Archivos para 6 agosto, 2014

Pan esenio. Deshidratadoras

Publicado: 6 agosto, 2014 en ecologia, filosofia, noticias, salud

Pan esenio(ezequiel),

es un pan vivo hecho en base a germinados deshidratados.

Forman parte de los llamados alimentos biogenicos,

que generan o construyen la vida en el organismo.

 

Fede Conde

Cocinad vuestros alimentos al fuego de la vida,

renunciad al fuego de la muerte;

¿Acaso no veis que él es el simbolo del viejo paradigma

donde todo es friccion y destruccion?

 

 

 

Una receta de pan esenio: trigo sarraceno, soja verde, amaranto y cañamo: todo germinado, luego hacemos una pasta que colocaremos a deshidratar al sol y al viento en los meses calidos y en deshidratadoras electricas en los meses frios.

El trigo sarraceno es la base del pan esenio que realizo ya que es un alimento muy yang y equilibra el exceso de ying de la alimentacion viva…

 

Fede Conde

 

 

Otro pan esenio: trigo sarraceno, albahaca, soja verde y espiritulina!!!

La espirulina posee tanto triptofano que ayuda a generar serotonina…

La serotonina asi como otras neurohormonas que segrega la glandula pineal, estan muy cerca del espiritu…

 

Los mayas sabian bien que este es un alimento de los dioses…

Deshidratador SOLEMIO, de cinco bandejas, modelo basico. Funciona muy bien. En el fondo se aprecia el ventilador el cual si durante el dia sopla viento calido lo podemos dejar fuera ya que el aire hace girar el ventilador y podemos deshidratar sin encenderlo.

La deshidratacion es una alquimia de preservacion de la vida y la germinacion es la alquimia de la cualificacion de la vida…que puedas sostener el impulso de extraer mas vida a la vida…

 

En neveras, lo ideal es hacer aberturas en los extremos para que entre

y circule el aire que calentara el sol para la deshidratacion

una moledora manual nos puede ayudar a lograr la masa del pan esenio, de esta manera podemos prescindir de electricidad un poco

 

Construccion de deshidratador de alimentos

 

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=-1cZPdauq-Q

Autobiografía de un Pitagoreano

Publicado: 6 agosto, 2014 en ecologia, filosofia

10540404_818947901472104_8644083628543146685_n

 

Todo empezó cuando tenia 18 años, debo decir que no fue una decisión premeditada, en ese momento no supe el porque. Desperté un día y algo dentro de mí me impedía volver a comer carne. Nadie entendía, mi madre principalmente que pensaba que me iba a morir. Para todos era una elección de la más misteriosa. No comprendían que hubiese dejado algo que realizaba con tanto “gusto”, no fue que la había dejado porque no me gustara. La decisión fue en ese momento más fuerte que mis papilas gustativas y mi instinto atrofiado. Con el tiempo fui reforzando semejante emprendimiento, para muchos no es nada fácil dejar de ingerir ciertos alimentos provenientes del reino animal, sobre todo porque eso involucraría liberarse una energía muy poderosa y adictiva: el miedo. Pero en ese momento, con el entorno era algo difícil de sostener. No conocía nadie en esa época que fuera vegetariano y nunca había leído nada al respecto. Hoy día tengo 28 años, hace 5 años que no me alimento con nada que provenga del reino animal. Hace el mismo tiempo que me dedico al cultivo agro ecológico de frutas, verduras y germinados, asi como impartir talleres, conferencias y seminarios sobre nutrición viva, y la transformación de la conciencia. Soy más vegano que vegetariano. El primero no ingiere carnes por un código ético de amar y preservar la vida, tampoco usa o se viste con elementos del reino animal. El segundo puede comer alimentos como huevos, quesos, leche, etc. Convengamos que hay dietas lacto vegetarianas como la hindú y hay también lacto ovo vegetarianas. El vegano elige esta dieta no por una elección egoísta de pensar en el bienestar que produce no comer carnes sino el respeto a la vida y el derecho a evolucionar que tenemos todos como seres vivos. Es por lo que muchos se preguntaran ¿por que dejar de comer carne? Mas que el porque deberíamos preguntarnos el para que, puede ser costoso cuando se ve a los animales como pequeñas fabricas…

Los primeros años de forma de vivir fueron toda una prueba en el sostén de una actitud, fue muy importante en aquellos años interiorizarme de ciertas enseñanzas esotéricas que recomendaban no ingerir animales por una cuestión espiritual de liberación karmica.  Algunas enseñanzas afirman que uno quedaba liberado de las pasiones mas bajas, dando claridad mental y sutileza física. También me pareció interesante el hecho que si purificarlos el cuerpo, purificaremos el cuerpo del planeta y de esta manera la transición planetaria podría ser mas armonica y sin tanto sufrimiento. A los 22 conocí a mi actual compañera y todo cambio, mendocina de origen andaba con una copa en su cartera, para mi sorpresa también era vegetariana. Muchos le preguntaban porque bebía y fumaba siendo vegetariana, y ella en ese momento contestaría que su salud estaba después del sufrimiento de un ser. Con el tiempo nos dimos cuenta que dichos hábitos eran un impedimento para desenvolver nuestro crecimiento interior ya que atentaban contra nuestro instinto y nuestra conciencia. Ella se había “convertido” a sus 15 años porque habia discutido con una profesora que llevaba un tapado de piel, entonces la profe le pregunto si comía carne…Ese día fue decisivo para su vida. Juntos aprendimos a no solo a comer sino a nutrirnos con el higienismo espiritual, al mismo tiempo  encarábamos disciplinas como el tai chi y yoga. Juntos emprendimos tareas de cultivos orgánicos de interior y exterior. Aprendimos el arte de la mano en la tierra y el corazón en el cielo.

Hace unos días una compañera de la vida,- vegetariana- me envía un mail sobre el ideal de la alimentación, dicho mail trataba el no consumo de carnes por los daños físicos que provoca, pero en ningún momento mencionaba el dolor y sufrimiento que es causado por el hombre al reino animal, causándose así, su propio dolor y sufrimiento. Ella luego me comentaba lo que significaba ser vegetariana hace 30 años cuando era sinónimo de locura. Surgía comentar que comer significaba “tomar el poder de los alimentos” y como perdimos esa ceremonia. Los antiguos se alimentaban de ciertos animales para adquirir sus cualidades y solo por necesidad. Hoy día las cosas cambiaron y podemos tomar clorofila de trigo en vez de sangre de un ser y un buen puñado de brotes de girasol en vez de un bife. Es evidente que hoy es cuestión   de elección. Pero le cabe a uno discernir si uno quiere consumir su alimento lo mas degradado posible o un alimento lo mas vivo que se pueda.

Esto suscito aportar algo distinto respecto a este tema tan en boga en estos tiempos críticos. Todo radica en algo llamado hedonismo, una corriente filosófica que sostenía que si algo causaba placer estaba bien realizarlo, porque el placer es algo bueno mas allá de lo que se haga para producirlo, quizás sea algo así como “que el fin justifica los medios”. También es algo así como no querer ver como se aniquila lo que se come, también sea algo así como “ojos que no ven, corazón que no siente”. El hedonismo es lo que aniquila la ley de la preservación de la vida, aquella que despierta en los seres el amor incondicional. La vida le enseñara al hombre que el placer de hoy será el dolor de mañana.  El hedonismo imperante esta muy ligado a la ley del karma material. Esta ley infalible esta dando lugar a la ley evolutiva superior, una ley que simboliza la liberación del libre albedrío por parte de una pequeña minoría de la humanidad. Aquellos que busquen su Yo Superior, podrán abrirse a una nutrición que redima la materia ya que el alma no crea sufrimiento y no conoce la enfermedad.

Pero muchos dirán: acaso los vegetales no sufren? si claro, sufren nuestra indiferencia, tienen un umbral del dolor inexistente porque están aquí ensayando la entrega a la luz. Hemos de tener en cuenta que los vegetales “evolucionan” a través nuestro al consumirlos en gratitud y con amor. Al entrar en contacto con una campo magnético superior se expanden dentro nuestro liberando toda la energía que ellos concentraron. Todo depende de la actitud que tomemos, todavía hay muchos vegetarianos y veganos comiendo con una actitud de usufructo, sin colaborar con este reino a su vital expresion Estos seres se donan a la vida y se entregan como ofrenda y regalo de la naturaleza. Es toda una prueba saber tratar a estos seres también. Por servicio a la Única Vida deberíamos incurrir en esta práctica. Habría muchos más veganos si tendríamos nosotros mismos que matar a una inocente criatura invadida de miedo y pánico. Pocos abren sus ojos y dejan que la indignación haga mudanzas, ya que si los mataderos tuvieran vidrios de lugar de paredes… No escuche a nadie que matase hoy día por amor, más si por dinero. Entonces se le paga a alguien que lo haga y nos vendamos los ojos hasta que este en el supermercado y como ahí no se mueve, chilla, sangra y todo eso, es fácil servirlo a la mesa, de manera muy camuflada claro esta.

Ser hoy día vegano es símbolo de colaboración: no solo dejando de endosar el crimen del especismo que es la continuidad del Holocausto sino también el espejismo, que representa la ilusión material en la cual vive dormida la humanidad. Un verdadero vegano es un facilitador de la expresión creativa de los reinos, no solo proyectando a los animales energías espirituales sino tambien ayudando a los vegetales a seguir desenvolviendo su evolución a  través de su consumo conciente ya que como verán existe una interacción muy fuerte que la humanidad desarrolla con estos seres.  Cuando elevemos nuestra actitud de usufructo podremos ver las cosas desde otra perspectiva, alimentarse no tendría que involucrar muertes de seres que sienten y de los cuales somos casi sus dioses. Si somos  nosotros la corona de la creación, seriamos nosotros totalmente responsables de la evolución de este planeta. A cada uno le cabe optar por el amor a la vida o el odio a la vida. Un gran vegetariano dijo una vez que las guerras seguirán existiendo mientras sigan habiendo mataderos. Esta elección ha de ser bien de adentro, desde lo mas profundo de algo que llamamos sensibilidad y compasión, sepamos que siempre esas energias están presentes, o acaso hay alguien no sufra al ver un cadáver de un animal.? Desde ahí que la misma Vida Única que todo lo Es, sostiene a los seres que siguen este camino. El amor a la vida da Vida.  Convengamos aquí que no hay mayor nutriente que esta energía, el amor como “savia” de la vida misma sustenta a los seres que no atentan contra la evolución misma. Estos tiempos de actual e inminente transición claman por un accionar practico e interno, adaptarse a esos impulsos es la prueba de muchas conciencias en pro de la liberación.

         Federico Conde Latou

 


Sus creaciones inspiradas surgen de la exploración de los universos sonoros de la voz, y las texturas que resultan de las armonías superpuestas creadas por las voces con sus armónicos.

La conexión intergrupal de la coral, que les permite navegar por las olas armónicas, y la complejidad acústica que se genera permite que los asistentes puedan disfrutar de un viaje sonoro, donde el sonido de las voces rodea y envuelve a los asistentes, resultando una experiencia única y transformadora.