Archivos para 15 marzo, 2017

Rumi

Publicado: 15 marzo, 2017 en filosofia, Uncategorized
Etiquetas:

rumi

Abraham Hicks

Publicado: 15 marzo, 2017 en filosofia, Uncategorized
Etiquetas:
happiness
El modo en que como te sientes
siempre es el resultado
del pensamiento que has elegido
Abraham Hicks
“Desde que aparecieron en la tierra, los humanos no han cesado de experimentar
nuevas necesidades. Esto evidentemente, es un signo de evolución: a medida que
vamos sintiendo nuevas necesidades, las sociedades se transforman, se enriquecen,
crean. Sin embargo, sería útil detenernos un momento para preguntarnos sobre la
naturaleza de estas necesidades. Porque esta avidez, esta voracidad, esta codicia
que empuja a tanta gente a buscar sus satisfacciones en el plano material
contaminando y devastando el planeta, está conduciendo a la humanidad a la
catástrofe. Si se preguntaran cuál es esa voz que reclama dentro de ellos la
facilidad, la comodidad, los placeres, se darían cuenta que es la voz de su
naturaleza inferior, egoísta, caprichosa, cruel.
 civilization-v
El destino del hombre está determinado por la calidad de sus necesidades; si se
obstina en buscar su satisfacción en el plano físico, es porque nunca ha tratado de
explorar sus riquezas espirituales. El día en que comprenda que el Creador ha
puesto en él, en un estado sutil, el equivalente de todo lo que le es posible
encontrar en el exterior, aprenderá a alimentarse con las riquezas del espíritu. Y
entonces, no solamente ya no perjudicará a la naturaleza ni a los humanos, sino
que todo lo que realice después en el plano físico estará marcado por el sello del
espíritu.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

Día 15

SANA MÁGICAMENTE TUS RELACIONES

Si tienes una relación difícil o si ya se ha roto, si tienes el corazón destrozado, guardas algún resentimiento o culpabilizas a otra persona de algo, puedes cambiarlo a través de la gratitud. La gratitud mejorará mágicamente cualquier relación difícil, tanto si se trata de tu esposo o esposa, como de tu hermano o hermana, hijo o hija, socio, jefe, cliente, compañero de trabajo, suegro o suegra, padre o madre, o amigo o vecino. Cuando nos encontramos ante una relación difícil o una situación que supone un reto en una relación, la mayoría de las veces, no sentimos el menor agradecimiento por la otra persona. Por el contrario, nos enfrascamos en culpar al otro de nuestros problemas en común, y eso significa que no sentimos ni la más mínima gratitud. Culpar a alguien nunca mejorará una relación, ni jamás mejorará tu vida. De hecho, cuanto más culpabilizas, más empeora la relación, y más empeora tu vida. Tanto si se trata de una relación actual como de una relación del pasado, si albergas malos sentimientos hacia la otra persona, practicar la gratitud eliminará esos sentimientos. ¿Por qué deberías desear eliminar tus malos sentimientos respecto a otra persona?
“Aferrarse a la ira es como agarrar una brasa con la intención de lanzársela a otra persona;

eres tú quien se quema.” GAUTAMA BUDA (CIRCA 563 A.C. – 483 A.C.) FUNDADOR DEL BUDISMO

Los malos sentimientos respecto a otra persona queman tu vida, ¡pero la gratitud los elimina! Por ejemplo, si tu ex pareja se relaciona contigo a través de tus hijos, y la relación no es buena, mira los rostros de tus hijos y reconoce que no estarían vivos si no fuera por tu ex pareja. La vida de tus hijos es uno de los regalos más valiosos que posees. Mira a tus hijos y ¡dale las gracias a tu ex pareja por su vida todos los días! Además de aportar paz y armonía a la relación, a través de tu ejemplo estarás enseñando a tus hijos el mejor instrumento que pueden utilizar en su vida: la gratitud. O, si tienes el corazón roto o estás sufriendo por el final de una relación, puedes utilizar el poder mágico de la gratitud para transformar tu sufrimiento. La gratitud transforma de manera mágica el sufrimiento emocional en sanación y felicidad con mayor rapidez que ninguna otra cosa, y la historia de mis padres es un perfecto ejemplo. Mi madre y mi padre se enamoraron el uno del otro a primera vista. Desde que se conocieron sintieron un mutuo agradecimiento por estar juntos, y disfrutaron del matrimonio más bello que he visto jamás. Cuando mi padre murió, mi madre, como es natural sufrió una inmensa pena. Tras meses de
sufrimiento, empezó a utilizar el poder mágico de la gratitud, y a pesar de su inmensa tristeza y dolor, buscó razones por las que estar agradecida. Empezó por el pasado y recordó todos los maravillosos momentos que había recibido durante las décadas que estuvo con mi padre. Luego, dio el siguiente gran paso, y buscó motivos para dar gracias en el futuro. Y uno a uno, los encontró. Descubrió o recordó cosas que siempre había querido hacer, pero que no había tenido tiempo de hacerlas cuando mi padre vivía. Y con este valeroso paso de gratitud, las oportunidades para hacer realidad sus sueños empezaron a aparecer como por arte de magia, y su vida volvió a estar rebosante de felicidad. El poder mágico de la gratitud concedió a mi madre una nueva vida. Para el ejercicio mágico de hoy vas a buscar una brasa que todavía esté ardiendo en tu vida, ¡y literalmente, la transformarás en oro mediante la gratitud! Elije una relación difícil, problemática o rota que desees mejorar. Tanto da que se trate de una persona que esté actualmente en tu vida, como que se trate de una relación pasada y que esa persona ya no forme parte de tu vida. Siéntate y escribe la lista de las diez razones por las que estás agradecida a esa persona que has elegido. Recuerda la historia de la relación, y enumera las cosas buenas de esa persona o las cosas buenas que recibiste de esa relación. La forma más sencilla de hacerlo es pensar en cómo eran las cosas antes de que la relación se deteriorara o terminara. Si la relación nunca fue buena, entonces piensa detenidamente en alguna buena cualidad de la persona, porque seguro que las tiene. En este ejercicio mágico no importa quién tiene razón y quién no. No importa lo que creas que te ha hecho alguien, no importa lo que te dijo o no hizo, tú puedes sanar mágicamente la relación, y para ello no necesitas a la otra persona. En todas las relaciones hay oro, incluso en las difíciles, y para aportar riqueza a todas tus relaciones y a tu vida, has de encontrar ese oro. Cada vez que cavas y descubres una pepita de oro, apúntalo, dirígete a la persona por su nombre, y di tu frase en señal de gratitud:       Nombre       , te estoy agradecido por        ¿qué?       .
1. Paul, te estoy agradecida por el tiempo que estuvimos juntos. Aunque nuestro matrimonio ya haya terminado, he aprendido mucho, ahora soy mucho más sabia, y lo que he aprendido de nuestra relación lo uso en muchas de mis relaciones actuales.
2. Paul, te estoy agradecida por todo lo que hiciste para intentar que nuestro matrimonio funcionara, porque diez años de matrimonio significa que lo intentaste.
3. Paul, te estoy agradecida por nuestros hijos. La felicidad que recibo de ellos todos los días no habría sido posible sin ti.
4. Paul, te estoy agradecida por lo duro que has trabajado y las horas que has invertido para mantener a nuestra familia, mientras yo estaba en casa cuidando de nuestros hijos. Tenernos a todos bajo tu cargo ha sido una gran responsabilidad, gracias.
5. Paul, te estoy agradecida por los maravillosos momentos que he tenido con nuestros hijos mientras crecían. He podido verles decir las primeras palabras y dar los primeros pasos, y sé que tú no tuviste esa oportunidad.
6. Paul, te estoy agradecida por el apoyo que recibí de ti cuando atravesé una etapa de sufrimiento y de pérdida.
7. Paul, te estoy agradecida por los momentos en que he estado enferma e hiciste todo lo que pudiste para cuidar de mí y de nuestros hijos.
8. Paul, te estoy agradecida por los maravillosos momentos que hemos pasado juntos, que fueron muchos.
9. Paul, te estoy agradecida por que desees seguir siendo un padre para nuestros hijos.
10. Paul, te estoy agradecida por tu apoyo y por el tiempo que desees dedicar a nuestros hijos. Sé que para ti son tan importantes como lo son para mí.
Cuando hayas terminado tu lista de las diez cosas que agradeces, deberías sentirte mucho mejor respecto a la persona y la relación. La meta que deseas alcanzar es no tener más malos sentimientos hacia esa persona, porque es tu vida la que se resiente con esos sentimientos. Cada relación es diferente, y si lo consideras necesario, puedes repetir este ejercicio mágico durante varios días hasta que ya no tengas malos sentimientos hacia esa persona. Si estás utilizando el poder mágico de la gratitud para mejorar una relación actual, verás que la relación empieza a cambiar milagrosamente ante tus propios ojos. Basta con una persona para cambiar mágicamente una relación a través de la gratitud, pero es la persona que usa la gratitud la que recibe los beneficios en toda su vida. Si eliges una relación del pasado, donde ya no estás en contacto con la persona, sentirás que te llenas de paz y felicidad, y al mismo tiempo verás que también mejoran otras relaciones actuales en tu vida. En el futuro, si una relación se vuelve difícil, recuerda usar este ejercicio mágico inmediatamente. Detendrás las dificultades antes de que éstas se hagan mayores, ¡y aumentarás la magia en la relación!
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 15
Sana Mágicamente Tus Relaciones
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Elige una relación difícil, problemática o rota que desees mejorar. 3. Siéntate y escribe una lista de diez razones por las que estés agradecido a esa persona. Escríbela como sigue:       Nombre       , te estoy agradecido por        ¿qué?       .
4. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.

Día 14

QUE TENGAS UN DÍA MÁGICO

“Las intenciones condensadas en las palabras encierran un poder mágico.”
DEEPAK CHOPRA (N. 1946) MEDICO Y ESCRITOR

Para ver y experimentar el día más mágico de tu vida, ¡puedes dar las gracias por todo tu día antes de vivirlo! Para Que Tengas un Día Mágico, simplemente piensa en tus planes para el día y di la palabra mágica, gracias, para la buena resolución de cada uno, antes de haberlo vivido. Es lo más sencillo, sólo requiere unos minutos, pero puede marcar una gran la diferencia en tu día. Dar las gracias de antemano por tu día creará un día mágico a través de la ley de la atracción; cuando das gracias para tener buenas experiencias en tu día, ¡has de recibir buenas experiencias! Si no crees que tienes el poder de influir tanto en lo que te sucede durante el día, piensa en algún día en que te hayas levantado con mal pie o de mal humor. Te adentraste en tu día y todo te fue de mal en peor, hasta que al final de la jornada acabaste exclamando que habías tenido un día terrible, como si ese mal día hubiera sido así por casualidad. Bueno, la única razón por la que tuviste un mal día fue porque te llevaste tu mal humor de la mañana a todas partes, y tu mal humor fue la causa de que todo te saliera mal. Levantarte de mal humor tampoco sucede por casualidad, porque significa que te fuiste a dormir con pensamientos negativos sobre algo, aunque no fueras consciente de ello. Ésa es la razón por la que haces el ejercicio de la Piedra Mágica cada noche para garantizar que te vas a dormir con buenos pensamientos. El ejercicio de la Piedra Mágica por la noche junto con Enumera tus Bendiciones cada mañana afianzan tu buen estado de ánimo por la noche y por la mañana, y te garantizan que te sientas bien antes de empezar el día. Para Tener un Día Mágico has de sentirte bien. No sé de ninguna otra cosa que no sea la gratitud que te garantice un buen estado de ánimo casi al instante. Sean cuales sean tus planes para el día de hoy, tanto si es viajar, una reunión, un proyecto de trabajo, una comida, hacer ejercicio, llevar ropa a la tintorería, practicar un deporte, ir al teatro, encontrarte con un amigo o amiga, hacer yoga, limpiar tu casa, ir a la escuela o hacer la compra, haz que hoy sea un día mágico diciendo la palabra mágica, gracias, para que cada plan salga bien… ¡antes de vivirlo! Si eres de esas personas que escriben listas todos los días de las cosas que han de hacer, puedes revisar tu lista diaria y dar gracias por cada una de las que te han salido bien. Tanto si haces el ejercicio mentalmente como si lo haces por escrito, lo más importante es que sientas que el resultado de cada plan o actividad ha sido el mejor que podía haber sido. Cuando utilizas la gratitud por adelantado para Tener un Día Mágico, ella elimina los problemas o dificultades inesperados antes de que sucedan. Cuanto más realices este ejercicio mágico, mejor te irá cada día, y todo empezará a irte bien en la vida, desde las cosas más pequeñas hasta las importantes. Los días agitados se normalizan, y en vez de que te sucedan cosas frustrantes o preocupantes, tus días empezarán a fluir mágicamente, y mágicamente las cosas empezarán a ir como tú quieres, con menos esfuerzo, sin preocupación, sin estrés y con mucha más felicidad. Cuando empecé a utilizar la gratitud para Tener un Día Mágico, elegí dar gracias por adelantado por todo lo que me iba a suceder durante la jornada que no fuera muy de mi agrado. Una de esas cosas era ir al supermercado. Al inicio del día dije las palabras mágicas: «Gracias por una visita fácil y alegre al supermercado». No me cabía en la cabeza cómo ir al supermercado podía ser fácil y alegre, pero sentí toda la gratitud que me fue posible por ese resultado. El resultado del poder mágico de la gratitud fue que encontré sitio para aparcar justo delante de la puerta. Luego me encontré con dos amigas. Una de ellas hacía mucho tiempo que no la veía y quedamos para ir a comer juntas después de comprar. La segunda amiga que encontré me habló de un producto de limpieza del hogar barato y muy eficaz que era algo que andaba buscando hacía tiempo. Mientras hacía la compra, cada vez que miraba a un sitio, lo que necesitaba se encontraba mágicamente ante mis ojos; todo estaba en los estantes; todos los artículos que necesitaba estaban de oferta y cuando estaba llegando a la caja después de haber hecho mi compra en un tiempo récord, abrieron una nueva caja y la cajera me hizo un gesto para que pasara por allí. Cuando la cajera estaba pasando mis compras por el lector, de pronto me preguntó: «¿Necesita pilas?» ¡Era justamente lo que me había olvidado de comprar! Mi visita al supermercado fue mucho más que fácil y alegre: ¡fue total y absolutamente mágica! Unos minutos de gratitud por la mañana son suficientes para Tener un Día Mágico, dando las gracias por adelantado por los acontecimientos que tienes por delante. Pero este ejercicio cambiará el curso de todo lo que te sucede en el día. Para Tener un Día Mágico, cuando te despiertas por la mañana, antes de salir de la cama, o mientras te estás duchando o vistiendo, piensa en tus planes para el día y da gracias por la perfecta realización de cada uno de ellos. Tienes que hacer esta ejercicio mágico al comienzo del día y en una sesión. Revisa mentalmente tus planes para la mañana, la tarde y la noche, hasta la hora de irte a la cama. Para cada plan o acontecimiento di la palabra mágica e imagina que dices gracias al final del día, y que estás inmensamente agradecido porque todo ha ido de maravilla. Para ayudarte a potenciar el agradecimiento puedes explayarte tantas veces como quieras: «Gracias por la reunión que ha tenido un éxito increíble». «Gracias por el asombroso resultado que ha tenido la llamada telefónica». «Gracias por haber pasado uno de mis mejores días en el trabajo». «Gracias por el partido sensacional». «Gracias por el día de limpieza que ha sido
divertido y sin esfuerzo». «Gracias por la noche tan estupenda que he pasado al salir con mis amigos». «Gracias por el relajante día de viaje». «Gracias por la increíble energía que he obtenido de mi sesión de ejercicio». «Gracias por la mejor reunión familiar que hemos tenido hasta ahora». Este ejercicio mágico es más poderoso si puedes decir la palabra mágica, gracias, en voz alta para cada experiencia, pero si la situación no te lo permite también puedes hacerlo mentalmente. Cuando hayas terminado de usar el poder mágico de la gratitud para cada tarea y acontecimiento de tu vida, termina el ejercicio diciendo, «¡Y gracias por las buenas noticias que voy a recibir hoy!» Cada mañana sin excepción, cuando termino de utilizar mi gratitud para Tener un Día Mágico, doy gracias por las buenas noticias que voy a recibir ese día. Nunca había recibido tantas buenas noticias en toda mi vida. Una semana tras otra, día tras día, ¡llegan buenas noticias! Cada vez que recibo otra gran noticia estoy especialmente agradecida y entusiasmada porque he usado el poder mágico de la gratitud para atraerla, y entonces siguen llegando más buenas noticias. Si quieres recibir más buenas noticias que nunca, sigue mis pasos.
EJERCICIO MÁGICO NÚMERO 14
Que Tengas un Día Mágico
1. Enumera Tus Bendiciones. Haz una lista de diez bendiciones. Escribe por qué estás agradecido. Relee tu lista, y al final de cada bendición di gracias, gracias, gracias, y siente la gratitud por esa bendición con la máxima intensidad posible.
2. Por la mañana, revisa mentalmente tus planes para el día y la noche, hasta la hora de irte a la cama. Con cada plan o acontecimiento, di la palabra mágica, gracias, porque ha ido bien. Imagina que dices gracias al final del día, y que estás inmensamente agradecido porque ha salido a la perfección.
3. Cuando hayas terminado de dar las gracias por todos los planes que te han salido maravillosamente bien en el día de hoy, termina el ejercicio mágico diciendo: ¡Y gracias por las buenas noticias que voy a recibir hoy!
4. Hoy antes de irte a dormir, toma tu Piedra Mágica en la mano, y di la palabra mágica, gracias, por lo mejor que te ha pasado durante el día.