Archivos para 23 mayo, 2014

images678

 

Bien, queremos que hagas un ejercicio. Porque el primer paso para leer más rápido es saber cuántas palabras estás leyendo por minuto.

Entonces, toma un libro ábrelo a la primera página donde empieza el contenido (no tomes en cuenta los reconocimientos y el índice si tiene).

Ahora, toma un reloj y prográmalo para 2 minutos exactos. En esos 2 minutos lee a como lo haces normalmente y una vez transcurrido el tiempo, haz una marca donde terminaste de leer.

El siguiente paso es contar el número de oraciones que lograste leer. Toma ese número y dividelo entre 2 y anota el resultado. Este es tu promedio de oraciones por minuto que lees (asegúrate de apuntarlo).

Para calcular el número de palabras leídas por minuto, lo que debes hacer es estimar el número promedio de palabras que hay en cada oración (aproximadamente) y una vez que lo sepas, lo que debes hacer es multiplicarlo por el número de oraciones que leíste. Este es tu promedio de palabras leídas por minuto. También deberías de apuntar este dato.

Ahora, aquí está la técnica simple y eficaz para que comiences a leer más rápido inmediatamente.

Lo único que necesitas es tu dedo (o si prefieres usar un lapicero u otro objeto está bien, pero recomendamos que utilices tu dedo.)

Primero, toma el libro que estabas leyendo, e igual programa tu reloj para 2 minutos exactos, y comienza a leer desde el punto donde terminaste anteriormente pero ahora vas a utilizar tu dedo para seguir cada palabra en las oraciones.

No te preocupes si lo estás haciendo mal o bien, o si escuchas tu voz en tu cabeza repitiendo las palabras, solamente enfócate en seguir tu dedo conforme vas leyendo las palabras.

Segundo, cuando hayan pasado los 2 minutos, igual, calcula el número de palabras por minuto que leíste y apúntalo.

Haz el ejercicio un par de veces, apuntando tus resultados cada vez que terminas.

¿Qué notaste? Más que seguro que hubo un incremento en tu rapidez al leer.

Fascinante, ¿verdad?

La mayoría de las personas con las cuales compartimos este ejercicio, frecuentemente no pueden creer que han aumentado su rapidez al leer. Si es tu caso, hay una razón muy buena por la cual funciona: el ejercicio fue desarrollado por expertos en lectura rápida que descubrieron que el ejercicio evita que nuestros ojos brinquen sobre la página o se devuelvan a leer lo ya leído.

Ahora bien, quizás hayas escuchado el dicho de que “la práctica hace al maestro.” Es cierto. Conforme más practicas, utilizando esta técnica, más rápido puedes leer. Pero como quizás te diste cuenta, con solo unos minutos de práctica, aumentaste la rapidez con la cual lees, por lo cual te puedes imaginar cuánto puedes mejorar si sigues practicando.

También, es probable que empieces a notar un efecto curioso e igual de beneficioso que leer así trae consigo. Y es que te concentres mejor y tengas más enfoque al leer. Esto sucede porque al darle un punto de enfoque a tu cerebro, le ayudas a crear conexiones neuronales que le permiten cumplir la tarea más efectivamente.

Fácil, ¿verdad? Ahora, estamos seguros que vas a querer practicar tu nueva habilidad para leer más rápido. Nadie sabe, pero quizás te conviertas en un experto de lectura rápida en un futuro

FUENTE: http://blog.virtualianet.com