Archivos para 21 junio, 2014

(Chamalu)

Publicado: 21 junio, 2014 en filosofia

Quiero recordarle a la mujer que es poderosa,

que solo precisa perforar su miedo,

ocupar su lugar y reconquistar la vida.
sdw

 

buda

 

 

Primero está la clase de pereza que
todos conocemos bien: no tenemos ganas de hacer nada y nos quedamos más a
gusto media hora más en la cama que levantarnos a meditar.

Segundo, existe la pereza de sentirnos indignos, incapaces, es la pereza de
pensar “Yo no puedo hacer esto; los demás pueden meditar, ser conscientes o
generosos y amorosos en situaciones difíciles, pero yo no puedo pues soy una
inepta”. O también podemos pensar “ No vale la pena intentarlo, estoy
siempre enojada” o “yo no he podido nunca en la vida hacer nada, siempre he
sido un fracaso”. Esto también es pereza.

La tercera clase de pereza es el ocuparse demasiado en tareas mundanas.
Podemos siempre llenar los huecos vacíos de nuestro dia manteniéndonos
ocupados. El estar ocupados nos puede hacer sentir virtuosos, pero muchas
veces es simplemente un escapismo.

Cuando salí de los muchos años de retiro en mi cueva, alguna gente me decía
“ No crees que la soledad fue un escapismo para ti?” Y yo les contestaba,
“Un escape de qué? No tenia radio, periódicos, nadie con quien hablar, a
donde y de que me iba a escapar?”. Si algo surgía no podía ni siquiera
telefonear a una amiga. Yo estaba cara a cara con lo que yo era y lo que no.
No había escape.

Nuestras vidas ordinarias están tan ocupadas, nuestros días están tan llenos
y parece que nunca tenemos tiempo de sentarnos y simplemente ser. Eso es
escapismo. Una de mis tías tiene siempre la radio puesta, o la televisión,
no le gusta el silencio, le teme. Si no hay ruido fuera, nos hablamos a
nosotros mismos – ideas , juicios opiniones y memorias de lo que paso ayer o
hasta durante nuestra niñez. Lo que yo le dije a él, lo que él me dijo a mí.
Nuestras fantasías, ensoñaciones, esperanzas y preocupaciones. No hay
silencio. Nuestro ruidoso mundo externo es solo una reflexión del ruido
interno: nuestra incesante necesidad de estar ocupados, de estar haciendo
algo.

Hace poco charlaba con un monje australiano muy majo, quien en una época
estaba tan ocupado haciendo tantas cosas que se volvió un trabajo adicto. Se
quedaba haciendo cosas hasta las dos o tres de la mañana, eventualmente
colapso del todo. Todo su sistema se vino abajo y ahora ya no puede hacer
casi nada. Hasta su mente está un poco incapacitada y no tiene mucha
concentración.

Su problema fue que su identidad estaba conectada con el hacer. Y como su
trabajo era para el Darma, lo sentía virtuoso. Lucia como si estuviera
realmente haciendo un trabajo muy ejemplar, beneficiando a mucha gente y
realizando las instrucciones de su maestro; pero ahora que no puede hacer
nada de nada, quien es él?

Debido a ello está pasando una crisis tremenda porque siempre se identifico
con lo que hacía y con lo que era capaz de llevar a cabo.
Ahora no es capaz de hacer nada y depende de los demás. Yo le comente, “que
fantástica oportunidad, no tienes que hacer nada, simplemente ser”. El dijo
que estaba tratando de ajustarse a esa situación, pero que la encontraba
amenazadora, el solo sentarse ahí sin hacer nada.

Este es el punto, llenamos nuestras vidas con actividad, muchas de ellas muy
meritorias, pero si no somos cuidadosos, pueden convertirse en una
escapatoria. No estoy diciendo que no hagáis lo que hace falta hacer y
especialmente lo que es virtuoso, pero debéis también el pausar y
descansar en la respiración. Tenemos que disfrutar de ambas, la parte activa
y la contemplativa en nuestra vida. Debemos hacer tiempo para estar con
nosotros mismos y encontrar – genuinamente – nuestro centro, donde la mente
puede simplemente estar en calma.

Traducido y sin editar por Thubten Saldon


Thubten Saldon

(Enseñanza Zen)

Publicado: 21 junio, 2014 en filosofia
Sólo te falta, en este instante,
reírte a carcajadas.
ninas-riendo1

 

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=BSHtTwwHwPw

 

EVENT MANAGEMENT INSTITUTE – http://www.eventmanagementinstitute.es/

Mario Alonso Puig nos explicó con una exposición genial y muy emocionante cómo alinear mente y cuerpo para que todos podamos lograr lo extraordinario.

 

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=7shLWu1JjWY

 

 

Sergi Torres nació en 1975 en Barcelona. Con sólo 3 años se preguntaba “¿Qué he sido antes de ser Sergi?” A los 21 años de edad, experimentó su primera gran vivencia en la que descubre que la realidad es sólo un producto de la mente, un gran espejo tridimensional. A los 28 años, Sergi se sintió guiado por la vida a extender, compartir y ofrecer a otros la misma invitación que se le ofreció a él.

Actualmente, vive dedicado a redescubrirse a si mismo a través de su propia experiencia. Según Sergi, cada instante de nuestra vida nos lleva al encuentro genuino con nuestro Ser. Así es como, en forma de conferencias, cursos, talleres y también a través de su libro Un Puente a la Realidad, Sergi propone un cambio de mentalidad respecto al mundo de una forma cercana, asequible, práctica y aplicable en nuestras vidas.

Todo cuanto Sergi enseña está dirigido a las personas que desean vivir en comunión con sus corazones, en ese espacio que existe más allá de lo que nos muestran nuestros sentidos físicos.

Para más información sobre cursos y talleres:
contacto@sergitorres.es