“El universo está regido por la ley de causas y de consecuencias. Cada acto,
cada acontecimiento, es una causa que conlleva consecuencias, y cada acto,
cada acontecimiento es, en sí mismo, la consecuencia de una causa. Causas y
consecuencias están pues indisolublemente ligadas, pero la duración de una
vida humana es demasiado limitada para que podamos observar este vasto
juego de los encadenamientos. De igual forma que hoy constatamos hechos
que son la consecuencia de causas muy anteriores a nuestra existencia actual y
que no conocemos, tampoco podemos prever las consecuencias que
ocasionarán ciertos hechos que ahora se están produciendo. Actualmente nos
encontramos pues ante situaciones que son, unas el resultado de causas, y
otras de consecuencias, y por eso hay tantos acontecimientos cuyo sentido se
nos escapa.
 maile
En cuanto a la reencarnación, sólo es en realidad un aspecto en particular de
esta ley de causas y de consecuencias. Como la vida de los seres no se detiene
en el momento en que abandonan la tierra, no sólo las consecuencias de sus
actos les siguen al más allá, sino que cuando vuelven a encarnarse, persisten
vivas y activas. No podemos pues afirmar que tal persona no merezca las
buenas condiciones con las que se beneficia en esta existencia, y que tal otra
no merezca la injusticia de la cual es víctima, porque no sabemos nada de sus
encarnaciones anteriores. Hasta que no admitamos la reencarnación, no
comprenderemos nada de la justicia divina.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s