Archivos para 15 agosto, 2014

amorsl
“El día de hoy no se volverá a repetir.
Vive intensamente cada instante”,
lo que no significa alocadamente;
sino mimando cada situación,
escuchando a cada compañero,
intentando realizar cada sueño positivo,
buscando el éxito del otro;
y examinándote de la asignatura fundamental:
el amor.
Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar
y dar vida.”
 
 

Barbara Ann Brennan

Publicado: 15 agosto, 2014 en ecologia, filosofia, libro, literatura, noticias, salud

TODOS SOMOS SANADORES HERIDOS

sanador herido

Todos somos sanadores heridos. Todos somos muy reacios a volvernos indefensos, a quitarnos el velo y a mostrar lo que tenemos dentro, ya sea positivo o negativo. Vacilamos en revelar el dolor o la herida que cada cual soporta a su modo.

Nos resguardamos en la vergüenza. Creemos que somos los únicos, o que nuestro dolor es más despreciable que el de cualquier otra persona. Es muy problemático para nosotros, a menos que nos sintamos muy seguros.

Esta es la condición humana. A todos nos llevará algún tiempo descubrirnos. Y requerirá mucho amor. Concedámonos mutuamente mucho espacio, tiempo y afecto. Es mediante esa herida que todos aprendemos a amar. Esa herida interna que todos tenemos es nuestro mejor maestro.

Hagámonos sanadores heridos, ayudándonos mutuamente a compartir la verdad de nuestro ser interno. Podemos hallarnos dentro de un universo benigno, abundante y favorecedor de la vida que es sagrado. Vivimos en brazos del universo.

Estamos rodeados de un campo curativo universal que contiene y sostiene la vida. Podemos estirar el brazo y tocarlo. Podemos alimentarnos, y de hecho lo hacemos siempre, de él. Pertenecemos a él, y él nos pertenece a nosotros. El misterio divino de la vida reside en nosotros, y nos envuelve por entero.

Eres tú, y sólo tú, quien se sanará a sí mismo. Eres perfectamente capaz de ello. El proceso de curar una enfermedad personal es, de hecho, un acto de habilitación personal. Es un viaje personal, una travesía diseñada por ti como una de las mayores herramientas de aprendizaje que pueda encontrar jamás.

Desde una perspectiva más profunda, la enfermedad es provocada por un anhelo insatisfecho. Cuanto más grave sea la enfermedad, más intenso es el anhelo. Es un mensaje de que has olvidado quién eres y cuál es tu objetivo. Has olvidado y te has desconectado del objetivo de la energía creativa presente en tu núcleo.

Tu enfermedad es el síntoma de ello: la enfermedad representa tu anhelo insatisfecho. Así pues, por encima de todo, utiliza tu enfermedad para sentirte libre de hacer lo que siempre has deseado hacer, de ser quien siempre has querido ser, de manifestar y expresar quien ya eres a partir de tu realidad más profunda, más amplia y más elevada.

Si de veras has descubierto que estás enfermo, prepárate para el cambio, confía en que tu anhelo más intenso saldrá a la superficie para acometer tu realización. Prepárate para dejar de correr y volverte para enfrentar a la fiera que llevas dentro, sea lo que fuere lo que esto significa para ti personalmente.

Sugiero que la mejor forma de empezar a averiguar el significado de tu enfermedad consiste en preguntarse:

«¿Qué es lo que he anhelado y todavía no he conseguido realizar en mi vida?». Te sugiero que encuentres, tarde o temprano, un vínculo entre ese anhelo insatisfecho y tu enfermedad. Es dentro de este marco fundamental de salud y curación donde podrás restablecer tu salud. Me refiero no sólo a la salud de tu cuerpo físico, porque de hecho eso es secundario, sino a la salud del espíritu, la salud del alma.

Es en esta estructura o metáfora de la vida donde se pueden resolver todos los problemas de la vida y de salud. Porque la vida en lo físico tiene que vivirse en el amor, debe consistir en desarrollar nuestras facultades más elevadas y unirnos con lo divino.

Sean cuales fueren las circunstancias de tu vida presente, la vida consiste en esto. Sea cual fuere el dolor, el problema o la enfermedad, es un maestro. Es un maestro de amor y un maestro que te recuerda que eres divino. Éste es el proceso de tu proyección de luz.

 

La relación que establecemos con los demás
es en términos de “yo-ello”,
es decir,
los tratamos como objetos totalmente separados de nosotros-
y, por tanto,
subordinados a nosotros-
Esto se debe en gran medida a que,
en cualquier situación
y en cualquier relación,
consideramos al “yo”
separado y primordial.
Para recuperar el vínculo,
tenemos que minimizar el papel del “yo”
en nuestra vida.
ethical-dilemmas_02-300x266
 
 

Rumi

Publicado: 15 agosto, 2014 en noticias, salud

rum

“El pensamiento me atrapa, la palabra me limita, las emociones me controlan, mis sentidos me engañan. Y entonces me pregunto: ¿quién verdaderamente soy yo de entre todas esas visiones? Y mi corazón me responde: Eres aquella que sabe que una mano invisible te guía.”