Archivos para 10 abril, 2013

profesor-y-alumno
(un poquito de humor sin que se nos enojen los queridos profes)
Un profesor está almorzando en el comedor de la Universidad.
Un alumno viene con su bandeja y se sienta al lado del profesor
El profe  dice: “ Un puerco y un pájaro, no se sientan a comer juntos”.
A lo que contesta el alumno: “Pues me voy volando”, y se cambia de mesa.
El profesor verde de rabia, decide aplazarlo en el próximo examen,
pero el alumno responde con brillantez a todas las preguntas.
Entonces le hace la siguiente pregunta:
Ud. Esta caminando por la calle y se encuentra con una bolsa,
dentro de ella está la sabiduría y mucho dinero,
cuál de los dos Ud.se lleva?
El alumno responde sin titubear: El dinero!!!
El profesor le dice:
Yo, en su lugar, hubiera agarrado la sabiduría, no le parece?
Cada uno toma lo que no tiene, responde el alumno:
El profesor, histérico ya, escribe en la hoja del examen: Idiota!!! Y se la devuelve.
El alumno toma la hoja y se sienta.
Al cabo de unos minutos se dirige al profesor y le dice:
Señor, me ha firmado la hoja pero no me puso la nota.
545283_393891003985786_2049412227_n
Cuando la moneda de cambio sea el amor
“Los Occidentales creen que son civilizados porque viven en una sociedad en la que sus relaciones se rigen por leyes que diferentes instituciones tienen la misión de hacer respetar. Pues bien, es insuficiente, porque a pesar de esas leyes, esta sociedad se parece todavía a una jungla.
No podrá hablarse de verdadera civilización hasta el día en el que la moneda de cambio entre los humanos sea al amor.
El dinero es un medio de intercambio cómodo, y sería de gran ingenuidad creer que puede ser suprimido.
Pero es necesario que, cada vez más, sea el amor el que se convierta en la verdadera moneda, no el amor en lugar del dinero, sino el amor por encima del dinero.

Muchos llamarán a esto «utopía».
Pues bien, que la llamen como quieran, los verdaderos progresos han sido siempre obra de utópicos. Para su propia salvación, es hacia este ideal que la humanidad debe dirigirse.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov