Archivos para 30 enero, 2017

Como me gusta la Astrología, me inscribí hace un tiempo a Astroword, y recibo todos los días como están los planetas, planetoides, nodos, puntos árabigos, etc, y su interpretación por parte de Astroword en especial de Francisco, al que le pedí autorización para poner aqui el mail de hoy  ya que lo que dice sobre la meditación es muy importante desde mi perspectiva, espero que lo disfruteis y que lo  pongan en práctica. Besos, los quiero mucho a tod@s!!!

sddefault

La desinteresada Luna en Piscis toma las riendas con suavidad el lunes, ayudando a calmar cualquier sentimiento herido que pueda haber resultado de la obstinación de ayer.

Aunque también puede ser un día productivo de otras maneras: la Luna se encontrará en sextil tanto a Plutón como a Mercurio, permitiéndonos usar el poder de la visualización creativa, un estado más avanzado de la meditación, para lograr resultados prácticos.

Cada día resulta más evidente el beneficio de la meditación.

Científicos de la Universidad de California, plantel Los Angeles (UCLA, por sus siglas en inglés), estudian actualmente la relación entre la meditación y la estructura física del cerebro.

La meditación, según los neurocientíficos, es un mecanismo que podría generar intercambios de información entre células que antes no los tenían, y que físicamente se manifiesta en el engrosamiento del córtex (corteza) cerebral y los dobleces que se forman en este órgano.

Los investigadores de la UCLA reclutaron (en varios lugares donde se practica la meditación) a 49 personas que meditaban desde hacía 20 años, al menos, y tomaron resonancias magnéticas de sus cerebros. Por otro lado, de una base de datos de resonancias, se eligió a otros 16 individuos del mismo sexo, edad y que fueran zurdos o diestros al igual que los meditadores.

El resultado más impresionante del estudio fue observar que, entre más tiempo llevaba el individuo con esta práctica, más relaciones neuronales generaba y que esto era muy notorio contra los sujetos que nunca habían practicado la meditación. Las áreas en las que más neuronas se habían generado tienen que ver con las funciones mentales del cerebro: pensamiento, memoria, juicio y decisión.

Personalmente empecé con el Método Silva ( ” http://clicks.aweber.com/y/ct/?l=7MOmw&m=3d9RII3FaAqhvYO&b=uTjIuwETz1izQO.FCKrHCw ” ), tengo que decir que me ha costado mucho mantener meditaciones diarias de forma regular, pero en los periodos en los que tan solo mantengo una práctica diaria de 5 minutos mi energía y mi concentración se disparan.

Recomendaría a cualquiera la práctica de la meditación y la visualización y en días, como hoy, en donde los panetas confabulan para facilitarlo, aún más… con los aspectos favorables de la Luna a Mercurio y Plutón.

Feliz semana.
Francisco.
http://clicks.aweber.com/y/ct/?l=7MOmw&m=3d9RII3FaAqhvYO&b=zHBACbdzQZvprPkDEnlZPw
Astroworld España
Apartado 40, Guardamar del segura, Alicante 03140, SPAIN

11 enero 2017 Mi querido amigo Campillo ha tenido una feliz idea que voy a compartir aquí con la mayor sencillez, sobriedad y seriedad posible en una clara llamada a la solidaridad de quien pueda p…

Origen: Nuestra luchadora amiga y compañera, Inma …necesita un riñón compatible

Kar El

Publicado: 30 enero, 2017 en educación, filosofia, información, literatura, meditación, noticias, salud, tecnicas
Etiquetas:

 

0e5c5c1d432d20811d476a4cf3425821
Se de donde vengo…
se adónde voy…
Sin embargo,
redescubro el Universo a cada instante,
Cada momento es todo
y puede cambiarlo todo…
con una nueva mirada…
con una nueva actitud.
En lo profundo del silencio
surge una mágica oportunidad
que se expande hasta el infinito.
Kar El

 

“Empiezas a notar esas olas, esos pensamientos, sensaciones, sentimientos, incluso intensas olas de dolor, intensas olas de confusión, intensas olas de miedo moviéndose a través de ti… y como el océano, como la consciencia misma, hay espacio suficiente para todo esto. ¡Siempre hay espacio suficiente en ti!

Si no hubiera espacio suficiente para las olas, si no hubiera espacio suficiente en ti para el dolor, ¡el dolor no estaría ahí! Si no hubiera espacio suficiente para el miedo, el miedo no estaría allí. Entonces, el mismo hecho de que la ola esté presente sugiere que en cierto sentido tú YA LA ESTÁS ACOGIENDO.

Esta ola, esta tristeza, este miedo, este dolor, es realmente el océano disfrazado. Es realmente la consciencia vestida de dolor. Es la consciencia vestida de miedo. Es la consciencia vestida de duda. Se podría decir que en el nivel más profundo, el océano ACEPTA todas sus olas. O que el océano PERMITE todas sus olas. ¡Y no estoy diciendo que el océano decida admitir sus olas, o elija admitir sus olas! No es que la consciencia se despierte por la mañana y se diga a sí misma: “De acuerdo, hoy voy a admitir todas mis olas.” Es algo mucho más profundo que eso… Porque en un sentido, el océano no tiene elección, el océano ES todas y cada una de sus olas, ¡no hay ninguna separación! Eso es a lo que me refiero cuando uso la palabra ‘aceptación’. Es la más profunda aceptación – no una aceptación que tú llevas a cabo, esta es la clave, esta es la clave absoluta porque, a menudo, cuando utilizamos la palabra aceptación, lo que oímos es: “De acuerdo, de acuerdo, yo tengo que aceptar. Tengo que aceptar este momento. Necesito aceptar este dolor. Necesito aceptar estos pensamientos. Necesito aceptar estos pensamientos. Necesito aceptar este miedo. Necesito aceptar… esta duda”.

Así, la aceptación se convierte en un proyecto, en una tarea, en un ‘hacer’… y eso, para mí, hace años, era algo que intentaba hacer todo el tiempo. Me esforzaba demasiado en aceptar la confusión, la duda, la ira. Porque, ¡EN SECRETO, CREÍA QUE SI PODÍA ACEPTAR EL DOLOR, ÉSTE DESAPARECERÍA!

Ahora me doy cuenta… eso no era la verdadera aceptación, era más bien un ‘voy a deshacerme de esto a través de usar la aceptación.’ ¡En realidad, era rechazo… disfrazado de aceptación! Y yo quería ser ese maravilloso ser humano capaz de aceptarlo todo. Creí que de eso se trataba la iluminación: convertirme en el Jeff que acepta todo, perfectamente…”

– Jeff Foster