Archivos para 20 marzo, 2017

Sangre limpia

Publicado: 20 marzo, 2017 en educación, filosofia, salud

sangre

Para poder procesar el exceso de toxinas en nuestro cuerpo, el hígado las convierte en alcohol, lo cual genera mas acido en nuestro torrente sanguineo,  y eso hace que nuestra mente este confundida o adormecida.  Cuando estamos acidificados no pensamos bien, porque se enlentece la microcirculación. No llega oxigeno suficiente al cerebro porque la sangre, al estar acida,  no captura suficiente oxigeno. Por otro lado, el exceso de bacterias y hongos reduce la cantidad de potasio y magnesio en nuestra sangre, lo cual genera fatiga celular, bajando el entusiasmo y el estado del animo.

“Poseéis un objeto, pero no es porque esté en vuestra posesión que ya
os pertenece verdaderamente. Solamente os pertenece si os inspira, si, a
causa de él, sentís interiormente un gozo, una luz. Entonces, aunque no
sea realmente vuestro, os pertenece. De esta manera, la creación
entera, con las montañas, los océanos, el sol y las estrellas, puede
perteneceros. Sí, si los admiráis, si los amáis, si vuestro corazón y vuestra
alma se llenan de gratitud para con el Creador, son vuestros y nadie os
los puede quitar.
conc
Éste es, pues, el punto de vista que en lo sucesivo debéis adoptar para
comprender lo que es vuestro y lo que no lo es. Un hombre está casado
y, puesto que puede imponerse a su mujer, obligarla a esto, prohibirle
aquéllo, se imagina que le pertenece. Pues bien, no, es una ilusión. Pero
si siente admiración por ella, si la considera como una criatura preciosa,
como un aspecto de la Madre divina, entonces sí, ella le pertenece,
aunque le deje la mayor libertad, incluso si no la toca. Los humanos
creen que para poseer algo… o a alguien, deben tenerlo en sus manos.
No, desgraciadamente, aquéllo a lo que más se aferran es a menudo lo
que menos les pertenece. “
 
Omraam Mikhaël Aïvanhov

sanación

Publicado: 20 marzo, 2017 en esoterismo, filosofia, psicología, Uncategorized

SANACION no significa que el daño nunca existió;
sino que el daño ya no controla nuestra Vida…

13775535_10209817733550090_2201564619489558763_n

“Es natural que lamentemos nuestras faltas, pero, incluso si se trata de faltas
graves, es inútil, y hasta perjudicial, eternizarse en ellas y dejarse carcomer por
los remordimientos pensando que de esta manera vamos a atraer la
misericordia divina. Con esta actitud, en realidad, no hacemos más que recrear
de nuevo en el subconsciente clichés, las mismas fealdades y miserias, y así las
alimentamos. Los remordimientos sólo deben servir para tomar la decisión de
no dejarnos arrastrar por los mismos errores. Los que vuelven sin cesar sobre
sus faltas, remueven los posos del plano astral. No sólo se hacen así mucho
daño, sino que, contrariamente a lo que se imaginan algunos fanáticos, esta
actitud desagrada al Señor. Porque el Señor no ha creado a los humanos para
que éstos se sientan miserables, culpables e indignos. Los ha creado para que
vivan como Él, en la belleza, el gozo y la plenitud.
 remordimiento
¿Habéis actuado mal? Una vez que habéis comprendido en qué y por qué,
recobrad a través de vuestra memoria los momentos luminosos que habéis
vivido, esos momentos en los que os habéis sentido hijos de Dios, felices,
confiados, ligeros. De esta manera restablecéis en vuestra alma las condiciones
para que las entidades que han participado en esos estados de gozo y de luz
vuelvan a visitaros, y recibís fuerzas para mantener vuestras buenas
resoluciones.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

Día 20

LA MAGIA DEL CORAZÓN

“Gratitude is the memory of the heart.”
JEAN-BAPTISTE MASSIEU (1743–1818) ACTIVISTA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Supongo que ya te habrás dado cuenta de que en cualquier ejercicio mágico de gratitud la meta siempre es sentirla todo lo que puedas. Esto es porque cuando intensificas el sentimiento de gratitud en tu interior, las cosas por las que has de sentirte agradecido en el mundo exterior también aumentan. Cuando hayas practicado la gratitud durante mucho tiempo, llegará un momento en el que automáticamente la sentirás en lo más profundo del corazón. Sin embargo, el ejercicio mágico de hoy acortará mucho el tiempo que normalmente necesitarías para alcanzar ese nivel. El ejercicio de la Magia del Corazón está diseñado para aumentar poderosamente la intensidad con la que sientes la gratitud, concentrando tu mente en la zona del corazón cuando dices y sientes la palabra mágica, gracias. Las investigaciones científicas han demostrado que si te concentras en el corazón cuando sientes gratitud, el ritmo cardíaco se vuelve inmediatamente mucho más regular y armonioso, lo que se traduce en grandes beneficios para el sistema inmunitario y la salud. Eso te da una idea del poder de la Magia del Corazón. Al principio necesitarás un poco de práctica, pero el esfuerzo vale la pena. Cuando lo hayas hecho unas cuantas veces ya lo habrás asimilado, y cada vez que lo practiques, tu sentimiento de gratitud aumentará exponencialmente.

Para practicar la Magia del Corazón concentra tu mente y tu atención en la zona del corazón. Puedes concentrarte en el interior o en el exterior de tu cuerpo. Cierra los ojos, porque te resultará más fácil, y mientras te concentras en el corazón, repite mentalmente la palabra mágica, gracias. Cuando lo hayas hecho unas cuantas veces, ya no necesitarás cerrar los ojos, pero en general, sientes más gratitud cuando cierras los ojos. Puedes hacer varias cosas que te ayudarán a dominar muy rápidamente la Magia del Corazón. Puedes poner tu mano derecha en la zona del corazón para concentrarte mientras dices la palabra mágica, gracias. O puedes imaginar que la palabra mágica, gracias, sale de tu corazón en vez de salir de tu mente cuando la repites. Como parte del ejercicio mágico de hoy tomarás tu Lista de los Diez Deseos Principales y practica la Magia del Corazón con cada deseo. Lee cada deseo mentalmente o en voz alta, y cuando llegues al final de cada uno, cierra los ojos, concéntrate en la zona del corazón, mantén tu concentración en la zona del corazón, y di de nuevo y lentamente, la palabra mágica, gracias. Recuerda que puedes usar los trucos que te he dado antes si te sirven de ayuda. Cuando hayas hecho el ejercicio de la Magia del Corazón con cada uno de tus deseos, no sólo habrás aumentado la intensidad de la gratitud que puedes lograr, sino que habrás aumentado espectacularmente tu gratitud por tus deseos más importantes. Puedes seguir practicando regularmente la Magia del Corazón con tus deseos si quieres acelerar la recepción de los mismos, o puedes usar la Magia del Corazón en cualquier momento que digas la palabra mágica, gracias. Aunque sólo uses la Magia del Corazón un par de veces al día tendrá una gran repercusión en tu felicidad y en la magia de tu vida. Cuando hayas practicado la Magia del Corazón unas cuantas veces, notarás que se ha incrementado notablemente la intensidad de tu sentimiento, y cuando se trata de gratitud todo depende de la intensidad del sentimiento, porque cuanto más intenso es el sentimiento más abundancia recibes. Los síntomas físicos iniciales de haber aumentado la intensidad de tus sentimientos podrían ser notar un cosquilleo en la zona del corazón, o sentir una ola de dicha por todo tu cuerpo. Tus ojos se pueden llenar de lágrimas o se te puede poner la carne de gallina. Pero en todos los casos sin excepción, ¡empezarás a sentir una paz y felicidad profundas como nunca habías sentido antes!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 20
La Magia del Corazón
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Concentra tu mente y tu atención en la zona del corazón.
3. Cierra los ojos y a la vez que te concentras en el corazón, repite mentalmente la palabra mágica, gracias.
4. Toma tu Lista de los Diez Deseos Principales y practica la Magia del Corazón al leer cada deseo, luego cierra los ojos, concéntrate en la zona del corazón y vuelve a decir lentamente, gracias.
5. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.