, Lao Tse