Archivos de la categoría ‘libro’

thumbnail

Sólo cambiar tu foco de atención y sacarlo de lo que no tienes para ponerlo en lo que sí tienes. No esperes más resultados. Basta de lucha, basta de esfuerzo. Sigue moviéndote para lograr tus objetivos, pero no para alcanzar un estado. No para ser feliz. Disfruta el presente. No importa cómo, solo disfruta. Proponte disfrutar en todo momento, sea como fuere. Cuídate solamente de no hacerte daño ni hacer daño a los demás.

 

Sabe que lo más maravilloso que tienes y que jamás puedes perder es a ti mismo. Si no te sientes maravilloso es simplemente porque te han hecho sentir que no lo eres. Nadie ha reconocido cuando eras niño o niña tu grandiosidad. Te han convencido de que eres algo que en realidad no eres: un ser imperfecto. Te han engañado toda tu vida. A ti y a todos los que conoces.

 

Eres ahora lo que estas buscando y además eres el que lo busca. No esperes la salvación en el futuro, pues este solo está en la mente. No es real. Ese es el engaño. No creas que tienen que pasar ciertas cosas. La realidad es que no necesitas nada. Solo debes darte cuenta de este mecanismo inconsciente del ego que te produce sufrimiento de miles de formas haciéndote creer que la felicidad tiene requisitos. Que es algo a alcanzar. Si tú quieres, si realmente lo ves, puedes ser feliz en este instante. Esto no es una teoría o la frase de un libro de autoayuda, hablo por mi propia experiencia.

 

 

Luego, desde ese estado de amor, alegría, gratificación, paz, y dicha, todo lo que estuviste buscando desde hace tanto tiempo vendrá naturalmente. Por eso Jesús dijo: BUSCAD PRIMERO EL REINO DE DIOS Y TODO LO DEMAS OS SERA DADO POR AÑADIDURA.

 

Deja de buscar. Ríndete. Esto no significa abandonarte, significa dejar de esperar resultados. Se te pasa la vida buscando y buscando. Ya es suficiente. ¿Cuánto más esperar?  Mírate, y ve lo maravilloso que eres. Sabe que todo lo negativo que hay en ti no son más que condicionamientos grabados en el cerebro. Sea cual fuere el error que hayas cometido en el pasado, o que sigas cometiendo en el presente, no te pertenece. No es tuyo. Son tan solo programas. No tienen esencia. ¿Vas a seguir sufriendo y preocupándote por un maldito programa aprendido?. Es ridículo. Atrás estás tú; la luz y el amor puro. No dudes de esto. Ten la certeza de que todo es mentira, por mas que parezca tan real.

 

La sociedad entera está dormida. Todos. No les creas. Se olvidaron de lo que realmente importa. No uno, ni cien, mil, o un millón. Sino TODOS. Salvo un ínfimo grupo de personas, de los cuales probablemente jamás hayas conocido a ninguno de ellos. Por eso, ten fe de que esta es la verdad. Préndete con todas tus fuerzas a este conocimiento. TODO ES LUZ Y AMOR, SÓLO DEBES PROFUNDIZAR EN TI, SALIR DE LA MENTE, DEJAR DE PENSAR, Y LO COMPROBARÁS POR TU PROPIA EXPERIENCIA. Eso se llama meditación y no hay otro camino. Así lo lograron todos los maestros que pisaron la Tierra.

 

Simplemente porque ni Dios, ni el amor, ni la felicidad están en la mente. Dedícate a permanecer más tiempo contigo mismo en silencio y deja todo los demás en segundo plano. Inclusive a tu familia. Les serás mucho más útil cuando seas tú mismo. Créeme que no hay cosa más importante en la vida. No hay empresa más digna. Cuando te desapegues de lo exterior, comprendas que el mundo está vacío, que es incapaz de hacerte feliz, y no hagas otra cosa que mirar hacia dentro sintiendo tu propia presencia, todo lo que deseas y buscas vendrá fácilmente. No te esfuerces. Si hay un esfuerzo que tienes que hacer en toda tu vida es obligarte a permanecer por largos periodos a solas y en silencio contigo mismo. De ahí nacerá un nuevo ser, mucho más parecido a Dios. Y todos querrán estar contigo. Serás la Luz que el mundo necesita.

Por Lic. Fernan Makaroff

Quienes no conozcan la fascinante historia del “Profeta durmiente” norteamericano, 
Edgar Cayce (1877-1945), la pueden revisar aquí.
Saludos.
Archivo:Cayce 1910.jpg
Edgar Cayce en 1910 (Wikipedia)
Cayce en sus últimos años.

Wu-Men

Publicado: 3 agosto, 2018 en acontecimiento, educación, filosofia, información, libro, psicología
Etiquetas:

 

“Cada momento es la eternidad;
Cuando tu ves a través de este único momento,
Tú ves a través del único que ve”
4F3

image0051

La novela japonesa que deslumbró a Kenzaburo Oé (Premio Nobel de Literatura) y     arrasa en ventas en Francia y Estados Unidos.Una casa y un jardín tocados por la gracia de una belleza de otro tiempo. Una pareja que se refugia en su nueva vida lejos de la agitación de Tokio.  Un gato enigmático entregado a la exploración que decide adoptarles como dueños y se convierte en el centro de una intriga con tintes policiacos y filosóficos.

El gato que venía del cielo refleja la belleza no siempre evidente de la vida cotidiana en Japón, con su ritmo pausado y la viva presencia de la naturaleza que determina el estado de ánimo. Con precisión y lirismo, Hiraide nos muestra el tumulto de un cambio de era y los valores inmutables de una sensibilidad ancestral, mientras plantea sutilmente los grandes interrogantes sobre los que se asientan nuestras vidas.

image0062Takashi Hiraide nació en la localidad de Moji, Kitakyushu, en 1950. Después de trabajar durante nueve años como redactor para una editorial de Tokio, decidió consagrarse a la escritura.

Entre sus obras se cuentan una biografía del poeta Irako Seihaku, un libro de viajes que rastrea los pasos de Kafka, Celan y Walter Benjamin en Berlín, una compilación de cartas inclasificable y el libro de poemas Kurumi no sen’i no tameni (Para el espíritu luchador de las nueces).

Es profesor de Ciencia del Arte y Poética en la Universidad de Tama y miembro fundador del Instituto de Antropología del Arte en Tokio.

Su primera novela, El gato que venía del cielo, traducida al inglés y al francés con gran éxito, ganó en 2002 el Premio Kiyama Shohei.

2571c086cd8d13f4fceda7fb115c89caSi te das cuenta de que te estas metiendo en un problema,
cuidado:
corre, baila, pega saltos,
pero no caigas en el problema.
Haz algo inmediatamente para que la energia que estaba creando esos problemas
 se deshaga, se deshiele,
vuelva al cosmos.
Si las personas pudieran bailar un poco mas,
cantar un poco mas,
enloquecer un poco mas,
su energia fluiria mas facilmente
y sus problemas desaparecerian poco a poco.

Alegría, Osho

clip_image001

“Las relaciones más saludables no son necesariamente las que se ven ‘más felices’ a simple vista. No son necesariamente en las que se ven dos personas siempre tomadas de la mano, riendo, bailando y cantando rodeados de mariposas, en donde nunca pasa ‘nada malo’ y donde la vida luce perfecta. La perfección externa puede ocultar fácilmente una devastación interna, desconexión y una discreta y silenciosa desesperación por ser libre, o por lo menos por estar solo.

 Las relaciones más sanas son las honestas, esas que no siempre parecen ‘felices’ o ‘sin preocupaciones’ desde fuera. Esas que podrían no encajar en la imagen de lo que ‘debería’ ser o aparentar una relación. En donde dos personas dicen la verdad de hoy y continuamente dejan ir sus ideas preconcebidas acerca del otro. En donde la relación es siempre renovada en el horno de la honestidad. En donde podría haber rupturas, falsas interpretaciones, incluso intensos sentimientos de duda y desconexión, PERO ¡en donde hay una disposición mutua para enfrentar ese aparente desorden!

 Mirar – con ojos bien abiertos – la presente ruptura, y no huir o aferrarse al pasado. Sentarse juntos en medio de todos esos sueños y expectativas en común desmoronándose, y trabajar para encontrar un espacio de reconexión, aquí, ahora, hoy. En donde la relación pueda verse como el yoga más elevado – como una aventura constante de profundización y redescubrimiento mutuo, un reconocimiento constante y no como un futuro destino, ni como una conclusión fija, ni un punto de llegada o una conveniente historia para contar a los demás en una conversación.

 Como dice Eckhart Tolle, las relaciones no son para hacernos felices (porque la verdadera felicidad reside dentro de cada uno de nosotros),  ellas están aquí para hacernos profundamente conscientes.”

Jeff Foster

DEL TALLER DE LAS DIOSAS

nop
No
No es no, y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No, se dice de una sola manera. 
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto. 
No. 
Se dice una sola vez, 
No. 
Con la misma entonación, 
No. 
Como un disco rayado, 
No. 
Un No que necesita de una larga caminata o 
una reflexión en el jardín no es No. 
Un No que necesita de explicaciones y justificaciones, 
no es No. 
No, tiene la brevedad de un segundo. 
Es un No, para el otro porque ya lo fue para uno mismo. 
No es No, aquí y muy lejos de aquí. 
No, no me deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, 
ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo 
se pongan patas arriba. 
No, es el último acto de dignidad. 
No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes. 
No, no se dice por carta, ni se dice con silencios, 
ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, 
ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos; 
ni con pena y menos aún con satisfacción. 
No es No, porque no. 
Cuando el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará 
naturalmente de los labios. 
La voz del No, no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna. 
Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección del futuro. 
Y sólo quien sabe decir No puede decir Sí.
junio 25th, 2010|

Si solamente hubiera…
desdeñado futuras grandezas
y mirado las plantas y los edificios
y tomado contacto con aquellos que me rodeaban.

Si hubiera olido el aire
e ignorado los formulismos y obligaciones rígidas
y escuchado el rumor de la lluvia sobre el tejado
estrechando a mi mujer entre mis brazos.
…Tal vez no es demasiado tarde.

Ella podría morir esta noche.
Pero hemos estado juntos cuatro años.
¡Cuatro años!.

Si no la tuviera un nuevo día
no podría sentir que es injusto.
Ni siquiera la merezco un minuto.
Dios lo sabe.

Yo mismo podría morir esta noche.

Lo que debo hacer es morir ahora.
Aceptar la justicia de la muerte.
Y la injusticia de la vida.

Mi vida ha sido buena.
Más larga y mejor que la de muchos.
Tony, mi gran amigo murió a los veinte.
Yo he tenido treinta y dos años.
No podría pedir un día más.

¿Hice algo para merecer el nacimiento?
Fue un presente. Yo soy. Este es un milagro.
No he tenido derecho a un solo minuto.
A algunos les es concedida sólo una hora.
Yo he tenido treinta y dos años.

Pocos pueden escoger el momento de su muerte.
Yo elijo aceptar la muerte ahora.
Desde hoy renuncio a mi derecho a vivir.
Renuncio también a mi derecho
sobre la vida de mi mujer.

Está amaneciendo.
Me ha sido dado un nuevo día.
Otro día para oír,
y leer, y oler, y caminar.
Un nuevo día para el amor, para la gloria.
Estoy viendo un nuevo día.

Pienso en aquellos que no lo están.

Hoy día deseo hacer las cosas
poniendo mi ser en ello.
No quiero permanecer ajeno a mi quehacer
tratando de convencerme de algo que no soy.
Rehúso hacer cosas por mis semejantes
sólo para que éstos opinen bien de mí.

No me interesa trabajar por el dinero.
Quisiera trabajar por amor a mi trabajo.

No deseo vivir para cumplir un objetivo.
Sólo quiero vivir…

Mi oración es: yo seré lo que he de ser
y haré lo que he de hacer.
Todo lo que deseo y necesito hacer
es ser fiel a mi propio ritmo.
Sólo ambiciono hacer lo que hago
sin tratar de hacer lo que no hago.
Tan solo hacer lo que hago.
Ser lo que he de ser.
En paz conmigo mismo.

Seré lo que he de ser. Pero ahora soy lo que soy.
Hoy trabajaré escuchando el ritmo de mi ser.
Desoyendo las voces del “deberías”.
Trabajaré en armonía con mi ritmo.
Permaneceré fiel a mi mismo.

Dios reveló su nombre a Moisés
diciendo: “YO SOY EL QUE SOY”.

Creo que la ansiedad que circula en mi vida
nace de un desequilibrio entre lo que soy y lo que «debería ser».
Mi ansiedad no se origina en una visión del futuro,
sino en el deseo de sujetarlo a mi voluntad.

Comienza cuando en mi mente surge solapado
el deseo de llegar a ser alguien.
Entre mi voluntad de controlar el futuro
y el reconocimiento de mi impotencia
se genera esa tensión.

Cuando decido “seré lo que he de ser”
y pienso que tal vez no alcance las expectativas
que tengo de mí mismo, brota la ansiedad.

Mi temor a la muerte es mayor
cuando estoy a punto de lograr
lo que los demás esperan de mí;
entonces la muerte amenaza con
el tránsito a ese ser que aún no soy.

No siempre se puede alcanzar la meta-
el logro y la meta se excluyen mutuamente.
La expresión “efecto duradero” es contradictoria.

Yo no tengo significado en el futuro.
Nada será mañana lo que fue hoy.
Nada puede tener significado para siempre.
El significado cambia según las circunstancias.
Mi significación se afinca en el presente.
Es suficiente que hoy pueda ser de valor para alguien.
Es bastante que importe algo ahora.

“Qué deseo hacer de la vida?”
“¿Cuál es el propósito?”
Supongo que tengo una razón
para vivir y que mi vida
tiene una dirección.

Pero quizás no tenga ninguna, como la historia.
La suposición de dirigirme hacia algo me inclina
a justificar mis acciones y a planear el futuro.
A veces no quisiera manejar mi automóvil
hacer colar o cumplir encargos, ya que secretamente
siento que estas tareas triviales no están a mi altura
y demoran la ejecución de la “valiosa obra”
que habré de realizar antes de mi muerte.

El modelo por el cual debo vivir
es no tener ningún modelo.
Mi único hábito debiera ser no
tener hábitos. Porque lo hice de
este modo una vez es razón
suficiente para
no hacerlo así hoy.

El tiempo es cambio.
Cuando hago algo no acostumbrado
mis horas se llenan de segundo.
Lo familiar contiene menos tiempo
porque implica menos cambio.

Puedo alargar mi vida
manteniéndome aparte de doctrinas
y de rutas ya trilladas.

La confesión de un defecto puede ocultar
la voluntad de no cambiar.
Ya que lo confieso no tengo que aceptar
la obligación de cambiar.

“No puedo evitarlo, lo confieso” digo
desplazando mi responsabilidad hacia el otro
“¿Ya lo has oído, qué piensas hacer ahora?”.

¿Por qué valoro mis días de acuerdo
a cuánto he “logrado”?

Cuando la ambición no sea mi dueña
podré gozar recogiendo bolitas de hilo
tendido sobre la alfombra.

Sostengo un gato dormido entre
mis brazos. ¿Qué más puedo desear?

Después de haber escrito este libro
se lo conté a varios amigos.
Su respuesta fue a lo más cortés y tibia.
Más tarde pude decirles:
el libro será publicado.
Casi todos dijeron:
“estamos orgullosos de tí.”
Orgullosos del resultado, pero no de la acción.

Todos menos yo, enjuician mi conducta
hacia
atrás. Sólo ven mis acciones
encadenadas a sus resultados.
Sin embargo yo actúo en el
ahora.
Después conozco los resultados.
El único significado que otorgo a mis
actos es que “son el reflejo de una
parte de mí.”

Si viviera para obtener resultados
estaría condenado a una continua frustración.
La sombra de la muerte arrojaría sobre mi vida
una perpetua amenaza de futilidad, así
vivir no hubiera servido de nada.

El premio reside en mis actos, no en sus efectos.
La recompensa está encerrada
en lo hondo de mi respuesta
en esa parte central de mi ser
de la que arranca toda acción.

Gracias a que los resultados son impredecibles
ningún esfuerzo de mi parte está condenado
al fracaso. Incluso un fracaso no tomará
la forma que imagino de antemano.
Ante el futuro sólo puedo decir:
“será interesante ver qué ocurre.”
La excitación, el rechazo y el aburrimiento
presuponen un conocimiento de resultados
que no puedo tener.

Si trabajo pensando en una meta
mi vida se convierte en un proceso.

El arco iris es más bello que el resplandor
que deja cuando se desvanece.
El arco iris existe en el presente.
Nunca al morir su color es
tan hermoso como esperaba.

Una parte de mí quiere escribir,
otra quiere teorizar
o esculpir,
o enseñar…
Si me forzara a un rol
decidiendo hacer sólo una cosa en mi vida
mataría extensas partes de mi ser.
Reconozco que vivo en el presente,
y hago lo que deseo hacer en cada momento
y no aquello que decidí en el pasado.

A veces afirmo “yo siempre hago esto”
o “nunca hago aquello”
como si mi individualidad radicara
en estas consistencias triviales.

“La próxima vez…”
“De ahora en adelante…”
¿qué me hace pensar que soy más
sabio
de lo que podría ser
mañana?

“El Complejo de Wendy”

(Dan Kiley)

El Complejo De Wendy ( Dan Kiley)

¿Qué es el complejo de Wendy?

El Complejo de Wendy es un tratado sobre las mujeres que protegen a los hombres de su vida como si fueran sus madres.

Parejas que, ante hombres que se niegan a crecer y vivir como adultos, adoptan una posición controladora y obsesiva, y se hacen cargo de ellos como si fueran niños.

La obra presenta las actitudes que nos llevan a caer en este complejo y nos brinda consejos para escapar de ese dilema femenino.

El doctor Kiley revela cómo, cuando una mujer logra vencer este círculo, se libera de la trampa “maternal”, recupera su autoestima y se convierte en dueña de su propia vida.

Se trata de una obra breve, pero efectista, que ayudará a todas las mujeres a ser más conscientes de su relación de pareja y a poner el instinto maternal donde corresponde.

Dan Kiley fue un psicólogo estadounidense que inició su carrera tratando a delincuentes juveniles de su país.

Esta experiencia radical lo llevó a escribir varios libros vinculados a esta temática, por ejemplo, el prestigioso Cómo apartar a los jóvenes de los conflictos. Pero, sin duda, el boom de Kiley como escritor se dio a partir de su acercamiento a la literatura de autoayuda.

Su primer best seller fue El Síndrome de Peter Pan, síntesis de su trabajo con hombres incapaces de madurar y aceptar las responsabilidades de un adulto; vendió millones de ejemplares y fue traducida a 22 idiomas. Siguiendo la línea de pensamiento de su primer éxito y motivado por la respuesta del público, Kiley publicó El Complejo de Wendy, la versión femenina de la historia.

nr7p7v_m81_l

Comfort of Old Age Sketch for Woman’s Mission III ; ; George Hicks; 1863; 3-1969

“Cuando se acerca la vejez, es natural que echemos un vistazo a lo que hemos
dejado atrás, y es ahí cuando, para muchas personas, empieza el periodo de
las lamentaciones. Sienten que han pasado demasiado tiempo en futilidades,
pero que aunque traten de tomar otra orientación dando más importancia a
la vida interior, ya es demasiado tarde y nunca van a poder recuperar el
tiempo perdido. Evidentemente, cuando llega la vejez, ya es un poco tarde
para cambiar completamente de vida, pero no es demasiado tarde, nunca es
demasiado tarde para empezar algo constructivo. Lo peor que les podría pasar
a estas personas sería que se pasaran el tiempo que les queda de vida
lamentándose. Es comprensible que se lamenten, pero pueden hacer algo
mejor que lamentarse. Pueden recordar todos los acontecimientos de su
existencia para extraer lecciones de ellos. Una vez extraídas estas lecciones,
que pongan en práctica todo lo que les quede de amor, de inteligencia, de
voluntad, para dar a su vida  este sentido que aún no habían sabido encontrar.
Omraam Mikhaël Aïvanhov 

My life, my choice

Photos are NOT mine. Credits goes to their respective owners.If I didn't credit the photo SORRY, that means I couldn't find the owner...❤ My life is my choice! I'm going to live how I want. Good vibes only.

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

DivineSpice

Dine . Divine!

tierradelasmaravillas.wordpress.com/

No me importa mucho dónde.

THE WEIRD WITCH

Weird is the new Normal

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Un loco con pluma en mano

Un loco con una pluma en mano y una hoja de papel, es alguien peligroso..., y mucho. Te puede hacer ver cosas que no existen, llevarte a lugares lejanos sin moverte de tu sitio, tocar las fibras más sensibles de tu ser o hacerte vivir una fantasía. Entre muchas otras cosas más. Así qué si visitas este espacio, no respondo por las consecuencias. Atrévete bajo tu propio riesgo..., estás advertido. ¡Adelante!

Desgranante

Despertador de sentimientos.

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

serunserdeluz

EN BUSCA DE LA ESPIRITUALIDAD Y LA LUZ

Wilmanes's Blog

Just another WordPress.com site

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser - lo que fuiste no será otra vez - los tigres me han encontrado pero no me importa. »

BLOG DA UNIQUE

Devaneios, realidades, sonhos e Fatos!