Archivos para 26 enero, 2014

AMOR SIN CONDICIONES…

Publicado: 26 enero, 2014 en noticias

Vivir en la frecuencia del amor incondicional es lo único que apacigua la mente, el cuerpo y el espíritu. 

No hay sutra, yoga o plegaria que produzca tal efecto. 
El amor sin condiciones elimina cualquier emoción tóxica o creencia basada en el miedo, el intelecto o el ego. 
Este amor purifica al instante los recuerdos de dolor enterrados así como todo tipo de programación cultural temporal y por tanto falsa. 
El amor transforma las mismas moléculas de cualquier cosa no verdadera o tóxica en dulce nectar. 
El amor sin ninguna condición nos devuelve libres al mundo e impide que ningún sistema abusivo nos vuelva a atrapar. 
El amor universal sólo reconoce a más de lo mismo alejándose de todo aquello que es por interés. 
Por eso, dejar que salgan todos estos tóxicos contaminantes del ser es lo que realmente salva, redime, libera y sosiega al ser.

El verdadero amor es una frecuencia tan alta que ya no se puede ceñir a ningún interés humano. 

El amor sin pedir nada cura la mente y trasciende las propias dimensiones de nuestro mundo psiquico. 
El amor sin condiciones de cada ser es lo único que cuenta y no lo que para sí se reza o se hace. 
El amor es un estado de ser, no es algo que se da en una sólo ocasión. Si realmente se quiere aportar una elevación de conciencia a esta dimensión cada uno tiene que entender el poder de su propio amor y ejercerlo incondicionalmente. 
Esta es la solución personal y global.

Tarpa Akash

 

amazing_story_of_lucas_hembree_and_his_01

sin renunciar a mi poder

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized

imagesrrr

 

El sufrimiento no lo ocasiona nada externo a mi mism@, sino mi forma de responder y reaccionar a mi entorno. Cuando comprendo y asumo mis emociones puedo comenzar a aprender y dejar de reaccionar. Reconocerme como niñ@ herid@ a la defensiva es superar el miedo y descubrirme como adulto maduro capaz de amar y ser feliz. Siempre puedo obrar sobre mi misma, en eso radica el poder sobre nuestra vida. Esperar que algo fuera de mi cambie, es renunciar a mi poder y mis dones.

 

 gsfsdf

“La vida no es un camino de conocimiento. La vida es un camino de experiencia.

No tomamos buenas o malas decisiones. No hay manera de acertar o de equivocarnos.

Todo es como debe ser.

Decidimos aprender a través del Amor o de la falta de Amor, pero todos los caminos llevan a ninguna parte,

porque todos los caminos llevan a tu corazón, al centro del Universo, al Corazón del más Puro Amor Incondicional”.

 

 

NUESTRA MISION

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:

 1271805278250_f

“Existe un paralelismo entre La Loba y los mitos universales de la resurrección de los muertos. En los mitos egipcios Isis presta este servicio a su hermano muerto Osiris, el cual es descuartizado cada noche por su perverso hermano Set. Isis trabaja cada noche desde el ocaso hasta el amanecer juntando las partes de su hermano antes de que amanezca, pues, de lo contrario, no podría salir el sol. Jesucristo resucitó a Lázaro, el cual llevaba tanto tiempo muerto que ya “hedía”, Deméter conjura a su pálida hija Perséfone de la Tierra de los Muertos una vez al año. Y La Loba canta sobre los huesos.
Ésta es nuestra práctica de meditación como mujeres, conjurar los aspectos muertos y descuartizados de la vida. El arquetipo que recrea a partir de algo que ha muerto tiene siempre una doble faceta. La Madre de la Creación es siempre también la Madre de la Muerte y viceversa. Debido a esta naturaleza dual o doble tarea, el importante trabajo que tenemos por delante es el de aprender a distinguir, entre todo lo que nos rodea y lo que llevamos dentro, qué tiene que vivir y qué tiene que morir.

 

Nuestra misión es captar el momento más oportuno para ambas cosas;

para dejar que muera lo que tiene que morir y que viva lo que tiene que vivir”.

 

(Mujeres que corren con los lobos, Clarissa Pinkola Estés)

Osho.

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized
Te sientes bien, te sientes mal,
y estos sentimientos están burbujeando
desde tu propia inconciencia,
desde tu propio pasado.
Nadie es responsable,
excepto tú mismo.
Nadie puede hacerte enojar
Y nadie puede hacerte feliz.
 tt1258972_MV5BMTY5Mzc2NjExN15BMl5BanBnXkFtZTcwMTIzMDI2OA@@._V1._SY0

PELICULA BUDISTA ONLINE

Publicado: 26 enero, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

http://www.webislam.com/videos/58655-la_copa.html

La Copa:

 

 

 

 

La Copa: goles, humor y budismo en el Tíbet libre

Detalle del cartel de la película

 

Se llama “pequeño Tíbet” a la franja montañosa que constituye la frontera entre India y la Región Autónoma de Tíbet, bajo ocupación china desde 1959. Después de que el Ejército maoísta invadiera Tíbet y asesinara a más de un millón de personas, decenas de miles de desplazados cruzaron el Himalaya hasta Nepal, Bhután y el norte de India, donde reconstruyeron sus vidas y sus tradiciones, esperando el día de su regreso.
Uno de ellos, el abad del monasterio de Chokling, sueña con volver a Lhasa y medita cómo enseñar la cultura tradicional tibetana a los niños y jóvenes que siguen cruzando la frontera hacia los monasterios en el exilio, trayendo con ellos la influencia de la China moderna, la televisión, los vídeojuegos, y el deporte. Entre ellos está Orgyen, un golfo de 14 años con una sola ilusión en la vida: ver a Francia ganar la Final del Mundial de Fútbol 98.
Así comienza La Copa, el primer largometraje del realizador bhutanés Khyentse Norbu, que compagina su magisterio como lama con la realización televisiva y los cortometrajes. Norbu forma parte de la primera generación de tibetanos del exilio no nacidos en Tíbet, sino en un país de acogida, aunque ha recibido una educación tradicional.
“Dos naciones combatiendo por un balón”

La historia en que se basa La Copa, cómo unos hinchas tibetanos se las ingenian para ver las finales de la Copa del Mundo del Fútbol, ocurrió realmente en el monasterio de Chokling. Para el anciano abad, los Mundiales son poco más que “un combate entre dos países por una pelota”.
Pero, para Orgyen y sus compañeros, se trata del acontecimiento del año, por el cual están dispuestos a negociar sus vacaciones, escaparse por la noche o invertir todos sus ahorros con tal encontrar una tele y ver el partido. El revuelo que organizan en el monasterio es muy similar al que se organizó realmente en Chokling durante el rodaje, con la toda la actividad religiosa detenida, o volcada por completo a procurar buenos augurios para la película.
Porque el proyecto de La Copa, desde el guión hasta el estreno mundial de la película, más de dos años después, es un reflejo de la coyuntura a la que el pueblo tibetano se enfrenta hoy. A su lucha de 30 años por la independencia se une el conflicto interior de adaptar unas tradiciones milenarias a los nuevos tiempos de un modo artificial y abrupto, a causa, quizá, de la propia represión infligida por el gobierno de Pekín.De hecho, los productores australianos implicados en el proyecto se comprometieron a seguir los códigos locales, y aplicaron las indicaciones del oráculo budista para elaborar el calendario de producción. El resultado podría calificarse de milagroso: dos meses escasos de rodaje en las montañas, con actores no profesionales elegidos entre la propia comunidad de Chokling, y ni una sola complicación.

Norbu, fascinado por el cine desde que colaborara en El pequeño Buda de Bertolucci, era consciente de todas estas contradicciones en su propia vida. En La Copa decidió llevarlas a la pantalla y, a la manera que enseñan los lamas, reírse de ellas. El lama está convencido de la mutua influencia benéfica entre budismo y cine: “el cine tiene el poder de enseñarnos quiénes somos realmente”.
Quizá sea este uno de los puntos más complicados de la cinta, que, aunque toca la profunda espiritualidad budista con gran sentido del humor, no repara en las contradicciones que pueda encontrar el espectador que no esté familiarizado con ella. Sorprenderá ver, por ejemplo, tal cantidad de niños y jóvenes, y tan pocos hombres mayores, en el monasterio, cuando en el budismo éstos se entienden más como escuelas que como el lugar de retiro cristiano.
Lo mismo ocurre con el conflicto cultural entre los niños nacidos en India y los refugiados que huyen del Tíbet ocupado, reflejado en la película en la relación de Orgyen, criado en India, y Nyma, un niño enviado por su madre al exilio. El muchacho que encarna a Orgyen, Jamyang Lodro, aplicó al personaje su propia experiencia como niño nacido en el exilio. Hijo de un Lama de reconocido prestigio (que interpreta al severo tutor de los chicos), negoció con su padre y el realizador unas vacaciones en Eurodisney para protagonizar la película. Ahora, Jamyang continúa estudiando en Chokling. Sigue jugando al fútbol mientras China continúa sembrando arroz en las montañas de Tíbet