Archivos de la categoría ‘meditación’

Ahora descubrirás cual es la filosofía de vida de Lao Tsé, lo que te llevará a vivir sin preocupaciones. Primero hay que comprender que la mente hace de cualquier cosa un problema, si no fuera así, la vida sería muy simple, la muerte sería muy simple, pero la mente te engaña con que cada momento es un problema y tiene que ser resuelto. Una vez que empiezas a creer que todo es un problema ya nada puede hacerse, porque éste primer paso es erróneo. La mente no puede aportarte ninguna solución, es el mecanismo que te aporta los problemas…….  Si sabes que hay un problema, por favor no metas tus narices en ello, siéntate y espera,  no dejes que tu mente se entrometa, dile a la mente que espere, aunque es muy difícil para la mente esperar,  porque es la encarnación de la impaciencia. Si le dices a la mente que espere, sucede la meditación. Si puedes persuadir a la mente que espere, estarás en oración, porque esperar, significa no pensar, significa sentarse en la orilla sin entrar en la corriente. ¿ qué puedes hacer? . Tu misma entrada en la corriente enturbiará más las aguas y crearás más problemas, por eso … espera…

Anuncios

RUMI …

Publicado: 16 agosto, 2017 en meditación, psicología
Etiquetas:

Cada planta y cada árbol en la pradera,
pareciera estar danzando…
más, para aquellos con ojos comunes,
sólo aparecen fijos y sin vida.
Observa cada maravilla en cada momento,
 que ocurre alrededor tuyo.
Siente el arte acompañándote,
y disfrútalo en silencio.

(Rumi)

Buenos días
Gree
“Existen personas dotadas de facultades mediúmnicas: captan en el invisible corrientes
de fuerzas, imágenes, mensajes. Muchos les envidian este don, sin sospechar los
riesgos que comporta si estas personas se contentan con transmitir lo que han recibido
sin preguntarse sobre el origen y la naturaleza de lo que han captado de esta manera.
¿Acaso son verídicas estas comunicaciones? ¿Vienen verdaderamente del mundo de la
luz? Éstas son preguntas que hay que plantearse.
Aquél que posee facultades mediúmnicas – y todos, más o menos, poseemos algunas
que podemos desarrollar – debe hacer un verdadero trabajo con el pensamiento: un
trabajo de lucidez y de purificación. Sólo así estas facultades, llamadas
extrasensoriales, serán útiles para él mismo y para los demás. Mientras tanto, no será
más que una especie de canal, de tubo que deja pasar indistintamente tanto el agua
limpia como el agua sucia. Pero el día en que se vuelva un médium consciente, será
como una rama de árbol que sabe transformar la savia que recibe para hacer aparecer
hojas, flores y frutos.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

image0011

“El que puede cambiar su mirada, puede cambiar su Camino”

A veces se asume que nuestros ancestros pertenecen al pasado y que su ausencia física es indicio de que están ausentes de nuestras vidas. Esta creencia es especialmente fuerte si nuestros antepasados fallecieron hace muchos años o antes de nuestro nacimiento. Esta suposición es una creencia, no una realidad energética.

La realidad energética es que nuestros ancestros están siempre presentes en todos los aspectos de nuestra vida. Están presentes en el código genético, en nuestra sangre, en los rasgos físicos de nuestro cuerpo, en la estructura emocional que tejemos durante nuestra existencia y en situaciones que continúan repitiéndose en la estructura familiar de la que formamos parte. Los ancestros están presentes, no solamente en las cosas negativas que hemos heredado, sino también en nuestros talentos y habilidades, las profesiones que elegimos, e incluso en los lugares que escogemos para vivir.
Los traumas que nuestros ancestros experimentaron, los deseos que no fueron capaces de satisfacer, las promesas que se hicieron y los patrones emocionales que desarrollaron, son heredados por todos los miembros de la familia como ciclos pendientes que buscan resoluciones creativas.

Ángel Álvarez

Chuang Tzu

Publicado: 3 junio, 2017 en filosofia, literatura, meditación
Aprende A Trascender Tu Ambición, Tus Deseos, Tu Codicia Y Vive En Armonía Con La Vida Por Siempre

XVI
Ordinario
Paraguas, luz, paisaje, cielo-
No hay lenguaje de lo sagrado.
Lo sagrado se halla en lo ordinario.

Nadie es capaz de describir lo espiritual sino comparándolo con cosas ordinarias. Una escritura describe el mundo divino como un “paraguas de protección.” Otro dice que dios es luz. El paraíso se supone que esté en el cielo, e incluso los ascetas que han rechazado el sexo usan imágenes eróticas para describir la iluminación. La gente tiene que recurrir a la metáfora para establecer lo divino.
Incluso se han inventado lenguajes esotéricos que desconciertan a los que son ajenos. Eso le parecen las palabras sagradas a los no iniciados. Después que uno aprende a leerlas, su mensaje comienza a ser asimilado. Ya no nos preocupamos acerca de las imágenes, porque hemos encontrado la verdad que las palabras estaban indicando.
Cuando compras algo que tiene instrucciones para armar, sigues las indicaciones, pero no veneras luego las instrucciones. El logro espiritual no es diferente. Una vez que lo has obtenido, las instrucciones se vuelven secundarias. La espiritualidad alcanzada no es diferente del partido de pelota que juegas, del trabajo que realizas, del auto que manejas, del amor que haces. Si siempre consideras al Tao como extraordinario, entonces permanece desconocido y fuera de ti mismo –un mito, una fantasía, una cantidad innombrable. Pero una vez que lo conoces, es tuyo y es parte de tu vida cotidiana.

Eckart Tolle

Publicado: 3 junio, 2017 en filosofia, meditación, psicología, Uncategorized
Etiquetas:

La Alegría de Ser
por Eckhart Tolle
http://www.eckharttolle.com/

Que no haya alegría, soltura o levedad en lo que haces, no necesariamente implica que debes cambiar lo que estás haciendo.  Puede bastar con cambiar el “cómo.”   El “cómo” siempre es más importante que el “qué.” Observa si puedes poner mucha más atención en lo que haces que en el resultado que quieres lograr con ello. Brinda tu atención más completa a lo que sea que el momento te presente.  Esto también implica que aceptas completamente lo que es, porque no puedes dar plena atención a algo y resistirte a ello al mismo tiempo.

Tan pronto como honras el momento presente, se disuelve toda infelicidad y toda lucha; la vida comienza a fluir con alegría y soltura.  Cuando actúas desde la conciencia del momento presente, lo que haces – sea lo que sea –  se impregna de una sensación de calidad, esmero y amor;  hasta la acción más simple.

De modo que no te preocupes por el fruto de tu acción – sólo presta atención a la acción misma.  El fruto llegará por su cuenta.  Esta es una práctica espiritual poderosa. 

En el Bhagavad Gita, una de las enseñanzas más antiguas y más bellas que existen, el desapego por el fruto de tu acción se llama Karma Yoga.  Se lo describe como el sendero de la acción consagrada.

Cuando cesa la lucha compulsiva por escapar del Ahora, la alegría de Ser fluye en cada cosa que haces. En el momento en que tu atención se vuelve hacia el Ahora, sientes una presencia, una quietud, una paz.  Ya no dependes del futuro para tu plenitud y tu satisfacción – ya no esperas de él tu salvación.  Por tanto, ya no te apegas a los resultados. Ni el fracaso ni el éxito tienen poder para cambiar tu estado interior de Ser.  Has encontrado la vida por debajo de tu situación de vida.

En ausencia del tiempo psicológico, tu sentido del yo se deriva del Ser, no de tu pasado personal.  Por lo tanto, ya no persiste la necesidad psicológica de transformarte en algo distinto de quien ya eres.  En el mundo, al nivel de tu situación de vida, puede que te vuelvas rico, experto, exitoso, libre de esto o de aquello, pero en la dimensión más profunda del Ser estás completo e íntegro ahora.

Excerpted from Eckhart Tolle’s The Power of Now, pages 67-68

© copyright 2008-2014. Eckhart Tolle . All rights reserved. http://www.eckharttolle.com/

Thich Nhat Hanh

Publicado: 29 mayo, 2017 en meditación, Uncategorized
Etiquetas:

image0013

XV
Tiempo
El río, curso de olas,
Corriente ininterrumpida
El nacimiento, el canal, la desembocadura.
¿Pueden ser divididos?
Cada día, todos enfrentamos un problema peculiar. Debemos validar nuestro pasado, enfrentar nuestro presente, planear para el futuro.
Quienes creen que la vida era mejor en los “viejos tiempos” son a veces ciegos a la realidad del presente; quienes viven sólo para el presente con frecuencia tienen poca consideración por los precedentes o las consecuencias; y quienes viven sólo para alguna recompensa diferida muchas veces se presionan a si mismos con demasiada negación. Pensar en el pasado, el presente y el futuro es una técnica conceptual útil, pero en última instancia deben ser adecuadamente balanceados y unidos.
Debemos entender cómo nos afecta el pasado, deberíamos mantener el presente lleno de experiencias ricas y satisfactorias, y deberíamos dedicar algo de energía cada día a construir para el futuro. Tal como del río se puede decir que tiene partes que no pueden ser claramente divididas, así también deberíamos considerar integramente nuestro tiempo al decidir cómo vivir.

XIV
Posicionamiento
La garza se para en el estuario azul,
Solitaria, blanca, inmóvil por horas.
Un pez! Veloz flecha avícola: La presa capturada.

La gente siempre pregunta cómo seguir el Tao. Es tan fácil y natural como la garza parada en el agua. El ave se mueve cuando debe; no se mueve cuando la quietud es lo apropiado.
El secreto de su serenidad es un tipo de vigilancia, un estado contemplativo. La garza no está en mero atontamiento o dormida. Conoce una quietud lúcida. Se para inmóvil en la corriente del agua. Imperturbable, mira fijamente y está consciente. Cuando el Tao le trae algo que necesita, aprovecha la oportunidad sin vacilar o deliberar. Luego vuelve a su inactividad sin perturbarse a sí misma o a sus alrededores. De no haber encontrado la posición correcta en la corriente de agua y permanecido paciente, no habría tenido éxito.
Las acciones en la vida pueden ser reducidas a dos factores: posicionamiento y oportunidad. Si no estamos en el lugar correcto en el momento correcto, es imposible aprovechar lo que la vida tiene para ofrecernos. Casi todo es apropiado si la acción está en concordancia con el momento y el lugar. Pero debemos ser vigilantes y estar preparados. Incluso si el momento y lugar son correctos, igual podemos perder nuestra posibilidad si no nos damos cuenta de la oportunidad, o si actuamos inadecuadamente, o si nos obstaculizamos a nosotros mismos con dudas y reconsideraciones. Cuando la vida presenta una oportunidad, debemos estar listos para aprovecharla sin vacilación o inhibición. La posición es inútil sin conciencia. Si tenemos ambos, no cometemos errores.