Archivos para 11 julio, 2013

El Bendito Buda dijo una vez:
¿Y cuál, bhikkhus, es entonces esta sencilla felicidad de la carne?
Hay estas cinco cuerdas de los sentidos del placer. ¿Qué cinco?
Formas visibles experimentables por el ojo 
Sonidos audibles experimentables por el oído 
Olores olfateables experimentables por la nariz 
Gustos saboreables experimentables por la lengua 
Objetos tangibles experimentables por el cuerpo 
Todos ellos son atractivos, cautivantes, deseables, irresistibles, hermosos, agradables, seductores, y tentadores …!
Estas son las cinco cuerdas del placer sensorial. La felicidad, la que surge de estas cinco cuerdas del placer sensorial: Es simplemente la felicidad de la carne …
No-alegría de la carne
keren-su-robed-monks-standing-in-boat-on-inle-lake-myanmar
¿Y qué, bhikkhus, es entonces la felicidad, que no es de este mundo?
Después de haber eliminado los 5 obstáculos mentales, defectos mentales que dificultan la comprensión, bastante aislados de los deseos sensuales, protegidos de cualquier estado mental negativo, uno entra y mora en la primera Jhāna, lleno de alegría y felicidad nacidos de la soledad, unidos por una mente dirigida y sustentable.
Una vez más, los amigos, con el aquietamiento del pensamiento dirigido y sostenido, entran y moran en el segundo Jhāna, calmos por una mente dirigida y unificada con la alegría y el placer que ahora nace de la concentración, carente de pensamiento!
Una vez más, los amigos, con la desaparición de la alegría, el amigo vive en la ecuanimidad, consciente y comprendiendo claramente, aún sintiendo placer en el cuerpo, uno entra y permanece en la tercer Jhāna, con respecto a la cual el Noble Uno declara: “En ecuanimidad consciente uno mora en la felicidad ‘.
Esta es la felicidad, que no es de este mundo! La no-alegría de la carne!
Jhāna: Alegría que no es de este mundo! No-alegría de la carne!
Qué, bhikkhus, es la felicidad más allá de la felicidad, que no es de este mundo?
Cuando el monje, cuyas fermentaciones mentales son eliminadas, revisa su mente liberada de la lujuria, libre de odio, y se libera de la confusión, surge una felicidad trascendental. Esto se llama la felicidad mucho más allá que la felicidad, que no es de este mundo … Yeah!
thai-monks-watch-as-soldiers-guard-an-area-near-crucial-government-buildings-bangkok-thailand
“Que pueda permanecer unida a la mente del maestro
y considerar todo lo que me sucede como una ayuda 
para comprender la verdadera naturaleza 
del sufrimiento y ser capaz de percibirlo 
como una bendición de su sabiduría”.

hombre+pensando

Dejad de intentar constantemente observar y diseccionar a los demás.

Procurad concebir las relaciones con los demás de forma infinitamente sencilla.

La complejidad de la mirada que ponéis sobre los acontecimientos y los seres, sobre aquellos con los que necesariamente os tenéis que relacionar, es a menudo un verdadero veneno para vosotros.

Tenéis que relajaros… Procurad no interpretarlo siempre todo, recibid simplemente lo que viene como las olas del océano. Va… Viene… va y viene sin cesar., el océano permanece y vosotros también.

¿Para qué intoxicaros, como hacéis demasiado a menudo, con un sinfín de interpretaciones, con un sinfín de miradas dirigidas sobre unos y otros?

Aún sin quererlo, son otros tantos juicios, otros tantos vistazos poco amorosos dirigidos hacia los demás.

No somos duros o críticos… Intentamos simplemente aclarar un poco esa oscuridad que tanto os hace sufrir… Si todo es difícil… ¡Es porque lo complicáis todo!

Sois al mismo tiempo infinitamente más fuertes y más frágiles de lo que queréis generalmente reconocer.

En consecuencia, sed vosotros mismos, no busquéis dar algo de vosotros como individuos encarnados, es decir, como ego, buscad ofreceros como llamas que no tienen que demostrar nada, ahí está la clave del desapego y de la tranquilidad suprema.

Es ella la que debéis encontrar, no es un desafío, aunque hagáis de la vida un desafío constante… No, la vida no es una lucha, ¡Es una ofrenda!

Mientras esta palabra “ofrenda” permanezca a nivel de vuestro intelecto, a nivel de querer hacerlo bien, no podréis captar en profundidad su significado ni su luz.

Todos debéis sobrepasar las palabras que utilizáis, sobrepasar sus conceptos en lo que tienen de mentalmente seductoras o tranquilizadoras.

Debéis sencillamente encarnarlas, siendo vosotros mismos la ofrenda.

Mientras tengáis que demostrar algo, sea a quien sea, ¡Vuestra relación con la vida y con vuestra tarea en esta vida no se podrá modificar!

Para ello, no debéis cultivar el buen humor, ya lo hemos dicho, sino Ser el Humor, este es un elemento muy importante.

Fragmento del libro: “Lo que ellos me dijeron”

 

Relaxing, Peaceful, Sleepy Music – Hidden Garden

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ktUIK6r0OTY#at=99

 

  images



Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. 
La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida,…
¡Nadie te ha ofendido!
Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.
Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias.
Si tu esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.
Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo…Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las ‘ofensas’.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una novela que no tiene nada que ver con la realidad. También, las personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior.
Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es maltratada por alguien, deja esa experiencia en su ‘inventario’. Cuando conoce a alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que la hirió. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes. ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año. ¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años?

Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad, es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia. Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice ‘no’, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías. Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser! nadie te pertenece.

Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron
¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen!
Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros’.
Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar.
Ámalas, disfrútalas y déjalas ir. Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes obscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

8) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane.
Descárgate (no confundir con desquítate) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida.

“Quien ve hacia afuera, SUEÑA
Quien ve hacia adentro DESPIERTA..”

Ajahn Chah-MUY CERQUITA

Publicado: 11 julio, 2013 en Uncategorized

securedownload (1)
Para meditar no tienes que ir

al santuario ni al monasterio.

El mejor lugar para meditar

es tu corazón.

 (comenatario:Perdon, pero tengo el tema del cambio de paradigmas como clavado justamente en el tercer ojo, por lo cual la imagen me resulta sumamente explicita, metaforica.

 

Hasta ahora hemos estado, y estamos en la situación inversa a la imagen, con los dos ojos normales abiertos y el tricuti cerrado. Se espera de nosotros que podamos invertir esta situación, tal como se ve en la figura. Y esto no lo tendremos que hacer solo en algun aspecto, sino en todos. A la vez que vayamos abriendo nuestra percepción espiritual, ira cambiando la manera en que iremos viendo todo a nuestro alrededor.

 

Obvio que no sucedera de un dia para el otro y que seguramente haya que esperar varias generaciones mas, pero entiendo que estamos en el principio del cambio y eso es una buena noticia. El velo de Isis se va corriendo.

 Lia)