La Magia Rhonda Byrne

Publicado: 8 marzo, 2017 en magia Rhonda Byrne, Uncategorized
Etiquetas:

segunda entrega:

LA REVELACIÓN DE UN GRAN MISTERIO
El siguiente pasaje procede del Evangelio de San Mateo, en las Sagradas Escrituras, y a lo largo de los siglos muchos de los que lo han leído se han quedado perplejos, o confundidos o no lo han entendido. “A quienquiera que tenga se le dará más, y tendrá en abundancia. A quienquiera que no tenga, incluso lo que tenga, le será arrebatado.” Has de admitir que cuando has leído este pasaje te ha parecido injusto, puesto que parece que esté diciendo que los ricos serán más ricos y los pobres más pobres. Pero hay un acertijo que resolver en este pasaje, un misterio que desvelar, y cuando lo conozcas un nuevo mundo se abrirá ante ti. La respuesta al misterio que durante siglos ha eludido a tantas personas es una palabra oculta: gratitud. “A quienquiera que tenga gratitud se le dará más, y tendrá en abundancia. A quienquiera que no tenga gratitud, incluso lo que tenga, le será arrebatado.” Por la revelación de una palabra oculta, un texto críptico se vuelve claro como el agua. Han transcurrido dos mil años desde que se escribieron esas palabras, pero hoy son tan ciertas como lo han sido siempre: si no te molestas en dar las gracias, nunca tendrás más, y lo que tienes lo perderás. Y la promesa de la magia que se producirá con la gratitud se expresa con estas palabras: si eres agradecido recibirás más, ¡y tendrás en abundancia! En el Corán también se enfatiza la promesa de la gratitud: “Y (recuerda) cuando Dios proclamó: ‘Si eres agradecido te daré más; pero si eres desagradecido, en verdad mi castigo será severo’.” No importa cuál sea tu religión, ni si eres una persona religiosa o no, estas palabras de las Sagradas Escrituras y del Corán, son para ti y para que las apliques en tu vida. Están describiendo una ley fundamental de la ciencia y del Universo. Es la Ley Universal
La gratitud actúa a través de una ley Universal que gobierna toda nuestra vida. Según la ley de la atracción, que rige toda la energía de nuestro Universo, desde la formación de un átomo hasta el movimiento de los planetas, «lo semejante atrae a lo semejante». Por la ley de la atracción las células de todos los seres vivos se mantienen unidas, así como la sustancia de todos los objetos materiales. En tu vida, esta ley actúa a través de tus pensamientos y sentimientos, porque también son energía, y por lo tanto, atraes todo lo que piensas y sientes. Si piensas: «No me gusta mi trabajo», «No tengo suficiente dinero», «No puedo encontrar a la pareja perfecta», «No me llega para pagar mis facturas», «Creo que me voy a poner enfermo», «Él o ella no me aprecia», «No me llevo bien con mis padres», «Tengo un hijo problemático», «Mi vida es un caos» o «Tengo problemas en mi matrimonio», entonces, atraerás más experiencias similares. Pero si piensas en cosas por las que puedes estar agradecido, como «Me gusta mi trabajo», «Mi familia me apoya», «He disfrutado de mis mejores vacaciones», «Hoy me siento de maravilla», «He recibido la mayor devolución de impuestos de mi vida» o «He pasado un fin de semana de camping increíble con mi hijo», y sientes sinceramente gratitud, la ley de la atracción dice que atraerás más de esas cosas en tu vida. Funciona igual que cuando el metal es atraído por un imán; la gratitud es magnética, cuanta más gratitud sientes, más abundancia magnetizas. ¡Es la ley Universal! Habrás oído cosas como: «Todo lo que haces, vuelve a ti», «Lo que siembras, cosechas» y «Lo que das, es lo que recibes». Bueno, todos estos refranes hacen referencia a la misma ley, y también describen un principio del Universo que descubrió el gran científico sir Isaac Newton. Entre los descubrimientos científicos de Newton se encuentran las leyes fundamentales del movimiento del Universo, una de las cuales dice: A toda acción le corresponde siempre una reacción igual y contraria. Cuando aplicamos la idea de la gratitud a la ley de Newton es como decir: cada acción de dar gracias provoca siempre una reacción contraria de recibir. Y lo que recibirás será siempre la misma cantidad de gratitud que has dado. ¡Esto significa que la propia acción de la gratitud desencadena la reacción de recibir! Y cuanto más sincero y profundo sea tu agradecimiento (en otras palabras, cuanta más gratitud des) más recibirás.

El Hilo Conductor de la Gratitud
Desde hace miles y miles de años, hasta remontarnos a los albores de la humanidad, se ha predicado y practicado el poder de la gratitud, y desde entonces se ha ido transmitiendo a través de los siglos, extendiéndose por los continentes, impregnando una civilización y cultura tras otra. En todas las grandes religiones – el cristianismo, el islamismo, el judaísmo, el budismo, el sijismo y el hinduismo –, la gratitud tiene una importancia capital. Mahoma dijo que la gratitud por la abundancia que recibimos es la mejor garantía de que la abundancia proseguirá. Buda dijo que no tenemos razón alguna para ninguna otra cosa que no sea el agradecimiento y la felicidad.
Lao Tse dijo que si te alegras por cómo son las cosas, el mundo entero te pertenecerá. Krishna dijo que él acepta con gozo todo lo que se le ofrezca. El rey David habló de dar las gracias al mundo entero, por todo lo que existe entre los cielos y la Tierra. Y Jesús decía gracias antes de realizar cada milagro. Desde los aborígenes australianos hasta los masais y zulúes africanos, desde los nativos americanos navajo, shawnee y cheroqui, hasta los tahitianos, esquimales y maoríes, la práctica de la gratitud es el centro de la mayoría de las tradiciones indígenas.
“Cuando te levantes por la mañana, da las gracias por la luz matinal, por tu vida y por tu fuerza. Da gracias por tus alimentos y por la alegría de vivir. Si no ves razón para dar las gracias, el fallo está en ti.” TECUMSEH (1768–1813) LÍDER NATIVO AMERICANO SHAWNEE

La historia está llena de personajes famosos que han practicado la gratitud, cuyos logros les sitúan entre los seres humanos más grandes que han existido: Gandhi, la Madre Teresa, Martin Luther King Jr., el Dalai Lama, Leonardo Da Vinci, Platón, Shakespeare, Esopo, Blake, Emerson, Dickens, Proust, Descartes, Lincoln, Jung, Newton, Einstein y muchísimos más. Los descubrimientos científicos de Albert Einstein cambiaron nuestra visión del Universo, y cuando se le preguntaba por sus grandes logros, sólo hablaba de dar las gracias a los demás. ¡Una de las mentes más brillantes de todos los tiempos daba las gracias a otras personas más de cien veces al día por el trabajo que habían realizado! ¿Es de extrañar que a Albert Einstein le fueran revelados tantos misterios de la vida? ¿Es de extrañar que Albert Einstein realizara algunos de los descubrimientos científicos más grandes de la historia? Practicó la gratitud todos los días de su vida, y en compensación recibió muchas formas de abundancia. Cuando a Isaac Newton le preguntaron cómo había realizado sus descubrimientos científicos, respondió que iba a hombros de gigantes. Isaac Newton, que recientemente ha sido declarado la persona que más ha contribuido a la ciencia y a la humanidad, también estaba agradecido a aquellos hombres y mujeres que le precedieron. Los científicos, filósofos, inventores, descubridores y profetas que practicaron la gratitud maduraron sus frutos, y la mayoría eran conscientes de su poder inherente. Sin embargo, en la actualidad, el poder de la gratitud sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de las personas, ¡porque para experimentar la magia de la gratitud en tu vida has de practicarla!

Mi Descubrimiento
Mi historia es un perfecto ejemplo de cómo es la vida cuando una persona desconoce la gratitud, y de lo que sucede cuando ésta pasa a formar parte de su vida. Si hace seis años me hubieran preguntado si era una persona agradecida, hubiera respondido: «Sí, por supuesto que soy agradecida. Doy las gracias cuando me hacen un obsequio, cuando alguien me abre la puerta o cuando una persona hace algo por mí». Pero lo cierto es que no era una persona agradecida. No sabía lo que significaba realmente ser agradecida, y decir de vez en cuando la palabra gracias, no me convertía en una persona agradecida. Mi vida sin gratitud era todo un reto. Tenía deudas, que aumentaban un poco cada mes. Trabajaba mucho, pero mi economía no mejoraba nunca. Al intentar ponerme al día con mis deudas y con mis obligaciones cada vez más numerosas, vivía en un constante estado de estrés subyacente. Mis relaciones oscilaban como un péndulo desde lo aceptable hasta lo desastroso, porque parecía que nunca tenía suficiente tiempo para cada persona. Aunque era lo que se consideraría una persona «sana», al final del día me sentía agotada, y siempre pillaba los resfriados o las enfermedades propias de cada estación. Gozaba de momentos de felicidad cuando estaba con mis amistades o me iba de vacaciones, pero luego, la realidad de tener que trabajar mucho para pagarme esos placeres me superaba. No vivía. Sobrevivía —día a día, sueldo a sueldo y en cuanto resolvía un problema aparecían otros nuevos. Hasta que un día sucedió algo que cambiaría mi vida por completo. Descubrí un secreto sobre la vida, y a raíz de mi descubrimiento, una de las cosas que empecé a hacer fue practicar la gratitud todos los días. La consecuencia fue que todo cambió en mi vida, y cuanto más practicaba la gratitud, más milagrosos eran los resultados. Mi vida se volvió verdaderamente mágica. Por primera vez en mi vida no tenía deudas, y poco después disponía de todo el dinero que necesitaba para hacer lo que quisiera. Mis problemas de relaciones personales, trabajo y salud desaparecieron, y en vez de enfrentarme a los obstáculos de todos los días, mi vida se llenó de cosas buenas, una detrás de la otra. Mi salud y energía aumentaron de forma espectacular, y me sentía mejor que cuando tenía veinte años. Mis relaciones empezaron a ser mucho más significativas, y en tan sólo unos meses, disfruté de más buenos momentos con mi familia y amigos que los que había pasado en todos los años anteriores.
Pero lo más importante es que era más feliz de lo que jamás hubiera podido imaginar. Era absolutamente feliz, más feliz que nunca. La gratitud me cambió y toda mi vida cambió mágicamente.
INCORPORA LA MAGIA EN TU VIDA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s