Archivos para 6 octubre, 2013

soberania alimentaria

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized

ali

 

“La Soberanía Alimentaria es el derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas agrícolas, pastoriles, laborales, de pesca, alimentarias y agrarias que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias exclusivas. Esto incluye el derecho real a la alimentación y a la producción de alimentos, lo que significa que todos los pueblos tienen el derecho de tener alimentos y recursos para la producción de alimentos seguros, nutritivos y culturalmente apropiados, así como la capacidad de mantenerse a sí mismos y a sus sociedades”. Txt de: “Soberanía alimentaria”: un derecho para todos”.

Declaración política del Foro de ONG/OSC para la Soberanía Alimentaria. Roma, junio de 2002.

tan confundidos estamos?

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized

confusion-at-its-best-gene-hilton

 

Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden.
Primero creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte.
Segundo, creemos que el sentido de la vida es el placer; pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia. Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer.
La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.

¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.
El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena. En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil. Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama.

Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor. pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apego. Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento. Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme.

El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad. Pero a veces nos sentimos atados a un amor.
Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor.
Cuando el leño está encendido produce el fuego. Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.”

Dr. Jorge Carvajal
Médico Cirujano de la UNIVERSIDAD DE ANDALUCÍA – ESPAÑA
Pionero de la Medicina Bioenergética

Todos hablamos frecuentemente de la conciencia y parece que todos sabemos a que nos referimos; sin embargo, ninguno podemos explicarla.

Por: Javier Barros Del Villar – 29/09/2013 a las 16:09:59

            2338656821

El tao que puede nombrarse, no es el eterno Tao…
La conciencia es uno de esos muchos términos que parecen, en este caso quizá paradójicamente, blindados ante el procesamiento, y definición, racionales. Si bien este concepto ha protagonizado discursos místicos, teorías psicológicas, y acercamientos científicos, además de plagar la retórica cotidiana, lo cierto es que siempre, al menos en mi opinión, queda una especie de margen, como si algo nos indicará que nada de lo que podemos construir, y mucho menos comunicar, racionalmente, bastara para cubrir su sentido.
La palabra conciencia proviene del latín, conscious, y se compone de con (juntos) y scio (conocer), lo cual sugiere un conocimiento compartido, o una especie de acuerdo perceptivo. Por ejemplo Hobbes, es su Leviathan, habla de que “Cuando dos o más personas conocen el mismo hecho, entonces se dice que concientes sobre esto, el uno ante el otro”. En este sentido la conciencia pareciera una especie de eco resonado que surge en al menos dos personas, y que al comprobar esta resonancia, entonces se le legitima como algo conciente.
Una perspectiva occidental
En occidente, uno de los primeros pensadores en tratar de deshebrar fue  Descartes, quien a partir de su influyente dualismo definió una relación opuesta entre lo inmaterial (el rex cogans de la mente) y lo material (el res extensa del cuerpo) –y en algún punto climático de esta interacción se ubicaría la conciencia. Tras varios acercamientos posteriores, y luego del surgimiento de la mecánica cuántica, científicos acusaron la imposibilidad de la física tradicional para explicar el fenómeno conciente –en respuesta surgieron teorías alternas, entre ellas la del Cerebro Holonómico, de Karl Pribram, inspirada en la naturaleza holográfica propuesta por David Bohm.
En 1976, el británico Richard Dawkins, en su libro The Selfish Gene, advirtió que “la evolución de nuestra capacidad para simular parece haber culminado en la conciencia subjetiva. Y el por qué esto sucedió me parece el más profundo misterio que enfrenta la biología moderna”. Mientras que un par de décadas después, un grupo de neurocientíficos publicó, con una humildad poco popular en la ciencia, una significativa apología:
No tenemos idea del cómo emerge la conciencia a partir de la actividad física del cerebro, y tampoco podemos determinar si la conciencia puede emerger en sistemas no-biológicos, por ejemplo las computadoras. A estas alturas el lector esperará encontrar una minuciosa y precisa definición de la conciencia. Pero quedará decepcionado. Conciencia aún no se ha convertido en un término científico que pueda definirse cabalmente. Definiciones precisas de diversos aspectos de la conciencia emergerán más adelante… algo que en esta fase resulta prematuro. (Human Brain Function, p. 269, capítulo 16 “The Neural Correlates of Consciousness”, 2004)
Budismo y conciencia
En la dimensión mística, particularmente en el budismo, el concepto de conciencia ha sido aún más recurrido que en la ciencia. Y a pesar de que en ocasiones parece transmitirlo con mayor fidelidad, su traducción a un plano de entendimiento racional también resulta insuficiente. El budismo, por ejemplo, advierte que la conciencia no puede definirse como tal, sino que su esencia está diseñada para experimentarse.
Dentro de la escritura conocida como Majjhima Nikaya, que compila 152 discursos atribuidos a Buda y sus discípulos, encontramos el siguiente pasaje:
Dependiente de la vista y las formas, la conciencia visual emerge. El encuentro entre los tres, es el contacto. Mediante el contacto se crea el sentimiento. Lo que uno siente, entonces lo percibe. Lo que percibimos lo pensamos, y nuestros pensamientos son reproducciones mentales. Con aquello que nosotros hemos mentalmente reproducido como la fuente, la percepción y las nociones que resultan de esta reproducción mental, acosan al hombre con respecto a su pasado, futuro,  y a las formas presentes que son entendibles mediante la vista.  
Tal parece que en un contexto budista la conciencia se refiere a la sucesión de elementos psico-físicos, es un proceso que, aunque siempre replicable, florece y luego se aleja, y que incluye múltiples ingredientes, como la percepción, la sensación, el sentimiento, y el procesamiento de esta información en nuestra mente.
Una reflexión consciente
Lao Tzu advertía que la clave para crecer como ser humano es introducir dimensiones más elevadas de conciencia a nuestro estado de alerta perceptiva. Esto nos remite a la idea de que la conciencia es una especie de filtro a través del cual se procesa la información que recibimos mediante los sentidos –una especie de catalizador moldeable. La conciencia podría ser ese estanque en el cual sumergimos nuestra percepción en ella misma, y obtenemos información con la cual construimos una realidad, y nos insertamos en ella.
Por otro lado la tarea de definir la conciencia resulta en un ejercicio ourobórico, inevitablemente auto-referencial, lo cual de nuevo sugiere la imposibilidad de “narrarla” racionalmente. También podríamos asignarle la cualidad de omnipresencia, ya que en términos prácticos algo existe hasta el momento en el que logramos insertarlo en este diálogo entre el interior y el exterior. Desde esta perspectiva, entonces la conciencia es aquello que montamos dentro de ese escenario, el vacío original, que es lo único que puede existir de sin depender de que alguien lo procese, lo haga conciente.
En fin podríamos seguir malabareando con nociones, recursos mentales y referencias culturales, para librar con éxito esta compleja y autoimpuesta misión de definir la conciencia. Pero lo más probable es que eso simplemente prolongue el coqueteo racional con un infinito loop. En este sentido parece que la conciencia, su anatomía, está impregnada del perfume de la paradoja –parece que todos ‘sabemos’ lo que es pero que nadie puede explicarla.
Un constante en la racionalización intuitiva del concepto, apunta a la figura de un mediador entre nuestro interior y aquello que nos rodea, pero que al mismo tiempo actúa como interprete en un diálogo que sostenemos con nosotros mismos –como un guión ya escrito y a la vez editable en tiempo real.
Tal vez la conciencia es solo eso que nos permite darnos cuenta que la conciencia no puede definirse (pero tampoco negarse) –algo como el universo auto-percibiéndose, y celebrándolo con cada uno de nosotros.
Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Marianne Williamson

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:

vgt 

“Lo que es difícil en la vida es permanecer centrado cuando alguien hace o dice algo que nos tienta a cerrar nuestro corazón porque su corazón está cerrado.

Eso es difícil. Pero eso también determina cómo crecemos.

Vamos a través de esas circunstancias con el fin de convertirnos en personas que podemos mantener nuestro centro amoroso

sin importar lo que el mundo nos lance”.

clorofila

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized
La #clorofila contiene exactamente lo que te cuerpo necesita. Su composición es similar a la de nuestra sangre por eso es que se adapta tan bien. Empezá hoy con lo #verde que es #vida.

www.luzvida.com

cl

Beautiful Hang Drum Solo

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized

Francisco Umbral

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized

jkl

 

“El destino, el azar, los dioses, no suelen enviar grandes emisarios en caballo blanco ni en el correo del Zar,

el destino en todas sus versiones utiliza siempre heraldos humildes.”

a limpiar el mundo

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized

http://www.cleanuptheworld.org/es/

 

 

lim

faiz-ahmed-poetry-sad-girl-wallpaper

“Habría muchas cosas que decir sobre los efectos que produce la
poesía en la sensibilidad de los adolescentes. La poesía, es
verdad, puede dar acceso al mundo del alma y del espíritu, y
mucho mejor que la religión. Porque lo que caracteriza a los
poetas, es su capacidad de captar realidades extremadamente
sutiles y de expresarlas en sus obras. Pero algunas de estas
percepciones que con tanto talento traducen, arrastran a
aquéllos que las leen a las regiones crepusculares del plano
astral. Es cierto que estas regiones tienen una cierta belleza,
que son seductoras y favorecen los ensueños, que nos permiten
escapar de la grosería del mundo material. Pero es peligroso
detenerse en ellas, porque oscurecen el mental, paralizan la
voluntad, lo que es nocivo para los adolescentes cuyo carácter
se está formando.

Sí, es enriquecedor para los adolescentes leer a los poetas,
pero habría que hacerles comprender también que la verdadera
poesía, deben buscarla en ellos mismos. Sí, vivir la poesía en
su vida.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Rumi

Publicado: 6 octubre, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:

belleza_natural-1024x768

“Una casa de amor sin límites,
una presencia más bella que Venus o la Luna,
una belleza cuya imagen llena el espejo del corazón.-
Una riqueza que no se puede imaginar, fluye a través de ti “.