Archivos para 11 enero, 2017

tres

Se lo relaciona con enfermedades crónicas y con los procesos de envejecimiento. …

(*) Por Raúl Pastor.

Para entender qué son y cómo actúan los radicales libres hay que saber que son moléculas residuales que producen nuestras células por el sólo hecho de respirar, de consumir parte del oxígeno que les llega por el torrente sanguíneo.

Apenas se forman (con una velocidad del orden de las milésimas de segundo) impactan contra otros componentes de la célula para lograr la estabilidad a través de la unión química. Pero esta nueva unión química (llamada oxidación) a la larga altera la constitución celular.

Esta agresión en minúsculas cuotas es aleatoria, es una verdadera lotería que en general al principio tiene muy poca incidencia sobre el organismo en general. Una cuota normal de oxidación es parte de la vida misma.

Para dar un ejemplo, cada célula puede recibir por día entre mil y un millón de estas micro-agresiones. Pero una sola bocanada de humo de cigarrillo (¿hace falta decir que es un poderoso tóxico?) suma de golpe cien mil billones de radicales libres y estos excesos aceleran la oxidación en el interior de las células muy por encima de los valores normales. Son lo que se denomina estrés oxidativo.

A mayor estrés oxidativo, esas microinjurias se multiplican y generen mayor riesgo potencial de que se produzcan las consecuencias más temidas, tales como alteraciones en el material genético (ADN) que cada célula atesora, y con ello, todo tipo de desórdenes en las funciones vitales de los tejidos. Incluso puede favorecer la formación de tumores o inhibir los mecanismos naturales de defensa del cuerpo contra ellos.

Hoy se piensa que los procesos orgánicos del envejecimiento e incluso el origen de casi todas las enfermedades crónicas conocidas y de alta prevalencia (desde el cáncer hasta los factores de riesgo cardiovascular) están íntimamente relacionados con el estrés oxidativo.

Las más recientes investigaciones científicas confirman que una dieta y un estilo de vida inadecuados producen un importante estrés oxidativo. El organismo sano normalmente produce sustancias que ayudan a contrarrestarlo; pero si a través de nuestra dieta y nuestro estilo de vida (o algún problema de salud preexistente) seguimos alimentando el estrés oxidativo, que ya de por sí tiende a ser cada vez mayor con el paso de los años, nuestra protección natural deja de ser efectiva y cae vencida.

Consejos

¿Qué se puede hacer para disminuir el estrés oxidativo? En general los médicos recomendamos las medidas estándar de reducción de los factores de riesgo, basadas en una alimentación variada y sin exceso de grasas y mantenerse físicamente lo más activo posible.

Durante mucho tiempo se recomendaron suplementos polivitamínicos por su gran poder antioxidante; pero pueden tener algún tipo de efecto adverso, y por eso hoy preferimos los llamados antioxidantes “inteligentes”, como el resveratrol, extraído de las uvas. Estas sustancias reactivan los mecanismos naturales del propio organismo para neutralizar a los radicales libres, por lo que logran mejores efectos energizantes, antiage y preventivos, pero sin los riesgos que podría suponer tomar vitaminas en exceso.

(*) Medico Cardiólogo (MN 65104)
Investigador en Suplementos Dietarios de Origen Botánico de la Comisión
Europea para la Investigación y el Desarrollo — Bruselas, Bélgica.
Experto de la Organización Internacional de la Viña y el Vino – OIV – París, Francia.
Jefe de sección en la IV Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas
“José de San Martín” de Buenos Aires.

 

Lentamente,
muy lentamente,
y obligada por las catástrofes y guerras,
la Humanidad avanza hacia la conciencia.
da0de91a4ffef339c1a7a677c95950ce

Mooji

Publicado: 11 enero, 2017 en educación, esoterismo, filosofia, Uncategorized
Etiquetas:

Toda promesa, toda proyección, ya sabes, se hace pedazos.

Sera simplemente lo que sea.

Es como verter una enorme masa de agua por esta colina,

y tratar de determinar exactamente por donde fluirá.

Que perdida de tiempo!!

Va a fluir por donde fluya.

Y vuestras vidas son asi.

cdcd7153cf13e8198d955f373ddb1d2d

 
Un día se le ocurrió a cierto emperador que si supiera las respuestas de tres preguntas, nunca se equivocaría al tomar las decisiones.
 
¿Cuándo es el mejor momento para hacer algo?
¿Quiénes son las personas más importantes con las que debo trabajar?
¿Y cuál es el tema más importante del que debo ocuparme en todo momento?
 
El emperador emitió un decreto por todo su reino anunciando que aquel que respondiera a las tres preguntas recibiría una gran recompensa. Muchos de los que lo leyeron se dirigieron enseguida al palacio con respuestas distintas.
 
 
Una persona respondió a la primera pregunta diciendo que el emperador debía confeccionar un programa planeando cada hora, día mes y año las tareas. Otra persona dijo que era imposible planear algo de antemano y que el emperador debía olvidarse de entretenimientos y estar siempre muy atento. Otra insistió en que el emperador debería crear un Consejo de Sabios y actuar siguiendo sus consejos.  Otra persona dijo que algunos asuntos debían resolverse al instante y que no había tiempo para consultarlos, pero quizás se lo podría preguntar a magos y adivinos.
 
 
Las respuestas a la segunda pregunta también fueron distintas.  Una persona dijo que el emperador debía confiar en sus administradores, otra sugirió los sacerdotes y monjes, y otras le recomendaron los médicos. Incluso otras personas le aconsejaron confiar en los guerreros.
 
 
La tercera pregunta también obtuvo una variedad similar de respuestas. Algunos dijeron que la ciencia es lo más importante, otros que era la religión y otros reivindicaron la importancia de la destreza militar.
 
 
Al no sentirse satisfecho el emperador, disfrazado de campesino, fue a buscar a un ermitaño sabio que vivía en las montañas, una vez atravesados bosques y algún valle, se encontró con el ermitaño que estaba trabajando la tierra con una azada. Al verlo fatigado y anciano, el emperador le ayudó con el trabajo y trató que el venerable ermitaño respondiera a sus preguntas. No dijo nada, sólo unas palmaditas en la espalda y volvió a relevarle en la tarea al emperador.
 
Después de un rato oyeron a alguien que corría por la montaña, al llegar a ellos vieron que se trataba de un hombre ensangrentado y muy asustado que se derrumbó y perdió el conocimiento ante ellos. El emperador lo llevo dentro de la ermita y allí trató de contener la hemorragia, le cambió de ropas y le dio algo de agua y comida que el ermitaño le ofreció. Ya estaba anocheciendo y pronto el emperador quedó dormido. 
 
Al despertar, miró hacia la cama y vio al hombre herido mirándole y con un hilo de voz diciéndole:  “¡Por favor, perdonadme!” 
 
Sorprendido, el emperador siguió escuchando. 
 
“Su majestad, no me conocéis, pero yo si os conozco. Era vuestro peor enemigo y había prometido vengarme de vos, porque en la última batalla matasteis a mi hermano y confiscasteis mis propiedades. Cuando me enteré de que ibais a ir solo a la montaña para ver al ermitaño, decidí atacaros durante vuestro regreso y mataros. Pero después de esperar mucho tiempo y ver que no volvíais, decidí olvidarme de la emboscada e ir con vuestros ayudantes que, al reconocerme, me hicieron esta herida. Por suerte pude escapar y corrí a refugiarme en este lugar. Si no os hubiera encontrado seguro que ya estaría muerto. Yo he intentado mataros y vos, en cambio me habéis salvado la vida. No podéis imaginaros lo avergonzado y a la vez lo agradecido que me siento. Si salgo de ésta con vida, prometo ser vuestro sirviente por el resto de mi vida e intentaré conseguir que mis hijos y nietos hagan lo mismo. Os ruego que me perdonéis.”
 
El emperador se quedó encantado al ver que se había reconciliado con tanta facilidad con uno de sus antiguos enemigos. No sólo le perdonó, sino que además le prometió devolverle sus propiedades y enviarle a su propio médico y a sus sirvientes para que lo cuidaran hasta que estuviera recuperado del todo. 
 
Antes de regresar al palacio, el rey quería plantearle al ermitaño las tres preguntas por última vez.
 
El ermitaño se levantó y mirando al emperador le dijo:
 
“¡Pero tus preguntas ya han sido respondidas! Ayer si no te hubieses apiadado de mi edad y no me hubieras ayudado a cavar los surcos, tu enemigo te habría atacado al volver a tu hogar y habrías lamentado no haberte quedado conmigo. Por tanto el tiempo más importante fue cuando estuviste cavando los surcos, la persona más importante era yo y la tarea más importante era ayudarme. Más tarde, cuando aquel hombre herido llegó corriendo hasta aquí, el tiempo más importante fue cuando le vendaste la herida, porque si no te hubieras ocupado de ella habría muerto y tú no habrías podido reconciliarte con él. De igual modo, él era la persona más importante en aquellos momentos, y la tarea más importante era ocuparte de su herida. Recuerda que sólo hay un momento importante: el ahora. El presente es el único momento del que disponemos. La persona más importante es siempre aquella con la que estás, la que tienes ante ti, ya que ¿quién sabe si podrás relacionarte con cualquier otra en el futuro? La tarea más importante es hacer que la persona que está junto a ti sea feliz, este es el cometido de la vida.” 
 
La historia de Tolstoy es como una historia de las escrituras: está a la altura de cualquier texto sagrado. Hablamos de ayudar a la sociedad, a las personas, a la humanidad, a los que están lejos, a llevar la paz al mundo, pero solemos olvidar que sobre todo debemos vivir para las personas que hay a nuestro alrededor. Si no puedes ayudar a tu pareja, a tus hijos o a tus padres, ¿cómo vas a ayudar a la sociedad? Si tus amigos del movimiento por la paz o de una ONG no se quieren ni se ayudan unos a otros, ¿a quién podrán amar y ayudar entonces? ¿Estamos trabajando para otros seres humanos o lo estamos haciendo solo por la reputación de una organización humanitaria?
 
En el mundo podemos dedicarnos a innumerables causas. Concentrémonos por el momento en una escala más modesta: la familia, los compañeros de clase, los amigos y la comunidad de la que formamos parte. Debes vivir para ellos, ya que si no lo haces, ¿para quién crees que estás viviendo entonces?
 
Tolstoy era un santo, lo que los budistas llamamos un Bodhisatva. Pero ¿fue el emperador capaz de ver el sentido y la dirección de su vida? ¿Cómo podemos vivir en el momento presente, vivir en este precioso instante con las personas que nos rodean, ayudando a disminuir su sufrimiento y haciendo que sus vidas sean más felices? ¿Cómo? La respuesta es la siguiente: practicando el ser conscientes. El principio que Tolstoy nos ofrece parece fácil. Pero si deseas ponerlo en práctica debes utilizar el método de ser consciente para buscar y encontrar el camino.
 
 
 
Extracto del libro: El milagro de mindfulness. Thich Nhat Hanh. Ediciones Oniro.

❤ desde el fondo de mi alma, recomiendo este canal de Youtube … ❤

“La verdad es un problema filosófico, pero es también un problema práctico.
Porque una verdad no es completa si nos quedamos en el plano del intelecto,
del pensamiento. Para que sea completa, hay que hacerla descender al plano
del sentimiento y, más abajo todavía, al de la acción. Teóricamente,
intelectualmente, cada uno puede estar dispuesto a admitir una verdad:
mientras se trate de teoría no le compromete a gran cosa. Pero tiene que
aceptar después esta verdad en su corazón y, finalmente, llegar a concretizarla
con actos. Y entonces, ¡cuántas dificultades! Tomemos un ejemplo muy
sencillo. Teóricamente, es bastante fácil admitir como verdad que todos los
hombres son hermanos. Pero tener sentimientos fraternales hacia todos ellos
ya es mucho más difícil. Y en cuanto a actuar fraternalmente, cualesquiera que
sean las personas y las circunstancias, eso es lo más difícil del mundo y hay que
reconocerlo, lo que menos se ha realizado.
File:Time Saving Truth from Falsehood and Envy.jpg
El Tiempo salvando a la Verdad de la Falsedad y la Envidia
François Lemoyne, 1737
Cuando les explicamos lo que es justo y bueno, hay muchos que dicen: «Lo he
comprendido, lo he comprendido…», pero actúan después de forma contraria a
todas las leyes de la justicia y de la bondad, porque no tienen conciencia de que
el corazón debe decir también su palabra y la voluntad debe movilizarse para
realizar. Sin embargo, una idea que no se realiza es algo casi inútil. Cuando
alimentamos un pensamiento justo, debemos llegar a amarlo suficientemente
para poder actuar conforme a él.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

a610bb32f80c8a722b4c78eb8af61475

La semana pasada tiré “El Preocuparme” , se estaba poniendo viejo y me estorbaba. Me impedía ser yo mismo; no podía actuar a mi modo.

Tiré ‘”Esas Inhibiciones” ; no dejaban lugar para mí. Hice lugar para mí ‘”Nuevo Crecimiento” , me deshice de “Mis Viejos Sueños y Dudas”.

Tiré un ‘libro sobre “Mi Pasado” (Igual no tenía tiempo para leerlo). Lo reemplacé con “Nuevas Metas”, y empecé a leerlo hoy.

Conseguí una “Nueva Filosofía” . Compré algunos nuevos libros llamados “Puedo” , “Haré” y “Debo” . Tiré “Podría” , “Yo Haría” y “Debería” . ¡Ah, ‘si hubieras visto el polvo!

Me topé con un “Viejo Amigo”; no lo había visto hace un buen tiempo, creo que su nombre es Dios. Sí, realmente me gusta su forma de ser.

Me ayudó con la limpieza y Él mismo agregó algunas cosas tales como Oración, Esperanza y Fe. También me regaló algo muy especial que puse en la puerta principal de mi hogar; se llama “PAZ” . Ahora ya nada me puede abatir. Mi casa está muy linda, todo se ve bien. Para cosas como”Preocupac iones” y “Problemas&quo t;, no hay lugar.

Es bueno limpiar la casa, especialmente la interior. Deshacerse de muchas cosas viejas, para empezar un año nuevo, especialmente nuevo.

Realmente ahora todo se ve más alegre. Tú deberías tratar de hacer lo mismo. No es fácil, pero tampoco es imposible.

Autor Desconocido