Thoreau

Publicado: 9 febrero, 2015 en filosofia
Etiquetas:, , ,

downloadllueveLa Naturaleza nunca se apresura; sus sistemas se mueven con velocidad uniforme. El brote vegetal crece imperceptiblemente, sin apresuramiento o confusión, como si los días cortos de la primavera fueran una eternidad. Todas sus operaciones parecen separadas del tiempo, el objeto sencillo por el cual todas las cosas permanecen. ¿Por qué, entonces, debería el hombre apresurarse como si cualquier cosa distinta de la eternidad estuviera disponible para la más mínima tarea?. Si el sol saliente parece apresurarle para mejorar el día mientras dura, el canto de las cigarras no falla en confortarle, medido como ancestralmente uniforme, enseñándole a tomar su propio tiempo desde ahora hasta siempre. La persona sabia es reposada, nunca agitada o impaciente. Abraza cada momento allí donde se encuentra, como algunos caminantes apoyan todo su cuerpo a cada paso, mientras otros nunca relajan los músculos de su pierna hasta que la fatiga acumulada les obliga a parar pronto.

De la misma manera que el sabio no está ansioso de que el tiempo le espere, tampoco el espera al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s